jueves, 20 de noviembre de 2014

Estadísticas de Messi (actualizadas al 24/11/2014)

Goles en Barcelona
1º Lionel Messi 368
2º César Rodríguez 232

Goles en liga española
1° Lionel Messi 253
2° Telmo Zarra 251 (algunos estadígrafos le otorgan 252)
3° Hugo Sánchez 234
4° Raúl 228

Goles en Champions League
1º Raúl 71
2º Lionel Messi 71
3º Cristiano Ronaldo 70

Argentinos con mas títulos
1º Esteban Cambiasso 23
2º Alfredo Di Stéfano 23
3º Lionel Messi 22

Partidos en la Selección argentina
1° Javier Zanetti 145
2° Roberto Ayala 115
3º Javier Mascherano 109
4° Diego Simeone 106
5° Oscar Ruggeri 97
6° Lionel Messi 97
7° Diego Maradona 91

Goles en Selección argentina
1° Gabriel Batistuta 56
2° Lionel Messi 45
3° Hernán Crespo 35
4° Diego Maradona 34

Goles en todas las selecciones
1° Lionel Messi 58
2° Gabriel Batistuta 56
3° Hernán Crespo 50

Goleadores argentinos en la historia
1º Alfredo Di Stéfano 512
2º Lionel Messi 437
3º Carlos Bianchi 434
4º Gabriel Batistuta 355
5º Diego Maradona 354

Goleadores de todos los tiempos
1° Romario (Brasil 1985-2007) 762
2° Josef Bican (Checoslovaquia 1928-1956) 761
3° Pelé (Brasil 1956-1979) 757
4° Ferenc Puskas (Hungría 1943-1966) 709
5° Gerd Muller (Alemania 1964-1981) 680
6° Eusebio (Portugal 1957-1979) 624
7° Uwe Seeler (Alemania 1953-1972) 568
8° Ferenc Deak (Hungría 1940-1954) 546
9° Túlio (Brasil 1988-2014) 545
10° Zico (Brasil 1971-1994) 513
11° Alfredo Di Stéfano (Argentina 1945-1966) 512
12° Gunnar Nordahl (Suecia 1937-1958) 502
13° Hugo Sánchez (México 1976-1997) 496
14° James “Jimmy” McGrory (Escocia 1922-1937) 493
15° Roberto Dinamita (Brasil 1971-1993) 492
16° Gyula Zsengeller (Hungría 1935-1953) 490
17° Imre Schlosser (Hungría 1906-1928) 486
18° James Greaves (Inglaterra 1957-1980) 483
19° Johann Krankl (Austria 1970-1989) 481
20° Ernest Wilimowski (Polonia 1933-1959) 470
21° Henrik Larsson (Suecia 1988-2009) 470
22° Arthur Friedenreich (Brasil 1911-1935) 466
23° Roger Milla (Camerún 1965-1996) 457
24° Cristiano Ronaldo (Portugal 2001-2014) 457
25° Raúl (España 1994-2014) 456
26° William “Dixie” Dean (Inglaterra 1923-1940) 453
27° Fernando Baptista Peyroteo (Angola 1937-1950) 450
28° Aleksandar Duric (Bosnia Herzegovina 1992-2014) 450
29° Gyorg Sarosi (Hungría 1930-1948) 444
30° Lionel Messi (Argentina 2003-2014) 437
31° Carlos Bianchi (Argentina 1967-1985) 434
32° Alistair McCoist (Escocia 1979-2001) 429
33° Jozsef Takacs II (Hungría 1917-1934) 427
34° Ronaldo (Brasil 1993-2011) 423
35° Joseph Bambrick (Irlanda del Norte 1926-1939) 423

Goles de Messi
Goles en Barcelona: 368
Goles en Selección: 45
Goles en Selección juvenil: 13
Goles en Barcelona B y C: 11
Total de goles: 437

martes, 18 de noviembre de 2014

Confieso que he aprendido – Enrique Macaya Márquez

Por Martín Estévez

Nació en Buenos Aires en 1934. Fue reconocido por la FIFA como el periodista vivo que más Mundiales cubrió: la de Brasil será su copa número 15. Ganó el Premio Konex en 1987 y 1997. Tiene dos hijos: Andrea y Gabriel.

Mi primer viaje a un Mundial, el de Suecia 58, no me lo puedo olvidar. Yo sólo había viajado hasta Uruguay, y en barco. Hacía deporte en radio casi por hobbie, y Radio Belgrano me ofreció ser parte de su equipo. Suecia era prácticamente exótico para los argentinos. Viajé con Eugenio Ortega Moreno, fueron más de 30 horas en avión. Habíamos quedado en encontrarnos con el gordo Roberto Moreno en Hamburgo. En el vuelo abrí los pasajes y me di cuenta de que no íbamos a Hamburgo. ¡Ibamos a Frankfurt! En la última escala tomé como profesora de alemán a una señora que vivía en San Isidro y volvía para Alemania, y ella me enseñó la fonética para pedir dos pasajes de tren desde Frankfurt a Hamburgo. El avión, el tren, después una combi por Alemania, un ferry hasta Dinamarca, de ahí para Suecia… Haber llegado fue un milagro.

Llegamos a Hamburgo y nos sentamos a descansar. Apoyamos las valijas y nos pasaban un montón de bicicletas por al lado. “¡Después nos dicen animales a nosotros!”, se quejó Eugenio. De pronto nos tocan bocina desde una camioneta; eran periodistas colombianos que nos vieron perdidos y querían darnos una mano. “¿Cómo se dieron cuenta de que somos sudamericanos?”, les preguntamos. “Y… es que estaban sentados en el carril de las bicicletas”, respondieron.

