martes, 17 de noviembre de 2009

Suicidio genético

UN NUEVO MÉTODO DE DOPING PODRÍA SACUDIR A LOS JUEGOS OLÍMPICOS. LA INCORPORACIÓN DE SUSTANCIAS PROHIBIDAS YA NO ALCANZA: AHORA SE INTENTA QUE EL PROPIO ORGANISMO LAS GENERE, MODIFICANDO SUS GENES. ¿CUÁL ES EL LÍMITE?

Ganar o morir fue el mensaje que el genocida Benito Mussolini envió a los futbolistas italianos durante el Mundial de 1934. Ganar y morir es el mensaje que el deporte de alto rendimiento estará enviando si se comprueba un nuevo modo de dopaje: el doping genético.

Introducción a la terapia genética
La terapia genética (también llamada transferencia o modificación genética) consiste en insertar o inyectar genes dentro de una célula para que realice o corrija acciones que antes no podía hacer. La técnica más usada es inyectar los genes a través de virus inocuos (los que no generan daños) llamados ‘vectores’, a los que se les ha modificado su información genética y codificado los nuevos genes.
¿Complicado? Intentemos una expresión menos técnica y más clara. La ingestión de sustancias ilegales para mejorar el rendimiento de un atleta (el ‘doping’) tiene más de un siglo de historia. Siempre se habían ingerido externamente, como cuando se toma una aspirina. “Pero si alguien se inyecta de ese modo, en forma exógena, puede ser detectado por los controles antidoping –explica el médico deportólogo Carlos Maldonado–. Lo que se busca, entonces, es que el propio cuerpo genere las modificaciones en el organismo para que no pueda detectarse”. ¿Qué capítulo de la ciencia nos perdimos? ¿Es posible algo así? No, oficialmente no. Se ha experimentado con ratones para combatir enfermedades como el Mal de Alzheimer, pero los resultados fueron ambiguos y las investigaciones siguen en desarrollo. Aunque... ¿qué pasaría si algún laboratorio decidiera ignorar los peligros existentes y realizar la experimentación con deportistas de elite? Ahora sí empezamos a entender: bienvenidos al doping genético.

¿Ciencia ficción o realidad?
La terapia genética, algo que parecía lejano, ya no lo es. Aún no se han detectado casos en ninguna competencia, pero la práctica está penada reglamentariamente desde 2003; y ganó trascendencia en 2006, cuando el alemán Thomas Springstein (quien entrenaba a su mujer, la velocista olímpica Grit Breuer) fue llevado a juicio al hacerse públicos e-mails en los que le solicitaba a un médico holandés una dosis de Repoxygen, sustancia ilegal utilizada en las terapias genéticas.
Sin ingresar en detalles científicos, se especula con que existen tres métodos de terapia genética con los que se está experimentando en deportistas:
*Repoxygen. Consiste en insertar en las células el gen de la EPO (eritropoyetina), que permite la síntesis de glóbulos rojos, clave en los deportes de esfuerzo. El EPO había sido utilizado antes, pero mediante terapia genética sería indetectable.
*IGF-1. Modifica el ADN muscular mediante un gen que fabrica IGF-1, un factor de crecimiento similar a la insulina.
*Miosina IIB. El aumento de esta sustancia proporciona una alta velocidad de contracción muscular y potencia. Es el método que se estaría aplicando en velocistas.

¿Doping genético en Beijing 2008?

En la III Conferencia Mundial sobre Doping, la Agencia Mundial contra el Doping (WADA) advirtió que los primeros casos de doping genético podrían suceder en los próximos Juegos Olímpicos. El presidente de la WADA, Richard Pound, puntualizó: “No sé si será a corto o largo plazo, pero parece inevitable que el doping genético llegue a las competencias”.
Algunos especialistas confían en que Beijing estará libre del nuevo método. “En principio, la terapia genética en el deporte suena a ciencia ficción –aclara Pablo Dragotto, cardiólogo y médico deportólogo–. No creo posible que surja algún caso en los Juegos Olímpicos”. Loles Vives, recordwoman española de los 100 metros y bióloga, recuerda un dato importante: “Si suceden casos de doping genético, no existirá ningún método que permita detectarlos”. Evidentemente, el doping genético le lleva ventaja a los controles.

