miércoles, 23 de abril de 2014

Nacho González – Confieso que he aprendido

Por Martín Estévez

Ignacio Carlos González nació en 1971. Jugó en Racing, Newell’s, Las Palmas, Pachuca, Estudiantes, Nueva Chicago, Arsenal y la Selección. Hoy, entrena arqueros.

SOY ARQUERO porque me convencieron. De chico iba a ver a Arsenal, donde jugué al baby como delantero desde los 10 años, pero me insistieron para probarme como arquero en cancha de 11 y quedé. Cuando terminé 7° grado dejé Arsenal. A mediados de 2° año apareció la posibilidad de probarme en Racing. Vine un lunes, pero sólo hacían entrenamiento físico. “Vení mañana”, me dijeron. Fui el martes y llovió. “Vení mañana”, me dijeron de nuevo. El miércoles me quedé sentado en una tribunita y no me animé a preguntar adónde tenía que ir. Me vieron cuando terminó la práctica. “Vení mañana”, me dijeron. Fui el jueves, hicimos fútbol, me pelotearon y quedé.

MI PRIMER VIAJE EN AVION fue increíble. Había quedado en Racing y dos meses después hicieron una preselección para que 30 chicos viajaran a un torneo en Francia. Y lo emboqué. Hay fotos de mi cara en el aeropuerto, era una emoción que no podía explicar. De la categoría 71 llegaron a Primera Alejandro Allegue, Juan José Distéfano y el Negro Jorge Alfonso, con el que soy amigo desde aquellos años. Nosotros jugábamos verdaderamente por el sándwich de mortadela y la coca que nos daban después del partido. Ahora hay jugadores de Novena División que ya tienen contrato, se desvirtuó todo. No es por caerle a los chicos, pero no le dan valor a tener una pensión, una buena cama, un psicólogo.

DORMÍ UN AÑO con DIOS. Eso era Goycochea un mes después del Mundial 90, cuando llegó a Racing y compartimos habitación. Antes habíamos hecho una gira larguísima por Africa, una locura. Lechuga Roa se contagió paludismo y quedé como segundo arquero. Cuando me cruzo con Goyco recordamos siempre esa época.

MI DEBUT EN PRIMERA FUE ESPANTOSO. Era tercer o cuarto arquero, mi único entrenamiento en la semana era un poco de peloteo. Fue contra Mandiyú, en Avellaneda. El primer gol de ellos es un pelotazo a espaldas de Reinoso. Salgo afuera del área, no sé a qué, choco con él, la pelota queda sola, viene uno y la empuja. Perdimos 3-2 y recuerdo dos cosas. Una, ir a buscar la pelota adentro del arco y escuchar: “¡Arquero pelotudo! ¿Para qué salís?”. La otra, irme del vestuario sin que nadie me reconociera pero atrás de Roa, que era el titular. A él le gritaban: “¡Lechuga, que no te echen más, si no tiene que atajar este boludo!”. Subí al auto, donde me esperaban mis viejos, y les dije que no quería atajar más. Cuatro días después jugamos contra River, otra vez de locales. Fui al banco y, a los 10 minutos, Roa se saca el codo. No me olvido más la imagen: Cacho Borelli mirando al banco y haciendo la seña del cambio. Yo sentado, sin los guantes puestos, diciendo que no iba a entrar. “¡Dale, Nacho, dejate de hinchar las pelotas!”, me gritaba el Flaco Zaccanti. “¡No, yo no quiero entrar!”, le decía. Me pusieron los guantes a la fuerza. ¡Unos monstruos! Entré muerto de miedo, pero descolgué el primer centro y agarré confianza.

MI PADRE FUTBOLÍSTICO fue Della Pica. Desde el 91 estuve sin jugar, y en el 93 ni fui a la pretemporada. Rodolfo, que trabajaba en Reserva, me dijo que tenía que cambiar la imagen, confiar en mí. Cuando tuvo un interinato, me puso de titular en la última fecha del Clausura 93. Yo tenía el pelo largo y la imagen de que no me importaba nada. Una semana después debutábamos en el Torneo Centenario: llegué a la concentración con un corte como el de Pablito Ruiz. Ese fue mi despegue, y mi forma de devolverle a Della Pica su confianza. Otro padre futbolístico fue Carlos Babington. Me puso en un momento clave del Apertura 93 contra Lanús. Un partido después, perdimos 6-0 contra Boca y me dijo: “Quedate tranquilo que mientras esté en Racing, el arquero vas a ser vos”.

CUMPLÍ MI SUEÑO. A los 15, 16 años, soñaba con atajar un penal sobre la hora. Y me pasó contra Boca, ganando 1-0 con gol de mi amigo el Piojo López, que se despedía, y atajándole el penal a Maradona. Cuando Diego era técnico de Racing, jamás le había atajado ni un tiro libre. A Boca ya le habíamos ganado 6-4, en el partido más importante que jugué; y otro emocionante fue contra Independiente, en el Apertura 95. Me sentía derrotado, perdíamos 2-0, y en el último segundo del descuento, empatamos con golazo del Chelo Delgado. ¡Me puse a llorar de la emoción! El que festejó ese gol no era el arquero de Racing: era un hincha más.

COMETÍ DOS ERRORES IMPORTANTES. Primero, el cabezazo a un jugador boliviano durante las Eliminatorias para Francia 98. El temperamento me traicionó y lo pagué: por eso no jugué el Mundial. Y, Enzo Noce segundo, entrar en conflicto con la dirigencia de Racing. No cobrábamos nunca, ni los sueldos. Era el capitán y tenía que pelearme todo el tiempo, era desgastante. Dije que pensaba en una transferencia, algunos hinchas lo tomaron mal y me tuve que ir por la ventana.

¡USÉ LA 10 DE LA SELECCIÓN! Fue un 0-0 contra Ecuador por la Copa América 97. En ese momento, la 10 generaba conflicto y Passarella vio que, por orden alfabético, la 10 le quedaba a un arquero. Eso era ideal para responderles a todos. Daniel se portó bien, porque después de mi error en Bolivia, volvió a convocarme.

ME SALVÓ LA HUMILDAD. De Racing pasé a Newell’s, y de ahí a Las Palmas, pero no me ponían ni de suplente. Hasta jugué un amistoso en una cancha de tierra. En serio: tierra con piedritas. Volvía en el micro y se me caían las lágrimas. Hacía un año jugaba las Eliminatorias y ahora, en cancha de tierra. De España fui a México y estuve un año en Pachuca, que salió campeón por primera vez. Retorné a Las Palmas y nadie me quería. Volví a ser el Nacho que llegó con el bolsito por primera vez a Racing. Me propuse luchar por un lugar en el plantel y lo logré. El DT, que era croata, me dio la titularidad a las pocas fechas y hasta me pidió que pateara los penales en un partido clave para no descender: hice dos en un 3-3 contra Osasuna.

ME PELEÉ CON UN COMPAÑERO. Contra Celta de Vigo, salgo jugando con el croata Jarni, que se da vuelta, y casi nos hacen un gol. Nos puteamos durante el primer tiempo y la seguimos en el vestuario. Se mete Vinny Samways, un volante inglés, le digo “vos callate” y se me viene encima. Cobró él, cobró el croata y hasta el ayudante de campo. El técnico nos sacó a los dos para el segundo tiempo. Afuera el 5 y el arquero; la gente no entendía nada.