Nos creíamos los mejores del mundo. No sólo en el fútbol: en todo. Era la cultura de la soberbia. Pensábamos que los europeos eran tipos que le pegaban con la canilla, teníamos desprecio por ellos. Era la época de la Furia Española, y hoy nosotros somos la Furia y ellos son el juego. Antes del Mundial, al plantel argentino le alcanzaron información sobre cómo jugaban los rivales, y uno dijo: “No hace falta, yo la piso y pasan de largo”.

En Chile 1962 no había suficientes alojamientos para todos los turistas. El país había sufrido un terremoto y entonces las personas alquilaban habitaciones de sus casas. Nosotros alquilamos, con los periodistas Alfredo Parga y Héctor Marinelli, un departamento en el centro de Santiago. Nos hicimos unos amigos que nos llevaban y nos traían de Rancagua.

Con Juan Carlos Lorenzo como técnico, fue al revés que en el 58. En Chile fue todo táctico, estratégico, físico, esquemático, copiamos todo lo europeo y abandonamos todo lo nuestro, que era lo técnico. Yo estuve muy cerca de Lorenzo, me gustaba su forma de trabajo. Pero se fracasó de nuevo. En el partido contra Inglaterra, lo puso a Rattín de 8 para marcar a Bobby Charlton, que era una especie de 10 atrasado. El 8 en ese momento tenía la funcion de ir y venir, pero Lorenzo quería que Rattín persiguiera a Charlton. Rattín se olvidó de que no tenía que atacar, o por lo menos le costó muchísimo. La idea no era mala, pero no funcionó y perdimos 3 a 1.

En Chile hubo un partidazo que no es muy conocido: Inglaterra 2 Hungría 1. Me impresionó porque se jugó bajo una llovizna permanente. Yo no estaba acostumbrado, porque el fútbol argentino, cuando llovía, se suspendía. El ritmo que le dieron fue espectacular. Los laterales al ataque, la intensidad para cabecear. No me impresionó por lo táctico, sino por el ida y vuelta. Hungría tenía jugadores de buena técnica; Inglaterra tenía jugadores de buen ritmo. Fue un partido bárbaro.

En el Mundial del 66 no había satélites. Yo fui para Canal 7: mandábamos los tapes y acá los televisaban dos, tres días después. Otra vez el técnico de Argentina fue Lorenzo, que para que nadie supiera cómo iba a jugar, ni siquiera avisaba en qué lugar entrenaba el equipo. Teníamos que salir en auto detrás del micro del plantel, y llegamos a hacer 80 kilómetros para ver el entrenamiento. Los jugadores se quejaban de que tenían una autopista cerca de la concentración, y yo les decía: “¿Pero vos tenés televisión en tu casa? ¿No? ¿Entonces de qué te quejás?”. Los jugadores empezaban a ponerse exquisitos.

El canto de ¡Animals, animals! de los ingleses hacia el equipo argentino no es un mito, incluso duró bastante. A nosotros nos dolía, teníamos un sentimiento muy argentino. Eso empezó un poco con el técnico inglés, y creció porque nosotros jugamos muy fuerte durante el Mundial. Y contra Inglaterra, Argentina se la pasó tocando la pelota en defensa, cuidando el empate, y ellos no lo admitían, eso no existía en el fútbol inglés.

Viajé a cubrir sólo una parte del Mundial 70, pero pude ver al Brasil de Pelé. Perú-Brasil fue un partidazo. ¡Perú jugaba muy bien! Brasil era una cosa extraña, porque no tenía punta-punta. Ponía a Clodoaldo, que corría a todos en la mitad de la cancha, tenía los laterales como siempre y los de arriba rotaban todo el tiempo. Pelé estaba muy bien, estaban Tostao, Rivelino… Y en ese momento todavía tenía influencia aquello de que los europeos bajaban el nivel cuando jugaban en América. Di Stéfano decía que perdían el 40% de su rendimiento cuando viajaban.

En el 74 ya estaban Bonadeo padre, Marcelo Araujo, Mauro Viale… Ahí vino lo mejor de todo: Holanda. Una cosa que yo nunca había visto. Ni lo había visto ni lo había imaginado. Después del 0-4 con ellos en el Mundial, Osvaldo Ardizzone, de El Gráfico, me dijo: “Estamos en problemas, vamos a tener que inventar nuevas palabras, porque con las que sabemos hasta ahora no alcanza para describir esto”. Los principios teóricos del Barcelona actual tienen mucho de aquella Holanda. Ellos se multiplicaban en la cancha, eran más de diez los que corrían. Cruyff, que para mí es uno de los cracks más grandes de la historia, decía que ellos estaban acostumbrados al sacrificio porque vivir en un terreno tan chiquito, ganándole metros al mar, ya es sacrificado. Fue el mejor equipo que vi.

Mi principal error fue no haber separado lo emocional de lo periodístico en el 78. No supe ver lo que pasaba en la realidad, como la gran mayoría. Nosotros, en Canal 7, recibimos una orden desde el Gobierno. Una nota que decía que no se podía hablar mal de la Selección. Justo ese día, con Niembro y Araujo, mandamos una nota con Menotti en la que él designaba a sus nuevos colaboradores y nosotros lo criticábamos, pero nadie nos dijo nada. También me sucedió que yo estaba con un periodista español en River, cerca del Tiro Federal, se oyeron disparos y él me dijo asustado: “Están matando gente”. “Nooo –le dije yo-, ¿usted está loco? Es el Tiro Federal”. Nosotros no teníamos idea, pero afuera sabían lo que estaba pasando.

En el 82, antes de viajar a España, vino gente de Cancillería a Canal 7 y dio una charla para que supiéramos por qué la Argentina reclamaba las Malvinas, cuáles eran los fundamentos. Te decían qué te iban a preguntar los extranjeros. Yo pensaba que la guerra no estaba bien, porque no podíamos ganar. Era una locura total: contra Inglaterra y Estados Unidos. Sólo teníamos ayuda de Perú, y después bastante mal le pagamos… Yo veía la televisión española, escuchaba lo que contaba Muñoz en la Argentina y me daba cuenta de que algo estaba mal.