Conejillos en peligro

Lo peor de la transferencia genética no es que viole los reglamentos: es una aberración desde su punto de partida. Ni siquiera respeta un principio fundamental de la bioética, que declara que los conocimientos sobre genética deben usarse en beneficio de la humanidad y no para intereses privados. El éxito de la terapia genética (hoy limitada a atletas de elite que aseguren ganancias ante una inversión tan grande) generaría que, en el futuro, las empresas biotecnológicas modifiquen a los atletas desde la adolescencia, aniquilando su desarrollo natural.
Otras formas de doping han arruinado atletas en el pasado y ni siquiera se habían animado a la osadía de atentar contra la evolución humana. ¿Probabilidades de que esta terapia no tenga consecuencias negativas? Muy pocas. “Si se usa en atletas –se indigna el Dr. Dragotto– se estaría cometiendo uno de los más graves delitos dentro de la ciencia: la experimentación humana sin cumplir las etapas normales de la investigación clínica”.
También se discute si las modificaciones pueden ser permanentes, o hasta hereditarias. Si se mantienen en el organismo, podrían generar cánceres y otras enfermedades por la falta de adaptación del organismo. Los hijos de los atletas, al menos, estarían a salvo. “La terapia genética no afecta a las células germinales (óvulos o espermatozioides), que son las encargadas de marcar los carácteres hereditarios. Y la terapia genética germinal no está autorizada en ningún país”, detalla Loles Vives. “La sola idea de intentar alterar el ADN de una persona es peligrosa –remarca el Dr. Maldonado–. El uso de eritropoyetina, por ejemplo, puede llevar a un IAM, un Infarto Agudo de Miocardio; o a una embolia; o a una hipertensión arterial... El atleta corre los riesgos: es la consecuencia de toda la locura que lo rodea. Pero el doping es incontrolable, el mismo profesionalismo va presionando para que lo acepten. Es una pelea contra molinos de viento. Cuando se descubre la manera de luchar contra un modo de doping, surge otro. Y el deportista es la víctima: es un ratón de experimento”.

>>Información básica sobre el doping genético
La terapia genética (o doping genético) no es fácil de entender. Ésta es la forma más sencilla de explicarla: se trata de insertar genes ‘artificiales’ dentro de una célula. Cada persona tiene unos 30 mil genes, que son los que nos definen como seres humanos (nuestra agilidad, inteligencia, modo de caminar, etc.). Modificar un gen es modificar la estructura de una persona. Por lo tanto, es peligroso. Esos genes ‘artificiales’ les dan a las células capacidades que antes no tenían, pero la terapia genética está prohibida: otorga ventajas en una competencia deportiva y es perjudicial para quienes la sufran. Si aún no es más usada no es por una cuestión ética, sino porque cuesta mucho dinero desarrollarla.

PUBLICADO EN FOX SPORTS EDICIÓN ARGENTINA (Nº14) Y PUERTO RICO (Nº17), JULIO DE 2008.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Cuando Vélez se volvió loco

SE CUMPLEN DIEZ AÑOS DESDE QUE MARCELO BIELSA LOGRÓ, CON EL CLUB DE LINIERS, EL TÍTULO QUE LO IMPULSARÍA A LA SELECCIÓN ARGENTINA: EL CLAUSURA '98.