MI CARRERA TERMINÓ, pero seguí jugando. Surgió un problema con mi pasaporte y tuve que irme de Europa. Ahí, entre comillas, se terminó mi carrera. Volví a los 31 años en Estudiantes, pero no pude asimilarlo. Veía fútbol español por televisión y me hacía mal. Pasé por Nueva Chicago, en 2004 no jugué, en 2005 me fui a Unión Española de Chile, donde le pegué una trompada a un árbitro y tuve que volverme. Pensaba retirarme en Arsenal, en 2006, pero después de eso me llamó el presidente de Las Palmas para pedirme que me retirara ahí.

DISFRUTO DE MI NUEVA FUNCIÓN. En 2010 volví a la Argentina y llevé a mi hijo Alan, que ataja, a probarse a Lanús. Estaba Enzo Noce como entrenador de arqueros de inferiores, y me preguntó si no quería reemplazarlo, porque iba a sumarse al cuerpo técnico de Luis Zubeldía. Estuve todo el 2011 en Lanús, terminó el contrato y me fui de vacaciones. Un día vi en el diario que en Racing iba a asumir Basile y que yo iba a ser el entrenador de arqueros. ¡Y con el Coco hacía mil años que no hablaba! Y acá estoy, en el lugar que quiero. Cada tanto pongo un video con mis atajadas y mis hijos se quejan: “¡Otra vez lo mismo!”, me dicen. Pero, aunque como jugador tenga que vivir de los recuerdos, hoy puedo decir que soy feliz.

PUBLICADO EN EL GRÁFICO Nº4433 (MAYO DE 2013)

domingo, 20 de abril de 2014

El medallero (abril de 2013)

Por Martín Estévez

Oro: Sebastián Battaglia
En la era de la memoria a corto plazo, no nos olvidamos de la brillante carrera de Seba, que, perseguido por lesiones, anunció su retiro a los 32 años. Es el jugador que más títulos ganó con la camiseta de Boca: 17, incluyendo las Intercontinentales 2000 y 2003. Aplausos.

Plata: Carlos Berlocq
A los 30 años le llegó la popularidad gracias a un gran partido a cinco sets contra Tsonga, pero especialmente por su triunfazo ante Gilles Simon en el quinto punto contra Francia para darle a la Argentina la clasificación a las semifinales de la Copa Davis.

Bronce: Osvaldo Negri
Medalla en homenaje al brillante ex arquero de Racing y la Selección que murió el 5 de abril, a los 79 años. En la Academia jugó 147 partidos y fue campeón en 1958 y 1961. Con Argentina, ganó el Sudamericano 1959. También pasó por Deportivo Español y Colegiales.

Plomo: Américo Gallego
“Vamos a pelear el título”, dijo el Tolo después del 2-0 a Racing en la 3ª fecha. Seis partidos después, se bajó del barco rojo, totalizando 5 triunfos, 9 empates y 10 derrotas. Y lo dejó en zona de descenso directo. A Independiente le quedan 9 fechas de oxígeno...

Lata: Boca Juniors
Se la banca en la Copa Libertadores, pero eso no significa que a un gigante del fútbol argentino se le pueda permitir una actuación tan triste como la del 1-6 contra San Martín de San Juan. Una de las peores derrotas de la historia, y encima con Bianchi en el banco.

Cartón: Drean Bolívar
¿El voley sólo servía como negocio? Cuando el equipo se llenó de éxitos, estaba todo bien, pero ahora que los resultados no son tan buenos, el grupo liderado por Marcelo Tinelli amenaza con dejar la Liga Nacional. ¿Y el proyecto deportivo, la pertenencia de toda una ciudad, eran sólo humo?

PUBLICADO EN EL GRÁFICO Nº4433 (MAYO DE 2013)

miércoles, 9 de abril de 2014

Más que bienvenidos

Comenzaron su primer año en la NBA siendo un verdadero interrogante, pero terminaron destacándose. Les presentamos a los mejores novatos de la temporada.

Para un basquetbolista, el primer año en la NBA es un examen importantísimo. Aunque recién comience su carrera profesional o tenga una larga trayectoria en otras ligas, atravesar una temporada de 82 partidos contra los mejores del mundo evidencia su nivel, sus aptitudes, su estado físico, su mentalidad. Es cierto que algunos jugadores se han consolidado luego de varios años entre las estrellas, y otros han tenido un gran debut y luego se diluyeron hasta caer en el olvido, pero en la gran mayoría de los casos, la temporada como rookie (novato) ha sido un indicador infalible. Los más talentosos son descubiertos rápidamente: Wilt Chamberlain (1960), Kareem Abdul-Jabbar (1970), Larry Bird (1980), Michael Jordan (1985), Shaquille O’Neal (1993), LeBron James (2004) y Kevin Durant (2008), por citar algunos casos, ganaron en su primer año el premio al novato del año. ¿Quiénes resultaron, entonces, las grandes apariciones de la temporada 2012/13? 

Los bases
Damian Lillard fue uno de los dos mejores rookies. Elegido Nº6 en el Draft (selección de menores de 23 años que hacen las franquicias antes del inicio de la liga), rápidamente se puso al hombro a los Portland Trail-Blazers, un equipo por el que pocos apostaban en la difícil Conferencia Oeste, pero que realizó una temporada aceptable. Hábil y explosivo, Lillard es de los armadores que corren la cancha, piensan rápido y tiran mucho: promedió casi 20 puntos por partido. Tal vez le falte defensa ante bases agresivos como él, pero le sobra tiempo para mejorar.

Dion Waiters también cayó en un equipo que necesitaba ayuda. Cleveland no es precisamente potencia en el Este, y él no pudo hacer magia (quedaron lejos de los playoffs) pero aportó mucho: cerca de 15 puntos por partido. Ahora, los Cavaliers deberán rodearlo mejor para tener mayores chances el próximo año.

Un poco más le costó lucirse a Bradley Beal (Nº3 en el Draft). En Washington, por momentos, tuvo que jugar para él mismo. Inteligente tácticamente, la impotencia muchas veces lo llevó a una mala selección de tiros. En un equipo más fuerte podría delegar responsabilidades y potenciar sus virtudes.

Otros bases que, sin brillar, cumplieron un buen papel en su primer año fueron el ruso Alexey Shved (cerca de 10 puntos y 4 asistencias por juego en Minnesota), Kendal Marshall (pocos pero rendidores minutos en Phoenix) y el argentino Pablo Prigioni, que se convirtió en el jugador que debutó en la NBA con mayor edad (35 años) y mostró la sobriedad con la que se había destacado en España.

Los quemarredes
Entre los aleros, Maurice Harkless sobresalió por su doble función. Como tirador, cumplió: 7 puntos por partido y alta efectividad en dobles (más del 45%). Pero además aprovechó su altura (2,03m) para jugar más cerca del canasto cuando Orlando lo necesitó. Aunque los Magic perdieron muy seguido, él ganó confianza para la próxima temporada.

A quien sí lo acompañó su equipo fue a Harrison Barnes. New Jersey peleó arriba en el Oeste y a él le otorgaron la titularidad desde el salto inicial de la liga. Promedió más de 25 minutos y pocas veces decepcionó. De personalidad fría, si consigue soltarse y ganar intensidad será una estrella.