El 86 lo viví trabajando para Rivadavia. Estaba muy cerca de Bilardo. A él le tomaban el pelo, pero viajaba para explicar jugador por jugador cómo tenían que jugar. Convenció a Maradona de que tenía que demostrar que era el mejor del mundo. En el primer gol a Inglaterra, le dije a Muñoz que había sido con la mano. “Sí, con la mano”, dijo bajito, y después gritó “pero también con la cabeza”. Y el otro, el gol-gol… No podía creer que esa jugada terminara entrando. La del 86 fue la mejor Selección Argentina de la historia. Cuando veía cómo estaba parada, pensaba que no podía perder.

Antes del Argentina-Brasil del Mundial 90, que transmití con Muñoz, desayunamos con periodistas brasileños. Nosotros estábamos casi resignados porque Brasil venía de ganar sus tres partidos y Argentina pasó con lo justo, pero ellos también estaban preocupados. “¿De qué se preocupan? –les decíamos-. ¡Si Argentina no le puede ganar a nadie!”. Después de ese partido, de ese 1-0 milagroso, tuvimos que volver con ellos en el tren y yo no sabía dónde esconderme. ¡Los habíamos dejado afuera! Para ellos era dramático. ¡Parecía la final del 50!”.

Justo cuando saltó el doping de Maradona en Estados Unidos 94, yo tomaba un medicamento que tenía efedrina. Estaba en el hotel, con Fernando Signorini, y me pidió que se lo mostrara, pero por los nervios no pude encontrarlo. Fue todo complicado, los medios fueron muy invasivos, Maradona tenía dos entrenadores personales… Yo hacía un programa que se llamaba Intimidades ¡y teníamos una cámara las 24 horas con la Selección! Bilardo no hubiera permitido algo así. Después, en el 98, Passarella hizo todo lo contrario, cerró todo a la prensa, y aunque tenía un equipo más sólido que el del 94, tampoco resultó.

En 2002 fui al Mundial con mi señora e hicimos un pacto con una traductora coreana: nosotros le ayudábamos a practicar español y ella nos acompañaba a conocer Corea. Un día estábamos en el subte, mi señora sentada y yo de pie. De pronto se para una chica de unos 20 años y me hace señas para que me siente. Yo, con un agrande bárbaro, le digo a la traductora: “Explíquele que, en mi país, los caballeros les cedemos el asiento a las damas”. Y ella me responde: “Usted no entiende: en nuestro país, a los que tienen canas les reconocemos sabiduría, y por eso tienen que ir sentados”. Así que me senté.

El mejor Mundial que vi fue Alemania 74, por Holanda y porque había buenos equipos. Igual es difícil decidir, porque no se llega a ver todos los partidos. El 6-1 de Dinamarca a Uruguay en el 86, por ejemplo, fue un partido espectacular. Es-pec-ta-cu-lar. El Mundial 94, en cambio, prometía mucho y no cumplió.

Cubrir un mundial es como una pasantía en un hospital. En un momento tenés que operar y tenés que operar. No hay teoría que valga. La comodidad para trabajar es fundamental. Con lo que se paga por los derechos, tiene que funcionar todo, no podés admitir que algo no funcione. Yo voy muy temprano; cuatro horas antes del partido ya estoy en el estadio. Pruebo, miro, calculo los tiempos para moverse de un lado a otro. No se puede dejar que un productor se enloquezca haciendo todo. Los nervios pasan por mi trabajo. En una serie de penales en la que está Argentina hago fuerza para que el arquero ataje, pero también tengo que fijarme en cómo se para. Es mi responsabilidad.

PUBLICADO EN EL GRÁFICO Nº4445 (MAYO DE 2014)

viernes, 14 de noviembre de 2014

Goleadores de verdad (actualización 2014)

Por Martín Estévez

Como lo hacemos cada año, actualizamos la tabla de los máximos romperredes de la historia. Esta vez, nos enfocamos especialmente en los futbolistas que están en actividad y que, por su eficacia, ya se convirtieron en leyendas vivientes.

En abril de 2012, El Gráfico publicó una investigación en la que se descubría quiénes eran los máximos goleadores de la historia del fútbol. Aquella vez depositamos el cetro sobre la cabeza de Romario, detallamos por qué Pelé suma 757 goles en lugar de los 1284 que se atribuye, y empezamos a observar el avance acelerado de Messi y Cristiano Ronaldo. En abril de 2013 actualizamos el informe, con más goles “descubiertos“ y centrándonos en las posibilidades de Messi de seguir escalando. Un año después, decidimos enfocarnos en todos los futbolistas que siguen en actividad y que gol a gol avanzan en la histórica tabla.

Antes que nada...
Es necesario aclarar que no consideramos que esta tabla sea la definitiva. De hecho, año tras año la corregimos y mejoramos con nuevos datos, e incluso está abierta a aportes de estadígrafos y amantes del fútbol en general. Existen todavía miles de goles escondidos que esperan ser descubiertos o con autores que necesitan ser corroborados. Mientras esperamos por ello, contamos con los datos ya conocidos y certificados, que son los que publicamos ahora.

Hay más aclaraciones necesarias. 1) No pretendemos que la tabla sea justa, sino que sea imparcial. 2) Las principales fuentes a la que recurrimos son la IFFHS (Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol) y la RSSSF (Rec Sport Soccer Statistics Foundation). 3) Existe un sólo requisito para ingresar en la tabla: haber marcado al menos 100 goles sumando Primera División, copas continentales y selecciones nacionales. Si un futbolista marcó sólo 300 goles en la Tercera División de Polonia, no ingresa en la lista. 4) Las ligas de Africa y Asia son las más perjudicadas en la falta de datos certeros. También los torneos de ascenso y la mayoría de las copas nacionales oficiales.