“Estoy feliz porque voy a dirigir a uno de los planteles más prestigiosos del fútbol argentino”.
El 29 de agosto de 1997, luego de los exitosos ciclos de Carlos Bianchi y Osvaldo Piazza, Marcelo Bielsa asistía a su primer entrenamiento como director técnico de Vélez. Llevaba cuatro años sin trabajar en Argentina: tras sus títulos en Newell’s Old Boys había partido a México.
No pidió refuerzos y rápidamente comenzó a elaborar en el plantel la idea de dejar de lado la tradicional línea de cuatro defensores, para jugar con tres. Mauricio Pellegrino, Sebastián Méndez, Víctor Hugo Sotomayor y Raúl ‘Pacha’ Cardozo fueron algunos de los ‘afectados’ por la modificación táctica. Y no les gustó.
“Es un país individualista, urgente. Se palpa que hay más disposición para los proyectos personales que para los colectivos”, decía Bielsa cuando le preguntaban cómo veía a la Argentina luego de sus años en el exterior. Su valiente reflexión social se demostraría también en el aspecto futbolístico.
La conjunción Vélez-Bielsa comenzó con 3 triunfos (incluidos un 5-0 y un 3-0) y 2 empates. Desapareció la estampilla que traía de ‘técnico defensivo’, porque paraba en el campo a un equipo osado. Pero lo que dejaba dudas, paradójicamente, era la defensa, en especial luego de un partido que iba ganándole 3-0 a Ferro y terminó 3-3. Los hinchas ya habían chiflado al equipo y al técnico durante un triunfo 2-1 ante Gimnasia de Jujuy, y el empate en el clásico agravó los enojos. Finalmente terminó 4º en el Apertura ‘97, con 32 puntos.
“La gente quedó desencantada con mi gestión: advierte que sólo cambiaron la posición en la tabla y el técnico”.
Bielsa no era ni Bianchi ni Piazza. Traía sus propias convicciones que, según él, son lo único que no puede sustituirse. Mientras armaba el equipo para afrontar el Clausura ’98 recibió al único refuerzo, Fernando Pandolfi, quien retornaba de Italia. Pero, durante los torneos de verano, la incomodidad que sentía el plantel con su forma de entrenar y hacer jugar al equipo empeoró cuando se enfrentó a José Luis Chilavert, arquero y estrella de Vélez. “Para mí, todos ustedes son iguales”, le dijo Bielsa al plantel durante una práctica. “Yo no soy igual a los demás, usted tiene que valorar los títulos”, respondió Chilavert y dejó la concentración. El paraguayo mediatizó la disputa y el entrenador guardó silencio. Parecía que no había modo de juntarlos, pero solucionaron sus diferencias en una charla privada que reconocerían años después.
“El éxito convence y produce arraigo. Lo difícil es convencerse primero para llegar al éxito después”.
Otra ‘máxima bielsista’ puesta en práctica: insistió e insistió con sus ideas, hasta convencer al plantel, que antes lo miraba con desconfianza, de cuál era el camino. Es cierto, los resultados llegaron rápido, como un 3-0 a Unión con dos goles del ‘Pato’ Camps; o el 3-2 al Boca del ‘Bambino’ Veira.
Experimentó, se animó, atacó Bielsa con su Vélez. Hasta incluyó a cinco delanteros desde el inicio en el partido ante Argentinos Juniors. Curiosamente, pese a Cordone, Pandolfi, Camps, el ‘Cholo’ Posse y Darío Husain, terminó 0-0.
“No cambió nada desde el torneo anterior. Estructuralmente es el mismo equipo: tres delanteros, un volante de ataque y un defensor subido a la mitad de la cancha cuando el rival juega con dos atacantes”.
El mismo Bielsa explicaba cómo jugaba Vélez, sin advertir que quizá sí había cambiado algo: la convicción. Los futbolistas terminaron por confiar en un tipo que defendía sus ideas con argumentos, que solucionaba sus diferencias cara a cara y que respetaba y exigía a todos por igual.
3-0 a Independiente, 6-1 a Colón, 4-1 a Ferro… Vélez era ofensivo y goleaba seguido, y sus hinchas terminaron de sacarse el sombrero ante Bielsa el 31 de mayo de 1998. Ese domingo, con gol de Martín Posse, derrotó 1-0 a Huracán y se consagró campeón una fecha antes del final del Clausura. Gimnasia La Plata cayó en Rosario ante Newell’s y no pudo estirar la definición.
“Cuando llegó a Vélez no lo aceptamos, veníamos de cuatro años diferentes –reconoció Christian Bassedas tiempo después–. Los jugadores cometimos errores con él, por inmadurez o por creer que las sabíamos todas. Pero terminamos todos contentos y convencidos”. Bassedas, Camps y Pandolfi eran los generadores de fútbol de aquel Vélez, intentando abastecer a velocistas como Cordone, Camps y Darío Husain. A la hora de correr y recuperar la pelota, ahí estaban Compagnucci, Claudio Husain, Federico Domínguez y Castromán. Más la línea de tres, por fin aceptada, el mítico Chilavert en el arco… y al costado, en cuclillas y con el chupetín que le sirvió para dejar el cigarrillo, el tipo que consiguió llevar su locura a las tribunas del Fortín, el mismo hombre que meses después trasladaría sus convicciones a la Selección Argentina: Marcelo Bielsa.