Con menos protagonismo, Chris Copeland también estuvo entre los mejores. Llegó a un equipo armado y decidido a pelear por el título de la Conferencia Este, los New York Knicks, y tuvo que ganarse cada instante en cancha. Los hizo rendir al máximo: promedió más de un punto cada dos minutos, y hasta mostró eficacia desde la línea de tres.

Otros aleros rendidores en su debut fueron Kyle Singler (titular en Detroit), Jae Crowder (aunque había sido elegido por Dallas en la segunda ronda del Draft, dejó buena imagen) y Michael Kidd-Gilchrist (las lesiones opacaron un poco su rendimiento en Charlotte).

Los gigantes
Si Lillard fue una de las dos grandes apariciones en la NBA, la otra fue Anthony Davis. De brillante paso por el básquet universitario, había sido parte del plantel de Estados Unidos que ganó la medalla de oro en Londres 2012. Además, fue elegido por New Orleans en el primer lugar del Draft: tenía toda la presión sobre los 208 centímetros de su cuerpo. La soportó con grandeza: luchó con coraje en la llave (8 rebotes por juego) e intimidó por su agresividad ofensiva (promedió 13 puntos). Por momentos le costó defender a los pivotes más dominantes, pero fue sólo un detalle dentro de un año magistral.

Dos lituanos aterrizaron con fuerza en la NBA. Donatas Motiejunas, con estadísticas humildes: poco más de 10 minutos por juego en los fuertes Houston Rockets. Jonas Valanciunas, de apenas 21 años, hizo más ruido. Sus 2,11 metros lo ayudaron a recolectar casi 8 puntos y 6 rebotes por partido en Toronto, que de todos modos no accedió a los playoffs.

Otro con buenos minutos en un equipo a la deriva fue Andre Drummond, que lidió con el bajo nivel de Detroit. De físico imponente, le faltó rebeldía para intentar lo imposible cuando las cosas no funcionaban, pero su primer paso en la principal liga del mundo fue positivo. Otros ala pivotes y pivotes que probablemente tengan una interesante estadía en la NBA son Andrew Nicholson (Orlando), Tyler Zeller (Cleveland), Jared Sullinger (Boston) y Meyers Leonard (Portland).

La mayoría tuvo que luchar en equipos de bajo poderío y ya están eliminados, pero algunos siguen su marcha en los playoffs. ¿Logrará alguno alzarse con el título de la NBA en su primera temporada?

PUBLICADO EN ACCESS DIRECTV Nº54 (MAYO DE 2013) 

martes, 8 de abril de 2014

El medallero (marzo de 2013)

Por Martín Estévez

Oro: Juan Martín Del Potro
¡Qué problema! En Argentina, no sabemos si enojarnos porque no juega la Copa Davis o adorarlo porque les gana a Andy Murray y Novak Djokovic jugando a un nivel majestuoso. Esta medalla es nuestra opinión: amiguémonos con Delpo, que lo necesitamos en la copa.

Plata: Emanuel Ginóbili
La pasa mal con las lesiones, juega menos minutos, bajó un poquito la efectividad. Qué importa: siempre se reinventa. Ahora, en el rol de pasador: batió su récord de asistencias en la NBA. Fueron 15 en el triunfo 130-102 de San Antonio sobre Sacramento.

Bronce: Rosario Central
¡Por fin una buena, Canalla! No queremos decirlo para no quemarlo, pero sus 12 triunfos consecutivos, pese a que se cortaron en el 2-2 ante Olimpo, lo dejan cerca, cerquita, a algunos pasos del retorno a la Primera División. Esta vez no se le puede escapar.

Plomo: Matías Caruzzo
Símbolo de una defensa de Boca que no consigue la solidez esperada. No todo es culpa suya, claro, pero en la Libertadores casi no hay margen para errores y él los está cometiendo seguido. Boca lo necesita y Matías ya demostró que puede jugar mucho mejor.

Lata: José Sand
Goleador sin goles, parte 1. Los de Racing lo bancaron una rueda entera por sus dos goles a Independiente, pero no hizo ninguno más y los silbidos empiezan a crecer. ¿Revertirá la historia o su paso por la Academia se limitará a un clásico bueno y nada más?

Cartón: Ernesto Farías
Goleador sin goles, parte 2. Erró un penal en la primera fecha, en la derrota ante Newell's. Después el Rojo ganó dos seguidos, pero él no aportó. Y ahora Independiente volvió a caer en zona de descenso, pero el Tecla ya acumula más de tres meses sin gritar. Quedan 13 fechas...

PUBLICADO EN EL GRÁFICO Nº4433 (ABRIL DE 2013)

domingo, 6 de abril de 2014

Estadísticas de Messi (actualizadas al 6/4/2014)

Goles en Barcelona
1º Lionel Messi 351
2º César Rodríguez 232

Goles en liga española
1° Telmo Zarra 252
2° Lionel Messi 240
3° Hugo Sánchez 234
4° Raúl 228

Goles en Champions League
1º Raúl 71
2º Lionel Messi 67

Argentinos con mas títulos
1º Esteban Cambiasso 23
2º Alfredo Di Stéfano 22
3º Lionel Messi 22

Partidos en la Selección argentina
1° Javier Zanetti 145
2° Roberto Ayala 115
3° Diego Simeone 106
4° Oscar Ruggeri 97
5º Javier Mascherano 95
6° Diego Maradona 91
7° Ariel Ortega 87
8° Lionel Messi 84

Goles en Selección argentina
1° Gabriel Batistuta 56
2° Lionel Messi 37
3° Hernán Crespo 35
4° Diego Maradona 34

Goles en todas las selecciones
1° Gabriel Batistuta 56
2° Lionel Messi 50
3° Hernán Crespo 50
4° Diego Maradona 42

Goleadores argentinos en la historia
1º Alfredo Di Stéfano 512
2º Carlos Bianchi 425
3º Lionel Messi 412
4º Gabriel Batistuta 355
5º Diego Maradona 354