Gracias por todo
Desde nuestra última actualización hubo cuatro retiros que merecen ser destacados. En marzo de este año dejó el fútbol quien era el máximo goleador en actividad: Túlio. El brasileño que le hizo un gol a Argentina en la Copa América de 1995 luego de bajar la pelota con la mano, tenía 44 años y perseguía con poca elegancia el camino hacia los mil goles, los que finalmente alcanzó. Claro que Túlio se contó hasta los que metió en la playa con sus amigos y los que hizo en el colegio. El cómputo oficial le da 545, que le alcanzan para ser 9º en la historia. Su último gol fue en febrero, jugando para Araxa en la Segunda División del torneo estadual mineiro. Y su retiro llegó días después, con una derrota 1-0 ante Montes Claros, un partido en el que una multitud pagó la entrada para despedirlo: 36 personas.

Otro brasileño que se retiró recientemente fue Rivaldo. A los 41 años, jugaba en el Mogi Mirim junto a su hijo. Campeón del mundo en Corea-Japón 2002, Rivaldo totalizó 391 goles, con los que quedó 49º.

Las otras dos despedidas importantes fueron las de Maksim Gruznov y Michael Owen. Gruznov, nacido en Estonia hace 39 años, es el máximo goleador de la liga de su país y formalizó su retiro en 2013. Owen es más conocido: a los 18 años la rompió en el Mundial 98 (golazo a Argentina incluido) y en 2001 fue elegido mejor jugador del mundo. Sin embargo, su nivel comenzó a decaer y se retiró al finalizar la temporada 2012/13, jugando para Stoke City. Tenía 33 años y 267 goles convertidos.

Mitos contemporáneos
Marcar más de 300 goles oficiales es una hazaña que sólo lograron 164 seres humanos en la historia. De esos 164, 17 siguen jugando. Y dos de ellos superan los 40 años.

El bosnio Aleksandar Duric (43) compitió en los Juegos Olímpicos de 1992... en canotaje. En fútbol empezó siendo arquero, pero luego se destapó como goleador en la liga de Australia y terminó encontrando su lugar en el mundo en Singapur, donde brilla desde 1999. No sólo eso: se nacionalizó y lleva 23 tantos en la selección singapurense. Es el segundo máximo goleador activo.

Juan García Rivas (43) metió sus 322 goles en el fútbol de Venezuela: 7 de ellos en la selección y 10 en la Copa Libertadores. Actualmente juega en el Deportivo La Guaira, de Primera División. 

Al borde de los cuarenta está Alessandro Del Piero (39), aquel que en 1996 hizo el gol con el que Juventus derrotó a River en la  Copa Intercontinental. Ganador del Mundial 2006 con Italia, dejó la Juve en 2012. Ahora juega en el Sydney de Australia, y con mucha dignidad: suma 22 goles en dos temporadas. Cerca suyo en edad (tienen 37) están Sebastián Abreu (350 gritos) y Francesco Totti (311). El Loco, vigente en Rosario Central, parece tener cuerda para rato. Totti, emperador de Roma desde 1992, hasta se postula para jugar el Mundial de Brasil.

El ángel del gol
El apodo de Raúl (36 años) no es exagerado: el español es el máximo goleador en actividad de todo el planeta. Después de su magnífica trayectoria en Real Madrid, pasó por el Schalke 04 alemán y desde 2012 juega en Al-Sadd. Sus 11 gritos en el fútbol de Qatar llevaron su cuenta a 457 goles.

La misma edad que Raúl tienen otros tres cracks: Thierry Henry, David Trezeguet y Didier Drogba. Henry, campeón del mundo en 1998, fue figura en el Arsenal inglés y en Barcelona, pero el fin de su carrera lo está transitando en la MLS de Estados Unidos: juega en New York Red Bull desde 2010. Trezeguet fue su compañero en aquel Mundial ganado y desde 2012 está en la Argentina, primero para jugar en River y ahora, en Newell's. Drogba todavía da pelea en el primer nivel: este año disputó la Champions League con el Galatasaray turco.

Los que pueden trepar
El peruano Claudio Pizarro (35 años) fue el último en pasar la barrera de los 300 goles: suma 303. Es suplente, pero nada menos que en el Bayern Munich, actual campeón del mundo. El menos “delantero“ de los 17 es Ronaldinho (34 años). Más volante creativo que atacante, Ronnie fue campeón del mundo en 2002 y, en los ratos en los que no está en el carnaval o grabando videoclips, mete goles para el Atlético Mineiro en los torneos brasileños y en la Copa Libertadores. Y otro al que le quedan algunos años más en la elite es Samuel Eto'o (33). El camerunés dejó en 2013 el fútbol ruso para jugar en el Chelsea de Mourinho.

Las cinco bestias del gol
Por su nivel, por su eficacia y también por su edad, hay cinco futbolistas actuales que amenazan con instalarse muy arriba entre los artilleros históricos.

Klaas-Jan Huntelaar tiene apenas 30 años y ya gritó 319 veces. El holandés, que pasó por Ajax, Real Madrid y Milan, lleva cuatro temporadas impecables en el Schalke 04. Si consigue 12 goles más, será uno de los cien primeros de la tabla.

David Villa tiene dos años y 22 tantos más. Campeón de la Eurocopa y del Mundial 2010 con España, es una de las figuras del Atlético de Madrid del Cholo Simeone. El Guaje puede aspirar a terminar su carrera en el Top 50; para eso, debería marcar 45 veces más antes del retiro. ¿Llegará?