PUBLICADO EN LA PÁGINA WEB DE FOX SPORTS, MAYO DE 2008

miércoles, 28 de octubre de 2009

Racing: esperando el milagro

DESCENSO, QUIEBRA, EXORCISMO, PROMOCIÓN... LOS ÚLTIMOS 25 AÑOS DE RACING ESTUVIERON MARCADOS POR EL SUFRIMIENTO Y POR UNA INCREÍBLE MALA SUERTE, PERO LA ACADEMIA RESISTE. ¿CUÁNDO TERMINA EL CALVARIO?

Racing es único. Su historia, rica en glorias, penas, asombros y surrealismo, acumula páginas aceleradamente. Los de Racing, esos fenómenos de la naturaleza que repiten la sensación de tristeza y desazón y angustia y esperanza arremolinadas en una bolsa de 90 minutos, esos tipos que andan por la vida izando un amor absolutamente imperfecto por la existencia, sólo piden respirar. Desde el 18 de diciembre de 1983, cuando La Academia perdió 4-3 contra Racing de Córdoba y cayó por primera vez al infierno de la B, los castigos se sucedieron, como si nunca purgara su injusta condena...
*1983. Desciende el mismo año que su clásico rival es campeón y lo enfrenta en su ‘despedida’: pierde 2 a 0.
*1985. Pese a que le gana 4-0 a Atlanta la primera final por el ascenso, los jugadores se enteran en el vestuario de que la diferencia de goles no cuenta. En la revancha sufre hasta el final, pero empata 1-1 y vuelve a Primera.
*1986. Por una reestructuración del fútbol argentino, el club no juega durante seis meses. Para pagar los sueldos, le alquila el plantel a Argentino de Mendoza... que sale 5º en un torneo regional.
*1988. Llega puntero a la 19ª fecha, contra el escolta Boca. Pero un hincha le arroja una bomba de estruendo a Navarro Montoya, el partido se le da por ganado a Boca y a Racing le descuentan dos puntos. El equipo se cae anímicamente y gana apenas 3 de los 19 juegos restantes. Termina 9º.
*1991. Comandado por Rubén Paz, pelea el Torneo Clausura palmo a palmo con Boca. Una fecha antes de enfrentarlo, el uruguayo le mete un gol a Mandiyú... y se lesiona en la misma acción. No juega en La Bombonera y Racing pierde 6-1.
*1993. Llega líder a cuatro fechas del final del Apertura. Le va ganando 2-0 a Ferro y hay fiesta, pero al ‘Loco’ Dalla Líbera lo echan por festejar, Ferro mete dos goles en tres minutos y luego Racing pierde el torneo... por un punto.
*1995. Capria, Delgado y el Piojo López empujan una racha de cuatro triunfos seguidos y llega con chances a la última fecha del Apertura. Sólo necesita que Vélez pierda con... Independiente. El Fortín gana 3-0 y Racing es subcampeón.
*1996. Mientras pelea la punta del Clausura, le gana 1-0 a Estudiantes y Carlos Bossio empata de cabeza: primer gol de jugada de un arquero en Primera División. Dos fechas después va derrotando 2-0 a Huracán, que descuenta con un gol en claro offside a los 42’ del ST y empata con otro en contra a los 44’.
*1997. Llega a semifinales de la Copa Libertadores, pero es eliminado por Sporting Cristal. Un ex Racing, Asteggiano, hace un gol decisivo. Meses después, un partido por la Supercopa se pone en riesgo por una deuda con los empleados. Mientras los equipos esperan en el vestuario, se llega a un arreglo. Se abren las puertas y el partido comienza media hora tarde.
*1998. Se realiza un exorcismo en su estadio para ahuyentar los malos espíritus. Minutos después, pierde 2-0 el amistoso con Colón. En junio se consuma su 2ª peor campaña. Ya debe 34 millones de dólares y Daniel Lalín declara la quiebra del club. Con jugadores que llegan a préstamo, gana 4 partidos y empata 4 en la Copa MERCOSUR, pero queda eliminado ante San Lorenzo al patear 4 penales... y errar los 4.
*1999. Lo dirigen tres entrenadores a la vez: Gustavo Costas, Humberto Maschio y Roberto Zapata, que ni siquiera se lleva bien con los otros dos. Aun así, gana el Torneo de Verano y llega entusiasmado al Clausura. Días antes de iniciar el torneo, la síndico Liliana Ripoll afirma: “Racing Club Asociación Civil ha dejado de existir”. El discurso posterior del presidente Lalín se interrumpe cuando le arrojan un redoblante en la cara. Ese fin de semana, 30 mil hinchas van a la cancha aunque Racing no puede jugar. En mayo, Lalín renuncia y se encara una etapa de austeridad: debuta perdiendo 7-0 contra Palmeiras por la Copa MERCOSUR.