Goleadores de todos los tiempos
1° Romario (Brasil 1985-2007) 762
2° Josef Bican (Checoslovaquia 1928-1956) 761
3° Pelé (Brasil 1956-1979) 757
4° Ferenc Puskas (Hungría 1943-1966) 709
5° Gerd Muller (Alemania 1964-1981) 680
6° Eusebio (Portugal 1957-1979) 622
7° Ferenc Deak (Hungría 1940-1954) 576
8° Uwe Seeler (Alemania 1953-1972) 568
9° Túlio (Brasil 1988-2014) 545
10° Zico (Brasil 1971-1994) 516
11° Alfredo Di Stéfano (Argentina 1945-1966) 512
12° Gunnar Nordahl (Suecia 1937-1958) 502
13° James “Jimmy” McGrory (Escocia 1922-1937) 493
14° Roberto Dinamita (Brasil 1971-1993) 492
15° Hugo Sánchez (México 1976-1997) 492
16° Gyula Zsengeller (Hungría 1935-1953) 487
17° James Greaves (Inglaterra 1957-1980) 483
18° Johann Krankl (Austria 1970-1989) 481
19° Ernest Wilimowski (Polonia 1933-1959) 481
20° Imre Schlosser (Hungría 1906-1928) 479
21° Henrik Larsson (Suecia 1988-2009) 470
22° Arthur Friedenreich (Brasil 1911-1935) 466
23° Raúl (España 1994-2014) 457
24° William “Dixie” Dean (Inglaterra 1923-1940) 453
25° Fernando Baptista Peyroteo (Angola 1937-1950) 450
26° Aleksandar Duric (Bosnia Herzegovina 1992-2014) 440
27° Gyorg Sarosi (Hungría 1930-1948) 431
28° Alistair McCoist (Escocia 1979-2001) 429
29° Cristiano Ronaldo (Portugal 2001-2014) 429
30° Roger Milla (Camerún 1965-1996) 427
31° Carlos Bianchi (Argentina 1967-1985) 425
32° Ronaldo (Brasil 1993-2011) 423
33° Franz Binder (Austria 1930-1949) 422
34° Alan Shearer (Inglaterra 1988-2006) 420
35° Stephen Bloomer (Inglaterra 1892-1914) 419
36° Joseph Bambrick (Irlanda del Norte 1926-1939) 416
37° Ferenc Szusza (Hungría 1941-1960) 413
38° Lionel Messi (Argentina 2003-2014) 412
39° Sandor Kocsis (Hungría 1946-1966) 410
40° Delio Onnis (Italia 1966-1986) 408
41° Thierry Henry (Francia 1994-2014) 406

Goles de Messi
Goles en Barcelona: 351
Goles en Selección: 37
Goles en Selección juvenil: 13
Goles en Barcelona B y C: 11
Total de goles: 412

miércoles, 2 de abril de 2014

Goleadores de verdad (2013): un Lío para la historia

Por Martín Estévez

Lío es definir quiénes son los máximos goleadores de la historia del fútbol. Y Lío es Messi, que trepó 121 puestos en un año y se acerca cada vez más a la cima. Obligados por sus gritos, mejoramos y actualizamos la gran tabla de los artilleros de todos los tiempos, obra exclusiva de El Gráfico.

Esta nota no es sobre Messi. En realidad, no queremos que sea sobre Messi, pero el barrilete cósmico del siglo XXI se nos mete en todos lados: en la sangre, en las tripas, en las emociones y hasta en nuestras páginas sin que nadie lo invite. Primero, cuando Messi empezó a ser Messi, todos le regalamos elogios y adjetivos grandilocuentes creyéndonos originales. Y en los últimos tiempos, todos decimos que ya no hay palabras posibles para definirlo y simulamos un silencio asombrado ante sus logros. Y también nos creemos originales. A él no le importa un cuerno y sigue una carrera desenfrenada hacia el cielo de la historia, sin la rabiosa polémica que despierta Maradona, sin la lejanía geográfica que generan Michael Jordan o Roger Federer. Messi toma carrera para saltar las vallas de la realidad y transformarse en un ser celestial, en un mito viviente, en el dios del fútbol. Pero no nos olvidemos de lo esencial: esta nota no es sobre Messi.

Goleadores de verdad, parte II
Hace exactamente un año, en nuestra edición de abril de 2012, luego de una larguísima investigación nos animamos a abordar un tema polémico: quiénes son los máximos goleadores de la historia. Establecimos parámetros muy claros (los repetimos en el recuadro de la página 48) y dimos a conocer el listado de los 162 futbolistas que más festejaron durante sus carreras. La repercusión fue notable y varios medios de Sudamérica legitimaron los datos al publicarlos sin objeciones. El mayor debate tuvo lugar en Brasil. En diversos foros de internet se enfrentaron dos posturas: los que nos acusaban de intentar desprestigiar a Pelé (postulamos que sólo 757 de sus goles fueron oficiales y enumeramos los 527 que él se cuenta de más) y los que opinaban que las estadísticas eran imparciales y no tenían tendencias nacionalistas. Incluso Romario, líder de la tabla, celebró el “triunfo” en su cuenta de twitter. Aunque dijimos en aquella edición (y repetimos ahora) que la tabla no es definitiva y que aceptamos refutaciones y nuevos aportes, no hubo contrapropuestas.

Envalentonados, en la redacción decidimos publicar una vez por año la larguísima tabla que tienen en estas páginas. No solamente para actualizar los números de aquellos jugadores que siguen en actividad, sino también para incorporar nuevos hallazgos estadísticos. Porque durante estos doce meses seguimos revolviendo el archivo, pidiendo ayuda a periodistas extranjeros, navegando por páginas escondidas en internet y consultando datos oficiales de las federaciones nacionales. Así incorporamos nuevas estadísticas de las segundas divisiones de Francia, Portugal, Austria y Escocia; y de distintas copas nacionales: Svenska Cupen (Suecia), ÖFB Cup (Austria), Magyar Kupa (Hungría), Greek Cup (Grecia), Scottish Cup (Escocia), US Open Cup (Estados Unidos), Cypriot Cup (Chipre), Marshal Tito Cup (Yugoslavia), FA Cup (Reino Unido), Coupe de Belgique, Coupe de France, Taça y Supertaça de Portugal, Copa México y Copa Colombia. Y durante los doce meses en los que buscábamos nuevas estadísticas, Messi se la pasó haciendo goles. Pero, por suerte, esta nota no es sobre él.

Aclaraciones y nuevos datos
Lo escribimos hace un año, pero repetimos algunos detalles para aquellos que no leyeron la nota original o la olvidaron. No pretendemos que la tabla sea justa, sino que sea imparcial: sabemos que un gol en la final del Mundial no vale lo mismo que uno en la Tercera División de Liechtenstein. Las principales fuentes a las que recurrimos son la IFFHS (Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol) y la RSSSF (Rec Sport Soccer Statistics Foundation). Establecimos un requisito mínimo para ingresar en la tabla, y es que al menos 100 de los goles del jugador no hayan sido marcados en categorías de ascenso. Y una información importantísima: aún existen miles de goles con autores desconocidos, por lo tanto, esta no es la tabla con todos los goles del mundo, sino con “todos los goles conocidos del mundo”.

La principal modificación con respecto a la tabla de 2012 sucede nada menos que en el primer puesto. No porque haya un nuevo líder, sino porque a Romario le computamos seis goles menos. ¿Qué pasó? Habíamos dado como válidos los 11 goles que la federación brasileña le reconoce en selecciones juveniles, pero repasándolos notamos que sólo 5 (los que hizo en el Sudamericano Sub 20 de 1985) fueron oficiales; los otros 6 los marcó en partidos amistosos. Por eso, la diferencia entre el Chapulín y su escolta, Josef Bican, se achicó a solamente un gol. Otro cambio importante ocurrió en la suma del mexicano Hugo Sánchez, a quien por fin pudimos comprobarle 6 tantos en la Segunda División de Austria que estaban en duda. Gracias a eso, escaló un puesto y quedó 15°.

En los doce meses que transcurrieron desde nuestra nota anterior se produjeron los retiros de cinco goleadores notables: Andriy Shevchenko (su gol 385, el último, fue nada menos que en la Eurocopa), Ruud van Nistelrooy (384), Hernán Crespo (318, estuvo cerca de jugar en la India), Filippo Inzaghi (en la despedida marcó su gol 316) y Mário Jardel (el brasileño que pasó por Newell’s terminó con 313).