El puesto 73 de todos los tiempos lo ocupa el sueco Zlatan Ibrahimovic. En Inter, en Barcelona, en Milan o en Paris Saint Germain (donde juega desde 2012), mezcla estética y eficacia como muy pocos pueden hacerlo. Acumula 357 goles y con 50 más ya estará entre los cuarenta principales. Para ser el sueco más goleador todavía le queda un camino muy extenso: está a 113 de Henrik Larsson, el que con rastas o pelado hizo goles de todos los colores hasta 2009.

Para el final, claro, dejamos a Cristiano Ronaldo y a Lionel Messi. Su duelo personal para quedarse con todos los Balones, Botines y lo-que-sea de Oro se traslada también a la tabla histórica. Messi había conseguido superar a Cristiano en la última edición, pero los últimos doce meses del portugués volvieron a dejarlo encima de Lío, con 20 goles de ventaja.

Desde el 21 de marzo de 2013, Cristiano gritó 64 veces, para pasar del puesto 66 al 31. Con su próximo tanto, superará a Carlos Bianchi. A los 29 años, si CR7 vuelve a convertir 64 goles, en marzo de 2015 llegaría a 489 y se ubicaría entre los 16 mejores.

Sin embargo, la verdadera amenaza para el pasado nació en Rosario y vive en Barcelona. Aunque tuvo un año afectado por lesiones, los 42 goles que hizo le alcanzaron a Messi para ascender desde el puesto 65 al 41. La gran ventaja de Lío es que tiene apenas 26 años. Si mantiene el ritmo de 40 goles por temporada, cuando cumpla 30 años ya acumularía 565, con los que entraría sin problemas en el Top Ten. Para el logro máximo, superar a Romario y consagrarse como el máximo goleador de la historia de la humanidad, actualmente le faltan 358. Si Messi decide jugar, por ejemplo, hasta los 36 años, tendría que meter 36 goles por temporada para superar al Chapulín. La hazaña, aunque difícil, cada vez parece menos imposible.

Goles y más goles
Los sucesos de los últimos doce meses dejaron muchas pequeñas historias para contar. Cristiano Ronaldo es líder en una tabla importante: es el máximo goleador del siglo XXI, seguido por... Messi, claro. Ronaldinho, pese a sus 328 goles, ni siquiera es uno de los diez mejores de su país. Los brasileños tienen cuatro en el Top Ten y siete en los mejores cincuenta. Entre los que no aparecen en los 220 primeros puestos, hay varios que estarán en el Mundial, como los uruguayos Luis Suárez (255 goles) y Edinson Cavani (203), el holandés Robin van Persie (252) y el francés Karim Benzema (213). El japonés Kazu Miura, que ocupa el puesto 235 con 265 goles, sigue activo a los 47 años: juega en la Segunda División de su país. Y el brasileño Neymar, a los 22 años, ya suma 191.

Entre los argentinos, José Sanfilippo (271) se quedó afuera de la tabla por apenas un gol. Carlos Morete (269) también estuvo cerca de figurar. Esteban Fuertes se había retirado, pero retomó la actividad en Bolivia, marcó un par de goles para llegar a 260 y volvió a despedirse. Y el último en entrar al club de los 200 goles fue Fernando Cavenaghi, el 23 de febrero, ante Colón.




¿Qué goles contamos?
Para formular la tabla de goleadores tomamos los siguientes parámetros. A nivel clubes, consideramos los partidos oficiales de cualquier división, sea Primera, Segunda o Quinta; copas nacionales (Copa del Rey, Copa Italia); copas continentales (Champions League, Libertadores); copas internacionales (Intercontinental, Mundial de Clubes); supercopas, recopas (enfrentan a los ganadores de distintos torneos); copas oficiales que ya no se disputan (Mercosur, Intertoto) o que se jugaron sólo una vez; ligas de países que ya no existen (Yugoslavia, Unión Soviética); ligas oficiales amateurs (como la argentina antes de 1931); y torneos oficiales que no culminaron o no consagraron a un campeón. A nivel selecciones, contabilizamos los partidos entre selecciones nacionales de mayores, tanto por competencias oficiales como amistosos. En cuanto a selecciones juveniles, sólo los goles convertidos en mundiales, Juegos Olímpicos, torneos continentales o en el torneo Esperanzas de Toulon.