*2000. Ese equipo austero busca la punta del Clausura, pero un día antes su símbolo, ‘Teté’ Quiroz, se retira. Tras el homenaje, Racing pierde 2-0 contra el último, Ferro, y comienza una racha de 13 partidos sin ganar. 14 jugadores son rematados en una búsqueda desesperada de la Justicia por conseguir dinero. Se impiden las ofertas y todos quedan libres. En el Apertura gana sólo un partido y finaliza último: la peor campaña de la historia. A fin de año, Blanquiceleste S.A. obtiene el gerenciamiento del fútbol de Racing.
*2001. Bastía mete el primer gol del año: desde afuera del área, de taco y en contra. Pelea la punta, pero cae 0-4 ante Almagro con dos goles en contra. Erra dos penales en tres minutos contra Lanús y sólo empata 1-1. Se salva del descenso a una fecha del final. Seis meses después, dirigido por ‘Mostaza’ Merlo, queda a un paso de consagrarse campeón, pero en Argentina hay corralito, estado de sitio, caos y el torneo se suspende. Festeja el 27 de diciembre, sufriendo hasta el final ante Vélez. Los hinchas invaden el Cilindro de Avellaneda, la cancha de Vélez y el Obelisco.
*2003. Gana 4 partidos y empata 4 en la Libertadores, pero queda eliminado por penales ante América de Cali luego de que Campagnuolo atajara uno decisivo anulado por adelantamiento. El entrenador, Ardiles, renuncia esa noche. En el Apertura comienza derecho, pero Vélez, último y sin puntos, le empata al final un partido que ganaba 3-0. Luego, Ángel Cappa renuncia cuando acumulaba 7 partidos sin perder.
*2004. Es único puntero del Apertura, pero pierde 8 partidos de 9 y renuncia el ‘Pato’ Fillol. Con el DT interino, Guillermo Rivarola, gana 5 partidos seguidos: de locos.
*2005. Lidera tras derrotar a Boca e Independiente, pero el campeonato se le escapa luego de igualar ante Huracán de Tres Arroyos y de que Almagro le empate en el minuto 91. En el Apertura asume ‘Teté’ Quiroz y pierde sus 5 primeros partidos.
*2006. Suma un punto en los primeros 5 partidos del Clausura. El ‘Cholo’ Simeone se retira para tomar la dirección técnica, pero Racing no gana en las primeras 13 fechas. El gerenciador Marín es reemplazado por Fernando De Tomaso, que anuncia el retorno de ‘Mostaza’ Merlo justo cuando Simeone gana 4 partidos seguidos, lo salva del descenso y la gente pide que siga. Se va ovacionado. Un año después sería campeón con Estudiantes.
*2007. Contrata a Pellerano, Romagnoli, Nico Cabrera y el Piojo López, pero gana un partido de los 9 primeros y Merlo renuncia. Gustavo Costas, multicampeón en Paraguay, vuelve al club. Mientras realiza una muy buena campaña, De Tomaso le ofrece el cargo a Antonio Mohamed. Costas piensa en renunciar, pero el pueblo de Racing le pide que siga. Nueve fechas después sí se va, luego de un 0-3 con Huracán en el que Racing termina con 8 jugadores.
*2008. Miguel Micó, invicto en sus 5 partidos como interino, es oficializado y participa de una misa organizada para pedir que Racing se salve del descenso. La Academia domina a San Lorenzo, pero pierde por un gol de Bergessio, que le pide perdón a los hinchas. Le gana 1-0 a Estudiantes, pero se lo dan vuelta en dos minutos. Pierde contra San Martín de San Juan, dirigido por... ‘Teté’ Quiroz. Micó renuncia sin triunfos y asume Juan Manuel Llop. En su segundo partido, Lanús le empata un partido que ganaba 3-0. Luego pierde sobre la hora contra Rosario Central con un gol casual; y Boca le da vuelta un 0-1 con un gol ilegal y otro en el minuto 95. Llega a la última fecha en zona de Promoción: para salvarse debe ganarle a Colón...
La maldición no tiene fin. Hoy, Racing juega contra sí mismo. Sus fieles ya no piden títulos ni hazañas. Piden aire. Se respira en las tribunas el sabor a Juicio Final. Racing parece enfrentar la prueba máxima de su existencia, aun para corazones que descendieron, quebraron, desaparecieron durante horas. Juega un torneo paralelo: el de las utopías, el de padres e hijos, tíos y sobrinos, amigos que se sostienen mutuamente con la insostenible certeza de que alguna vez respirarán en paz.
Cornisa infinita esta vida de Racing, que camina a veces con miedo exagerado y a veces con valentía admirable. Los de Racing van por la vida a cara descubierta, con la sonrisa siempre atragantada, con nostalgia inversa: extrañan un futuro mejor. ¿De dónde sacan fuerzas para estar una y otra y otra vez en la misma tribuna, en la misma atmósfera irreal, en el mismo sueño? Para mantenerse en Primera, para que una empresa no les robe, para que funcione su escuela: para no morirse gritan los de Racing. Están al borde del descenso, llenos de confusión, arrasados por la angustia por milésima vez. Pero, en algún instante, sonreirán. Alguien, ingenuo, osado, les preguntará por qué. Y, con lo que les queda de garganta, responderán, irrefutables: “Porque soy de Racing”.