Las curiosidades
La tabla tiene dentro suyo muchas historias para contar. Para empezar, Brasil es el que tiene más jugadores en el Top Ten: cuatro. Detrás se ubican Alemania y, sorpresivamente, Hungría, cuya liga tiene más de un siglo de existencia. El mejor africano es el angoleño Fernando Baptista Peyroteo (450 goles) y el mejor asiático, el turco Hakan Sukur (397), autor del gol más rápido en la historia de los Mundiales. Oceanía tiene que estirarse hasta el puesto 174, donde aparece el australiano Damian Mori, que había empezado su carrera como defensor.

Arthur Friedenreich (22º) fue un brasileño que durante la década de 1910 tuvo que blanquear su cara de distintas formas para poder jugar, porque los negros tenían prohibido participar.

Algunos países con poco vuelo futbolístico tienen jugadores muy bien ubicados: Guatemala (Juan Carlos Plata, 56º), Georgia (Shota Arveladze, 77º), Venezuela (Juan García Rivas, 111º), Estonia (Maksim Gruznov, 149º) y Chipre (Sotiris Kaiafas, 180º).

Johannes Bosman (170º) es el protagonista de la polémica Ley Bosman, que en la década del 90 modificó la relación entre los jugadores y los clubes, y permitió un mayor acceso de futbolistas extranjeros en Europa. Y Alberto Spencer (172º) es el máximo goleador en la historia de la Copa Libertadores, con 54. Al borde del Top 200 quedaron algunos jugadores conocidos como el liberiano George Weah (274 goles), José Sanfilippo (271), el italiano Christian Vieri (270) y el Puma Carlos Morete (269).

Siguen en carrera
Entre los goleadores que continúan jugando, el líder es Túlio (43 años), el mismo que le hizo un gol a Argentina en la Copa América 95 tras bajar la pelota con la mano. El brasileño está en una desesperada carrera por alcanzar los mil goles. Se agrega todos los que encuentra: amistosos, entrenamientos y hasta alguno en el patio de su casa, al punto que incluso en Brasil se toman en broma sus extrañas cuentas. Más allá de exageraciones, ha hecho una gran carrera y en su último año sumó 4 goles en Tanabi, equipo que juega regionales en su país. Para ayudarlo, le encontramos un gol perdido en la Magyar Kupa de Hungría. Con esos 543 tantos, sigue 9º.

Raúl (35 años), el ex Real Madrid que ahora juega en Al Sadd de Qatar, avanzó un puesto: de 24º a 23º. El casi desconocido bosnio Aleksandar Duric (42) sigue haciendo goles en el Tampines Rovers de Singapur y pasó de 41º a 35º. Thierry Henry (35) gritó 13 goles en los New York Red Bulls de Estados Unidos, pero avanzó poco: de 46º a 45º. El interminable Rivaldo (40), que juega en São Caetano, trepó desde el puesto 55 hasta el 48. El uruguayo Sebastián Abreu (36), que alguna vez jugó en San Lorenzo, pasó de 83º a 81º; y Alessandro Del Piero (38), de 116º a 94º. Todos ellos, lo remarcamos, están por encima de los 30 años y sus posibilidades de seguir avanzando en el ranking están limitadas por el paso del tiempo.

Solamente hay dos Top 100 con menos de tres décadas de edad. Uno de ellos es un fenómeno natural que en doce meses metió 64 goles (sí, ¡64!) y avanzó nada menos que ochenta y nueve puestos, del 155 al 66. El portugués Cristiano Ronaldo será acusado de muchas cosas, pero las estadísticas se sacan el sombrero ante él. Seguramente terminará su carrera entre los treinta máximos goleadores de la historia.

Sin embargo, como una ironía, como si alguien lo hubiera planificado, apenas un puesto por encima del portugués aparece él, el rapidito que suele opacarlo, el tipo al que quisimos quitarle protagonismo en esta nota, el superhéroe de Barcelona. Ni siquiera hace falta nombrarlo.

Messi, Messi, Messi, Messi
Resultó inútil intentar que esta nota no fuera sobre Messi. Nos sentimos como los defensores del Bayer Leverkusen aquella noche en la que les hizo cinco goles: aplastados por su contundencia. En la redacción de El Gráfico intentamos poner el foco de esta nota en otro lado. “¡Le encontramos dos goles nuevos a Gunnar Nordahl en la Svenska Cupen del 44!”, gritábamos con alegría. “¡Qué emocionante lucha entre Trezeguet y Jan-Huntelaar por el puesto 146!”, exagerábamos nuestro entusiasmo. Pero la pregunta que nos hacían era siempre la misma: “¿Y Messi? ¿En qué puesto está? ¿Puede alcanzar al primero?”. Y, la verdad, nosotros también pensábamos en eso.

Lionel vivió doce meses tomando café con las redes. Hace un año tenía 281 goles y estaba en el puesto 186º. Fue haciendo más y más, y superando a cracks históricos: Gheorghe Hagi, Martín Palermo, Dennis Bergkamp, Bobby Charlton, Marco van Basten, Roberto Baggio, Jurgen Klinsmann, Hristo Stoitchkov, Bebeto, Michel Platini y hasta a Kempes, Batistuta y Maradona. Por sus 82 goles, Messi avanzó 121 puestos en un año. De nuevo: 121 puestos en un año. De 186º saltó a 65º. De 281 goles a 363 (308 en Barcelona, 11 entre Barcelona B y C, 31 en la Selección mayor y 13 en selecciones juveniles). Un detalle: la mayoría no le cuenta los goles en Barcelona C porque el Barça sólo usa juveniles en ese equipo, pero el Athlétic de Bilbao decide jugar sólo con vascos y a nadie se le ocurriría no contar sus goles por ese motivo.

“¿Puede alcanzar a Romario?  –nos preguntábamos hace un año–. La lógica indica que no, los antecedentes indican que no y la experiencia indica que no. Pero cuando hablamos de Messi, siempre hay que desconfiar de la palabra ‘imposible’”. La realidad es que Lío todavía no hizo ni la mitad de los goles que sumó el brasileño, pero su altísimo promedio genera esperanzas. Si especulamos con que mantenga un alto poder de gol durante el resto de su carrera, pero dentro de lo terrenal (unos 30 goles por temporada), a los 32 años sumaría alrededor de 540 que lo ubicarían entre los diez mejores. Pero el único modo de alcanzar la cima de la historia será sostener los bestiales 50 goles que logró en las últimas tres temporadas. Así, llegaría a los 660 a los 32 años, y le quedarían los últimos años de su carrera para perseguir los 762 de Romario.

Que se resignen Ferguson, Braine, Dalglish y Mermans, porque en pocos días los va a dejar atrás. Que se preparen Castro, Hermosillo, Gomes y Gallacher, porque al final de la temporada van a ver a Lionel desde abajo. Y que se agarren de sus tronos Rivaldo, Cruyff, Shearer y Ronaldo, porque el enano rosarino, la pulga romperredes, el ser humano que mejor maneja una pelota con los pies, amenaza con derribar sus legendarias sumas de goles. Mientras tanto, él cambió otra vez el curso de la historia, porque esta nota, lo juramos, no iba a ser sobre Messi.