Goleadores argentinos en actividad

Máximos goleadores de la historia
1° Romario (Brasil, 1985-2007) 762
2° Josef Bican (Checoslovaquia, 1928-1956) 761
3° Pelé (Brasil, 1956-1979) 757
4° Ferenc Puskas (Hungría, 1943-1966) 709
5° Gerd Muller (Alemania, 1964-1981) 680
6° Eusebio (Portugal, 1957-1979) 622
7° Ferenc Deak (Hungría, 1940-1954) 576
8° Uwe Seeler (Alemania, 1953-1972) 568
9° Túlio (Brasil, 1988-2014) 545
10° Zico (Brasil, 1971-1994) 516
11° Alfredo Di Stéfano (Argentina, 1945-1966) 512
12° Gunnar Nordahl (Suecia, 1937-1958) 502
13° James “Jimmy” McGrory (Escocia, 1922-1937) 493
14° Roberto Dinamita (Brasil, 1971-1993) 492
15° Hugo Sánchez (México, 1976-1997) 492
16° Gyula Zsengeller (Hungría, 1935-1953) 487
17° James Greaves (Inglaterra, 1957-1980) 483
18° Johann Krankl (Austria, 1970-1989) 481
19° Imre Schlosser (Hungría, 1906-1928) 479
20° Ernest Wilimowski (Polonia, 1933-1959) 470
21° Henrik Larsson (Suecia, 1988-2009) 470
22° Arthur Friedenreich (Brasil, 1911-1935) 466
23° Raúl (España, 1994-2014) 457
24° William “Dixie” Dean (Inglaterra, 1923-1940) 453
25° Fernando Baptista Peyroteo (Angola, 1937-1950) 450
26° Aleksandar Duric (Bosnia Herzegovina, 1992-2014) 440
27° Gyorg Sarosi (Hungría, 1930-1948) 431
28° Alistair McCoist (Escocia, 1979-2001) 429
29° Roger Milla (Camerún, 1965-1996) 427
30° Carlos Bianchi (Argentina, 1967-1985) 425
31° Cristiano Ronaldo (Portugal, 2001-2014) 425
32° Ronaldo (Brasil 1993-2011) 423
33° Franz Binder (Austria, 1930-1949) 422
34° Alan Shearer (Inglaterra, 1988-2006) 420
35° Stephen Bloomer (Inglaterra, 1892-1914) 419
36° Joseph Bambrick (Irlanda del Norte, 1926-1939) 416
37° Ferenc Szusza (Hungría, 1941-1960) 413
38° Sandor Kocsis (Hungría, 1946-1966) 410
39° Delio Onnis (Italia, 1966-1986) 408
40° Thierry Henry (Francia, 1994-2014) 406
41° Lionel Messi (Argentina, 2003-2014) 405
42° Johan Cruyff (Holanda, 1964-1984) 402
43° Glenn Ferguson (Irlanda del Norte, 1987-2011) 402
44° John Aldridge (Inglaterra, 1979-1998) 401
45° Ferenc Bene (Hungría, 1961-1985) 400
46° Jozsef Takacs II (Hungría, 1917-1934) 400
47° Hakan Sukur (Turquía, 1987-2008) 397
48° Víctor Hugo Antelo (Bolivia, 1983-2000) 392
49° Rivaldo (Brasil, 1991-2014) 391
50° Andriy Shevchenko (Ucrania, 1994-2012) 385
51° Ruud van Nistelrooy (Holanda, 1993-2012) 384
52º George Camsell (Inglaterra, 1925-1939) 383
53° James “Jimmy” Jones (Irlanda del Norte, 1947-1964) 378
54° Ian Rush (Gales, 1978-2000) 378
55° Krzysztof Warzycha (Polonia, 1983-2004) 376
56° Giorgio Chinaglia (Italia, 1964-1983) 375
57° Silvio Piola (Italia, 1929-1954) 374
58° Juan Carlos Plata (Guatemala, 1990-2010) 371
59° Hugh Gallacher (Escocia, 1921-1939) 370
60° Fernando Gomes (Portugal, 1974-1991) 368
61° Carlos Hermosillo (México, 1983-2001) 368
62° Osvaldo Castro (Chile, 1965-1984) 368
63° Joseph Mermans (Bélgica, 1938-1960) 366
64° Kenneth Dalglish (Escocia, 1969-1990) 366
65° Raymond Braine (Bélgica, 1922-1944) 366
66° Hugh Ferguson (Escocia, 1916-1930) 366
67° Friedrich “Fritz” Walter (Alemania, 1938-1959) 360
68° Telmo Zarraonandía (España, 1939-1957) 360
69° Albert De Cleyn (Bélgica, 1933-1955) 359
70° Anton Polster (Austria, 1982-2000) 359
71° Wlodzimierz Lubanski (Polonia, 1963-1985) 358
72° Ernst Stojaspal (Austria, 1944-1962) 358
73º Zlatan Ibrahimovic (Suecia, 1999-2014) 357
74° Gabriel Batistuta (Argentina, 1988-2005) 355
75° Geertruida “Ruud” Geels (Holanda, 1964-1984) 355
76° Diego Maradona (Argentina, 1976-1997) 354
77° Shota Arveladze (Georgia, 1990-2008) 354
78° Michel Platini (Francia, 1972-1987) 353
79° Isidro Lángara (España, 1930-1948) 353
80° Oscar Mas (Argentina, 1964-1985) 352
81° Sebastián Abreu (Uruguay, 1994-2014) 350
82° Samuel Eto’o (Camerún, 1997-2014) 349
83° José Saturnino Cardozo (Paraguay, 1988-2006) 347
84° Willy van der Kuijlen (Holanda, 1964-1982) 347
85° Mario Kempes (Argentina, 1970-1996) 345
86° Bebeto (Brasil, 1982-2002) 344
87° Iván Zamorano (Chile, 1983-2003) 342
88° Alessandro Del Piero (Italia, 1991-2014) 342
89° David Villa (España, 2000-2014) 341
90° Giuseppe Meazza (Italia, 1927-1947) 340
91° Robert Dienst (Austria, 1947-1968) 340
92° Hristo Stoitchkov (Bulgaria, 1981-2003) 339
93° Rudi Voller (Alemania, 1977-1996) 339
94° Jacques Fatton (Francia, 1943-1963) 336
95° Marc Lloyd-Williams (Gales, 1992-2011) 335
96° Ulf Kirsten (Alemania, 1983-2003) 333
97° David Hallyday (Escocia, 1920-1937) 332
98° Denis Law (Escocia, 1956-1974) 332
99° Fernando Morena (Uruguay, 1968-1985) 331
100° Arsenio Erico (Paraguay, 1930-1949) 331
101° Evanivaldo “Cabinho” Castro (Brasil, 1969-1987) 331
102° Dieter Muller (Alemania, 1972-1989) 329
103° Gary Lineker (Inglaterra, 1978-1994) 329
104° Victor Watson (Inglaterra, 1920-1935) 329
105° Teófilo Cubillas (Perú, 1966-1989) 328
106° David McLean (Escocia, 1907-1931) 328
107° Stephane Chapuisat (Suiza, 1986-2006) 328
108° Ronaldinho (Brasil, 1998-2014) 328
109° Klaus Fischer (Alemania, 1968-1988) 326
110° Jean-Pierre Papin (Francia, 1983-2004) 326
111° Jurgen Klinsmann (Alemania, 1981-2003) 325
112° Gyula Szilagyi (Hungría, 1939-1960) 324
113° Juan García Rivas (Venezuela, 1988-2014) 322
114° Laszlo Fazekas (Hungría, 1965-1985) 322
115° Roy Makaay (Holanda, 1993-2010) 322
116° Pauleta (Portugal, 1990-2011) 322
117° Oleg Blokhin (Ucrania, 1969-1990) 321
118° Didier Drogba (Costa de Marfil, 1998-2014) 321
119° José Águas (Portugal, 1948-1964) 320
120° Florian Albert (Hungría, 1958-1974) 320
121° Harry Bedford (Inglaterra, 1919-1934) 320
122° Sigurd Rushfeldt (Noruega, 1991-2011) 319
123° Erwin Vandenbergh (Bélgica, 1976-1995) 319
124° Klaas-Jan Huntelaar (Holanda, 2002-2014) 319
125º Rolando Fonseca (Costa Rica, 1991-2012) 318
126° Hernán Crespo (Argentina, 1993-2012) 318
127º Kunishige Kamamoto (Japón, 1967-1984) 317
128° Filippo Inzaghi (Italia, 1991-2012) 316
129° Jean Baratte (Francia, 1941-1957) 316
130° Roberto Baggio (Italia, 1982-2004) 315
131° Karl Decker (Austria, 1937-1958) 315
132° Nené (Portugal, 1968-1986) 315
133° Robert McPhail (Escocia, 1923-1940) 315
134° Jared Borgetti (México, 1994-2010) 314
135° Bernard Lacombe (Francia, 1969-1987) 314
136° Carlos González “Santillana” (España, 1970-1988) 314
137° Mário Jardel (Brasil, 1990-2012) 313
138° Angel Labruna (Argentina, 1939-1961) 313
139° Karl Heinz Rummenigge (Alemania, 1974-1989) 313
140° Marco van Basten (Holanda, 1982-1995) 313
141° Bobby Charlton (Inglaterra, 1956-1976) 312
142° Bernard Voorhoof (Bélgica, 1927-1949) 311
143° Francesco Totti (Italia, 1992-2014) 311
144° Petrus van Hooijdonk (Holanda, 1989-2007) 310
145° David Trezeguet (Francia, 1993-2014) 310
146° Dennis Bergkamp (Holanda, 1986-2006) 309
147° Josef “Jupp” Heynckes (Alemania, 1963-1978) 308
148° Archie Stark (Estados Unidos, 1912-1934) 308
149° Nandor Hidegkuti (Hungría, 1942-1958) 306
150° César Rodríguez (España, 1939-1960) 306
151° Martín Palermo (Argentina, 1992-2012) 305
152° Geza Toldi (Hungría, 1927-1946) 305
153° Maksim Gruznov (Estonia, 1992-2013) 304
154° Majed Abdullah (Arabia Saudita, 1977-1998) 304
155° Gheorghe Hagi (Rumania, 1982-2001) 304
156° Jan Ceulemans (Bélgica, 1974-1992) 303
157° Claudio Pizarro (Perú, 1996-2014) 303
158° Thomas Mavros (Grecia, 1970-1991) 302
159° Sonny Anderson (Brasil, 1987-2006) 301
160° John Wark (Escocia, 1975-1997) 301
161° Joachim Streich (Alemania, 1967-1985) 301
162° Cliff Holton (Inglaterra, 1947-1968) 301
163° Paul Van Himst (Bélgica, 1959-1977) 300
164° Manuel José Tavares Fernandez (Portugal, 1969-1988) 300
165° Víctor Hugo Aristizábal (Colombia, 1990-2008) 299
166° Lothar Emmerich (Alemania, 1960-1981) 298
167° Gordon Hodgson (Sudáfrica, 1922-1939) 296
168° John Dahl-Tomasson (Dinamarca, 1992-2011) 296
169° Luis Ernesto Tapia (Panamá, 1962-1981) 296
170° Lajos Tichy (Hungría, 1953-1971) 295
171° Jan Koller República Checa 1994-2011 179 294
172° Johannes Bosman Holanda 1983-2002 251 294
173° Manfred Burgsmuller Alemania 1967-1990 213 294
174° Alberto Spencer Ecuador 1955-1972 227 293
175° Juan Carlos Sánchez Frías Bolivia 1977-1992 266 293
176° Damian Mori Australia 1989-2011 259 292
177° Ray Crawford Inglaterra 1957-1971 188 292
178° Andrew Cole Inglaterra 1989-2008 187 292
179° Luis Fabiano Brasil 1997-2014 168 292
180° Kurt Hamrin Suecia 1952-1972 244 291
181° Pauli Jorgensen Dinamarca 1924-1942 245 289
182° Luis Artime Argentina 1959-1974 236 289
183º Sotiris Kaiafas Chipre 1967-1984 260 289
184° Georgios Sideris Grecia 1958-1972 236 289
185° Nathaniel Lofthouse Inglaterra 1946-1960 255 288
186° Petar Jekov Bulgaria 1962-1975 253 287
187° Luc Nilis Bélgica 1984-2000 238 287
188° Sergio Ibarra Argentina 1991-2012 277 287
189° Alberto Acosta Argentina 1982-2008 238 285
190° Thadee Cisowski Polonia 1947-1962 206 284
191° Davor Suker Croacia 1984-2003 200 284
192° José Altafini Brasil 1956-1976 216 283
193° Hami Mandirali Turquía 1987-2002 222 283
194° Arthur Ceuleers Bélgica 1933-1951 280 282
195° Dudu Georgescu Rumania 1969-1988 252 282
196° Metin Oktay Turquía 1954-1969 226 282
197° Antonio Di Natale Italia 1996-2014 186 282
198° Herminio Masantonio Argentina 1931-1945 259 280
199° Ladislao Kubala Hungría 1944-1967 202 280
200° Gordon Wallace Escocia 1962-1980 147 280
201° Henri Coppens Bélgica 1946-1969 258 279
202° William Reid Escocia 1903-1922 275 279
203° Josip Skoblar Yugoslavia 1958-1977 255 279
204° Dusan Bajevic Bosnia Herzegovina 1966-1983 231 279
205° John Thompson Milburn Inglaterra 1943-1960 218 278
206° Luca Toni Italia 1994-2014 162 278
207° Giuseppe Signori Italia 1984-2006 189 277
208° Gianluca Vialli Italia 1980-1999 144 274
209° Charles Murray Buchan Inglaterra 1909-1928 257 274
210° George Weah Liberia 1985-2003 193 274
211° Oleg Protasov Ucrania 1981-2000 213 274
212° William MacFadyen Escocia 1921-1938 253 273
213° Vahid Halilhodzic Bosnia Herzegovina 1971-1987 233 273
214° Klaus Allofs Alemania 1975-1993 211 273
215° Mark Viduka Australia 1993-2009 201 273
216° Herve Revelli Francia 1966-1983 216 273
217° Miroslav Klose Alemania 1998-2014 154 273
218° Diego Forlán Uruguay 1997-2014 186 273
219° Wayne Rooney Inglaterra 2002-2014 166 273
220° Sven Jonasson Suecia 1927-1946 252 272