¿Qué goles contamos?
Para formular la tabla de goleadores tomamos los siguientes parámetros. A nivel clubes, consideramos los partidos oficiales de cualquier división, sea Primera, Segunda o Quinta; copas nacionales (Copa del Rey, Copa Italia); copas continentales (Champions League, Libertadores); copas internacionales (Intercontinental, Mundial de Clubes); supercopas, recopas (enfrentan a los ganadores de distintos torneos); copas oficiales que ya no se disputan (Mercosur, Intertoto) o que se jugaron sólo una vez; ligas de países que ya no existen (Yugoslavia, Unión Soviética); ligas oficiales amateurs (como la argentina antes de 1931); y torneos oficiales que no culminaron o no consagraron a un campeón. A nivel selecciones, contabilizamos los partidos entre selecciones nacionales de mayores, tanto por competencias oficiales como amistosos. En cuanto a selecciones juveniles, sólo los goles convertidos en Mundiales, Juegos Olímpicos, torneos continentales o en el torneo Esperanzas de Toulon.

Los máximos goleadores de la historia
1° Romario (Brasil, 1985-2007) 762
2° Josef Bican (Checoslovaquia, 1928-1956) 761
3° Pelé (Brasil, 1956-1979) 757
4° Ferenc Puskas (Hungría, 1943-1966) 709
5° Gerd Müller (Alemania, 1964-1981) 680
6° Eusebio (Portugal, 1957-1979) 622
7° Ferenc Deak (Hungría, 1940-1954) 576
8° Uwe Seeler (Alemania, 1953-1972) 568
9° Túlio (Brasil, 1988-2013) 543
10º Zico (Brasil, 1971-1994) 516
11° Alfredo Di Stéfano ( Argentina, 1945-1966) 512
12° Gunnar Nordahl ( Suecia, 1937-1958) 502
13° James “Jimmy” McGrory (Escocia , 1922-1937) 493
14° Roberto Dinamita (Brasil , 1971-1993) 492
15° Hugo Sánchez ( México , 1976-1997) 492
16° Gyula Zsengeller ( Hungría, 1935-1953 ) 487
17° James Greaves ( Inglaterra, 1957-1980) 483
18° Ernest Wilimowski (Polonia, 1933-1959) 481
19° Johann Krankl (Austria, 1970-1989 ) 481
20° Imre Schlosser ( Hungría, 1906-1928) 479
21° Henrik Larsson ( Suecia, 1988-2009) 470
22° Arthur Friedenreich ( Brasil , 1911-1935) 466
23° Raúl (España , 1994-2013) 454
24° William “Dixie” Dean (Inglaterra, 1923-1940) 453
25° Fernando Baptista Peyroteo ( Angola, 1937-1950) 450
26° Gyorg Sarosi ( Hungría , 1930-1948) 431
27° Alistair McCoist (Escocia , 1979-2001 ) 429
28° Roger Milla (Camerún , 1965-1996) 427
29° Carlos Bianchi ( Argentina, 1967-1985) 425
30° Ronaldo (Brasil , 1993-2011) 423
31° Franz Binder (Austria, 1930-1949) 422
32° Alan Shearer (Inglaterra, 1988-2006) 420
33° Stephen Bloomer (Inglaterra, 1892-1914) 419
34° Joseph Bambrick (Irlanda del Norte, 1926-1939) 416
35° Aleksandar Duric (Bosnia Herzegovina, 1992-2013) 415
36° Ferenc Szusza (Hungría , 1941-1960 ) 413
37° Sandor Kocsis (Hungría , 1946-1966 ) 410
38° Delio Onnis ( Italia, 1966-1986) 408
39° Johan Cruyff ( Holanda, 1964-1984 ) 402
40° Glenn Ferguson (Irlanda del Norte, 1987-2011) 402
41° John Aldridge (Inglaterra, 1979-1998) 401
42° Ferenc Bene ( Hungría , 1961-1985 ) 400
43° Jozsef Takacs II ( Hungría, 1917-1934) 400
44° Hakan Sukur ( Turquía , 1987-2008) 397
45° Thierry Henry ( Francia, 1994-2013) 395
46° Víctor Hugo Antelo (Bolivia , 1983-2000) 392
47° Andriy Shevchenko (Ucrania , 1994-2012) 385
48° Rivaldo (Brasil , 1991-2013) 384
49° Ruud van Nistelrooy ( Holanda ,1993-2012) 384
50º George Camsell (Inglaterra, 1925-1939 ) 383
51° James “Jimmy” Jones (Irlanda del Norte, 1947-1964) 378
52° Ian Rush (Gales , 1978-2000) 378
53° Krzysztof Warzycha (Polonia, 1983-2004) 376
54° Giorgio Chinaglia ( Italia, 1964-1983 ) 375
55° Silvio Piola (Italia, 1929-1954) 374
56° Juan Carlos Plata ( Guatemala , 1990-2010 ) 371
57° Hugh Gallacher (Escocia , 1921-1939 ) 370
58° Fernando Gomes ( Portugal, 1974-1991 ) 368
59° Carlos Hermosillo (México, 1983-2001) 368
60° Osvaldo Castro ( Chile , 1965-1984 ) 368
61° Joseph Mermans (Bélgica, 1938-1960) 366
62° Kenneth Dalglish (Escocia, 1969-1990) 366
63° Raymond Braine (Bélgica, 1922-1944) 366
64° Hugh Ferguson (Escocia , 1916-1930 ) 366
65° Lionel Messi (Argentina , 2003-2013) 363
66° Cristiano Ronaldo ( Portugal, 2001-2013) 361
67º Friedrich “Fritz” Walter ( Alemania , 1938-1959) 360
68° Telmo Zarraonandía ( España , 1939-1957 ) 360
69° Albert De Cleyn ( Bélgica, 1933-1955 ) 359
70° Anton Polster ( Austria, 1982-2000) 359
71° Wlodzimierz Lubanski (Polonia , 1963-1985 ) 358
72° Ernst Stojaspal ( Austria, 1944-1962) 358
73° Gabriel Batistuta ( Argentina, 1988-2005) 355
74° Geertruida “Ruud” Geels (Holanda , 1964-1984) 355
75° Diego Maradona ( Argentina, 1976-1997) 354
76° Shota Arveladze ( Georgia, 1990-2008) 354
77° Michel Platini ( Francia, 1972-1987) 353
78° Isidro Lángara ( España , 1930-1948 ) 353
79° Oscar Mas (Argentina, 1964-1985) 352
80° Sebastián Abreu (Uruguay, 1994-2013) 348
81° José Saturnino Cardozo ( Paraguay, 1988-2006) 347
82° Willy van der Kuijlen ( Holanda, 1964-1982) 347
83° Mario Kempes (Argentina, 1970-1996) 345
84° Bebeto (Brasil , 1982-2002) 344
85° Iván Zamorano (Chile, 1983-2003) 342
86° Giuseppe Meazza (Italia , 1927-1947) 340
87° Robert Dienst ( Austria, 1947-1968) 340
88° Hristo Stoitchkov ( Bulgaria, 1981-2003) 339
89° Rudi Voller ( Alemania ,1977-1996) 339
90° Jacques Fatton ( Francia, 1943-1963) 336
91° Marc Lloyd-Williams (Gales, 1992-2011) 335
92° Ulf Kirsten (Alemania , 1983-2003 ) 333
93° Alessandro Del Piero ( Italia, 1991-2013) 332
94° David Hallyday (Escocia , 1920-1937) 332
95° Denis Law (Escocia, 1956-1974) 332
96° Fernando Morena ( Uruguay, 1968-1985) 331
97° Arsenio Erico ( Paraguay, 1930-1949) 331
98° Evanivaldo “Cabinho” Castro (Brasil , 1969-1987) 331
99º Samuel Eto’o (Camerún , 1997-2013) 330
100° Dieter Muller (Alemania , 1972-1989 ) 329
101° Gary Lineker ( Inglaterra, 1978-1994 ) 329
102° Victor Watson (Inglaterra, 1920-1935) 329
103° Teófilo Cubillas ( Perú, 1966-1989) 328
104° David McLean (Escocia, 1907-1931 ) 328
105° Stephane Chapuisat ( Suiza, 1986-2006 ) 328
106° Klaus Fischer ( Alemania , 1968-1988) 326
107° Jean-Pierre Papin ( Francia, 1983-2004) 326
108° Jürgen Klinsmann ( Alemania , 1981-2003 ) 325
109° Gyula Szilagyi (Hungría, 1939-1960) 324
110° Juan García Rivas (Venezuela, 1988-2013) 322
111° Laszlo Fazekas (Hungría, 1965-1985) 322
112° Roy Makaay (Holanda, 1993-2010) 322
113° Pauleta (Portugal, 1990-2011) 322
114° David Villa ( España , 2000-2013 ) 321
115° Oleg Blokhin (Ucrania , 1969-1990 ) 321
116° José Aguas (Portugal , 1948-1964) 320
117° Florian Albert ( Hungría , 1958-1974 ) 320
118° Harry Bedford (Inglaterra, 1919-1934) 320
119° Sigurd Rushfeldt ( Noruega , 1991-2011 ) 319
120° Erwin Vandenbergh (Bélgica, 1976-1995) 319
121° Hernán Crespo (Argentina, 1993-2012) 318
122° Kunishige Kamamoto (Japón , 1967-1984) 317
123° Filippo Inzaghi ( Italia, 1991-2012) 316
124° Jean Baratte ( Francia , 1941-1957) 316
125° Roberto Baggio ( Italia, 1982-2004) 315
126° Karl Decker ( Austria, 1937-1958) 315
127° Nené (Portugal, 1968-1986 ) 315
128° Robert McPhail (Escocia, 1923-1940) 315
129° Jared Borgetti (México, 1994-2010 ) 314
130° Bernard Lacombe (Francia, 1969-1987) 314
131° Carlos González “Santillana” (España , 1970-1988) 314
132° Mário Jardel ( Brasil, 1990-2012) 313
133° Ángel Labruna (Argentina, 1939-1961) 313
134° Karl Heinz Rummenigge (Alemania, 1974-1989) 313
135° Marco van Basten ( Holanda, 1982-1995) 313
136° Ronaldinho (Brasil, 1998-2013) 312
137° Bobby Charlton (Inglaterra, 1956-1976) 312
138° Bernard Voorhoof ( Bélgica, 1927-1949 ) 311
139° Petrus van Hooijdonk (Holanda, 1989-2007) 310
140° Dennis Bergkamp (Holanda, 1986-2006) 309
141° Josef “Jupp” Heynckes ( Alemania, 1963-1978 ) 308
142° Archie Stark (Estados Unidos, 1912-1934) 308
143° Nandor Hidegkuti ( Hungría, 1942-1958 ) 306
144° César Rodríguez ( España, 1939-1960) 306
145° Klaas-Jan Huntelaar (Holanda , 2002-2013) 305
146° Martín Palermo (Argentina, 1992-2012) 305
147° Geza Toldi (Hungría, 1927-1946) 305
148° Maksim Gruznov (Estonia, 1992-2013 ) 304
149° David Trezeguet ( Francia, 1993-2013) 304
150° Majed Abdullah ( Arabia Saudita, 1977-1998) 304
151° Gheorghe Hagi (Rumania , 1982-2001 ) 304
152° Jan Ceulemans (Bélgica , 1974-1992) 303
153° Thomas Mavros ( Grecia, 1970-1991) 302
154° Sonny Anderson ( Brasil , 1987-2006 ) 301
155° John Wark ( Escocia, 1975-1997) 301
156° Joachim Streich ( Alemania , 1967-1985 ) 301
157° Francesco Totti ( Italia , 1992-2013 ) 300
158° Paul Van Himst (Bélgica, 1959-1977) 300
159° Manuel José Tavares Fernandez (Portugal , 1969-1988 ) 300
160° Víctor Hugo Aristizábal ( Colombia , 1990-2008 ) 299
161° Didier Drogba (Costa de Marfil , 1998-2013 ) 298
162° Lothar Emmerich (Alemania, 1960-1981) 298
163° Cliff Holton (Inglaterra, 1947-1968) 297
164° Gordon Hodgson (Sudáfrica, 1922-1939 ) 296
165° John Dahl-Tomasson (Dinamarca , 1992-2011) 296
166° Luis Ernesto Tapia ( Panamá , 1962-1981 ) 296
167° Lajos Tichy ( Hungría, 1953-1971) 295
168° Jan Koller (República Checa, 1994-2011 ) 294
169° Johannes Bosman (Holanda , 1983-2002 ) 294
170° Manfred Burgsmuller ( Alemania, 1967-1990) 294
171° Alberto Spencer (Ecuador , 1955-1972) 293
172° Juan Carlos Sánchez Frías (Bolivia, 1977-1992) 293
173° Damian Mori (Australia, 1989-2011) 292
174° Ray Crawford (Inglaterra, 1957-1971) 292
175° Kurt Hamrin (Suecia, 1952-1972) 291
176° Claudio Pizarro ( Perú, 1996-2013) 290
177° Pauli Jorgensen ( Dinamarca , 1924-1942) 289
178° Luis Artime (Argentina, 1959-1974) 289
179° Sotiris Kaiafas ( Chipre, 1967-1984 ) 289
180° Georgios Sideris ( Grecia, 1958-1972 ) 289
181° Nathaniel Lofthouse (Inglaterra, 1946-1960) 288
182° Petar Jekov ( Bulgaria, 1962-1975) 287
183° Luc Nilis ( Bélgica, 1984-2000 ) 287
184° Alberto Acosta (Argentina , 1982-2008) 285
185° Thadee Cisowski (Polonia , 1947-1962 ) 284
186° Davor Suker (Croacia , 1984-2003) 284
187° José Altafini ( Brasil, 1956-1976) 283
188° Hami Mandirali ( Turquía , 1987-2002 ) 283
189° Arthur Ceuleers (Bélgica, 1933-1951 ) 282
190° Dudu Georgescu (Rumania , 1969-1988) 282
191° Metin Oktay (Turquía , 1954-1969 ) 282
192° Herminio Masantonio ( Argentina, 1931-1945) 280
193° Ladislao Kubala (Hungría, 1944-1967 ) 280
194° Gordon Wallace ( Escocia, 1962-1980) 280
195° Henri Coppens (Bélgica , 1946-1969) 279
196° William Reid (Escocia , 1903-1922 ) 279
197° Andrew Cole (Inglaterra, 1989-2008 ) 279
198° Josip Skoblar (Yugoslavia, 1958-1977) 279
199° Dusan Bajevic ( Bosnia Herzegovina, 1966-1983) 279
200º John T hompson Milburn (Inglaterra, 1943-1960) 278