PUBLICADO EN EL GRÁFICO (ABRIL DE 2014)

jueves, 30 de octubre de 2014

Estadísticas de Diego Milito (al 22/11/2014)


Estadísticas totales
Partidos oficiales: 574 - Goles: 239
Partidos amistosos: 59 - Goles: 23
Partidos totales: 633 - Goles: 262

En Racing Club (1999-2004 y 2014)
Partidos oficiales: 163 - Goles: 41
Partidos amistosos: 20 - Goles: 5
Partidos totales: 183 - Goles: 46

En Genoa (2004-2005 y 2008-2009)
Partidos oficiales: 95 - Goles: 59
Partidos amistosos: 5 - Goles: 3
Partidos totales: 100 - Goles: 62

En Zaragoza (2005-2008)
Partidos oficiales: 126 - Goles: 61
Partidos amistosos: 20 - Goles: 7
Partidos totales: 146 - Goles: 68

En Selección Argentina (2003-2010)
Partidos oficiales: 25 - Goles: 4
Partidos amistosos: 1 - Goles: 0
Partidos totales: 26 - Goles: 4

En Inter (2010-2014)
Partidos oficiales: 165 - Goles: 75
Partidos amistosos: 13 - Goles: 8
Partidos totales: 178 - Goles: 83

Goles totales en Racing (1990-2014)
1º Maximiliano Estévez 52
2º Rubén Capria 51
3º Marcelo Delgado 49
4º Claudio López 46
5º Diego Milito 46

Partidos totales en Racing (1990-2014)
1º Claudio Úbeda 374
2º Adrián Bastía 245
3º Jorge Reinoso 225
4º Maximiliano Estévez 218
5º Sergio Zanetti 202
6º Matias Cahais 194
7º Diego Milito 183
8º Pablo Michelini 182
9º Ignacio González 177
10º Gustavo Campagnuolo 175

sábado, 18 de octubre de 2014

Ajedrez (1920)

Campeonato internacional de ajedrez 1920, en Berlín
Campeón: Julius Breyer (Hungría)  

jueves, 16 de octubre de 2014

Juegos Olímpicos Amberes 1920

*Entre los países de Sudamérica, sólo participaron Brasil y Chile. En total, se inscribieron treinta países.

miércoles, 15 de octubre de 2014

El medallero (marzo de 2014)

Por Martín Estévez

Oro: Federico Delbonis
Justo después de la entrevista que le hicimos en la edición anterior, viajaba a San Pablo. Y ahí ganó su primer torneo ATP: derrotó a Almagro (17º) en semifinales y a Volandri en el partido decisivo. Así, a los 23 años, escaló a su mejor posición en el ranking: 44º.

Plata: Germán Lauro
A punto de cumplir 30 años, no para de conseguir buenos resultados en lanzamiento de bala. Primero, batió el récord sudamericano bajo techo (21,04 metros); después, fue 6º en el Mundial de Sopot; por último, ganó la medalla de oro en los Juegos Odesur.

Bronce: Federico Grabich
Elegimos al nadador como símbolo de todos los que compitieron en los Juegos Odesur. El santafesino fue quien más medallas consiguió en Santiago de Chile: 6. Oro en 200 metros libre y plata en 50 y 100 libre, 100 espalda, y postas 4x100 libre y 4x100 estilos.

Plomo:  Pablo Ledesma
Su imagen quedó desfigurada luego de la desafortunada irrupción durante una conferencia de prensa y de su pelea con Orion. Pero eso no es todo: el nivel del volante en lo que va del Torneo Final es de malo para abajo. El 2014 empezó torcido para Pablo.

Lata: Racing Club
En las peores temporadas de su historia sacó 40 puntos: la 2000/01 y la 2007/08. En lo que va de la actual, acumula apenas 20 unidades en 27 partidos. Desde ahora mismo hasta 2016, vivirá mirando de reojo los promedios. Es claro que la culpa no es sólo de Mostaza.

Cartón: Independiente
La pesadilla no termina: ¡siete partidos sin ganar en la B Nacional! Ni San Lorenzo, ni Racing ni River tuvieron una racha así. Banfield se aleja cada vez más y el Rojo sólo aspira a un segundo o tercer puesto que lo devuelva a Primera. El empate de local ante San Carlos quedará en la historia.

PUBLICADO EN EL GRÁFICO Nº4445 (ABRIL DE 2014)