Argentinos en actividad
1° Lionel Messi 363
2° Diego Milito 234
3° Ernesto Farías 218
4° Javier Saviola 215
5° Andrés Silvera 209
6° Carlos Tevez 202
7° Fernando Cavenaghi 193
8° Sergio Agüero 192
9° José Sand 179
10° Lisandro López 169
11° Juan Román Riquelme 160
12° Lucas Barrios 157
13° Alfredo Moreno 154
14° Matías Vuoso 153
15° Gonzalo Higuain 151

PUBLICADO EN EL GRÁFICO Nº4433 (ABRIL DE 2013)

martes, 1 de abril de 2014

Simplemente Augusta

Por Martín Estévez

El primer Major de la temporada tendrá a Tiger Woods y Rory McIlroy como grandes protagonistas. ¿Cortará Europa la racha de 14 años sin ganar el Masters?

En los deportes profesionales existen eventos que escapan a la lógica del dinero. En un Mundial de fútbol, en los Juegos Olímpicos o en una final de tenis en Wimbledon, los billetes quedan de lado y se compite por el honor, el orgullo, la gloria. Corre por la sangre de los deportistas una adrenalina vinculada con el espíritu más puro del deporte. Uno de esos eventos es el Masters de Augusta, que se disputará del 11 al 14 de abril.

El primero de los cuatro torneos más importantes del mundo del golf, conocidos como Majors, nació en 1934 y carga con una gran tradición que lo convierte en mítico. Uno de los momentos más emocionantes para los seguidores se produce cuando el ganador recibe un saco verde (la famosa green jacket) durante la premiación. Jack Nicklaus, Gary Player, Nick Faldo y Tiger Woods fueron algunas de las superestrellas que tuvieron el honor de vestirlo.

Como sucede habitualmente, los favoritos serán los locales. Estados Unidos ha ganado 57 de los 76 Masters disputados (nada menos que el 75%) y llegará con un escuadrón de grandes jugadores dispuestos a dejar el trofeo en casa. Para empezar, imposible no mencionar entre los candidatos a Bubba Watson, último ganador. El gigante de Florida (mide 1,91m) no ha tenido grandes resultados desde entonces, a excepción de un segundo puesto en Tailandia, pero nadie se anima a minimizar sus chances.

Otro que conoce la sensación de festejar en Augusta es el experimentado Phil Mickelson, quien hizo del Masters su torneo ideal: lo ganó en 2004, 2006 y 2010. A los 42 años, comenzó la temporada con un resonante triunfo en el Waste Management Phoenix Open y sigue acumulando méritos para ser considerado uno de los mejores de la historia.

Los Majors son la cuenta pendiente de Steve Stricker, quien a los 45 años aún espera conquistar uno (fue 2° en el PGA Championship de 1998). Aunque pareciera estar en una segunda línea de favoritos, su buen paso por el Hyundai Tournament of Champions de 2013 aumenta las expectativas que genera. Otro de gran presente es Brandt Snedeker. Y para el final, el mejor: Tiger Woods. Ganador de 14 Majors, incluyendo Augusta en 1997, 2001, 2002 y 2005, Tiger ha recuperado parte de su clase luego de numerosos problemas personales. Conquistó tres torneos en 2012 y comenzó esta temporada celebrando en el Farmers Insurance Open.

Los invasores
Rory McIlroy es candidato a todo: a ganar el Masters de Augusta, a dominar la temporada y a ser el mejor jugador de la historia. Así de contundente está siendo la evolución del norirlandés. A los 23 años ya suma dos Majors y alcanzó el número 1 del ranking. En 2012 obtuvo cinco títulos y es el principal candidato para cortar la sequía europea en Augusta: los golfistas del viejo continente no se imponen desde que el español José María Olazábal festejó en 1999.

Tampoco es sensato olvidar a dos poderosos ingleses que nunca conquistaron Majors. Uno de ellos es Luke Donald. Número 1 del mundo hasta hace muy pocos meses, el inglés suma 14 torneos ganados. El otro es Lee Westwood: en 2010 fue 2° en Augusta y en el Abierto Británico, y en 2011 terminó 3° en el US Open, pero siempre le falta un escalón para llegar a la cima. El alemán Martin Kaymer, de discreto presente, podría volver a los primeros planos. Y el sudafricano Louis Oosthuizen se desata en los Majors: fue campeón en el Abierto Británico de 2010 y 2° en la última edición de Augusta.

Comienza la temporada fuerte del golf mundial y Estados Unidos, campeón de sólo dos de los últimos cinco Masters, espera por un triunfo local. Tiger Woods y Rory McIlroy, parten con una pequeña ventaja. ¿Quién terminará vestido de verde?

Cabrera, el ángel sudamericano
El Masters de Augusta ha sido históricamente, como todos los torneos Majors, un desafío peligroso para los golfistas sudamericanos. Al dominio de los estadounidenses se fue sumando una fuerte legión de europeos (el español Severiano Ballesteros obtuvo el torneo en 1980) y, en la última década, los mejores sudafricanos también luchan golpe a golpe por el cetro. Durante la temporada 2009, en medio de esa guerra de gigantes, un argentino consiguió la hazaña de quedarse con el saco verde y ser rey en Augusta: Ángel Cabrera. El cordobés recordó en conversación con Access DirecTV aquel momento: “Ponerme el saco fue muy especial. Lo tuve un año conmigo y, cuando volví a competir en Augusta, lo tuve que dejar ahí. Lo que sí me dieron es el trofeo, una casa muy linda hecha a mano y con los nombres de los jugadores que habían participado esa semana”. Sin embargo, el éxito también tuvo síntomas negativos: “Después de ganar el US Open en 2007 y Augusta en 2009 estuve sometido a mucha exposición, me sentí un poco incómodo, pero finalmente entendí que era un reconocimiento a lo que había logrado. Es lógico que pasen esas cosas después de ganar semejantes torneos. Ya me acostumbré a vivir con eso y ahora lo tomo como algo natural”. Cabrera vivió un 2012 muy conflictivo por sus lesiones, pero a finales de la temporada volvió a conquistar títulos y a mostrar su mejor forma: “Hubo problemas con mi swing por el tema de las lesiones, tuve que modificarlo y hacer cosas a las que no estaba acostumbrado. Pero ya me siento mejor”.

Últimos campeones

Año               Golfista                   País
2012               Bubba Watson          Estados Unidos
2011               Charl Schwarzel       Sudáfrica
2010              Phil Mickelson          Estados Unidos
2009              Ángel Cabrera          Argentina
2008              Trevor Immelman  Sudáfrica
2007              Zach Johnson           Estados Unidos
2006              Phil Mickelson          Estados Unidos
2005              Tiger Woods             Estados Unidos
2004              Phil Mickelson          Estados Unidos

PUBLICADO EN ACCESS DIRECTV Nº53 (ABRIL DE 2013)