5 Racing perdió sus últimas 5 series de penales. No gana una desde 1998 (a Boca en el verano).

4 ... veces no ganó tras ir arriba 3-0 desde 2003. A ningún otro grande le pasó.

1 ... goleador del torneo tuvo desde 1969: Licha López. En ese lapso, River contó con 14.

4 ... partidos ganó en 2000 de los 43 que jugó: empató 16 y perdió 23. Tuvo 5 DT.

8 ... años sin que un jugador de Racing meta 3 goles en un partido: Estévez a Unión, en 2000.

30 ... goles Le anotaron ex Racing desde 1998. Entre otros, Delgado, Fuertes, Michelini y Bergessio.

>>Andres Gaitán hizo un gol en su carrera: para Huracan (Corrientes) a Racing, donde luego jugó y marcó 3 tantos más... en contra.

“Sólo queremos un club de la gente”
¿Qué papel juega la hinchada de Racing en medio del caos, las derrotas, el sufrimiento? El de la constancia, el de la fidelidad. El dato suena increíble: en este Clausura 2008, La Academia ocupa el tercer lugar en la tabla de recaudaciones, sólo detrás de River y Boca. Sí: el equipo marcha anteúltimo, pero la popular de Racing estuvo completa durante todo el torneo. La gente se expresa a través de las canciones: gritan “Racing es de la gente, no de los dirigentes, reaccionemos a tiempo, fuera Blanquiceleste” y aseguran que a De Tomaso no le importan “Villa del Parque, la escuela y el predio”, esto último en relación al predio ‘Tita’ Matiussi, el primero construido y manejado por hinchas de un club. El inminente alejamiento de Blanquiceleste tras la intervención judicial parece abrir una esperanza, aunque en Racing siempre se sueña en puntas de pie. Es la hora de la reconstrucción, de cumplir con el pedido que también cantan los hinchas: “Sólo queremos un club de la gente”.

PUBLICADO EN FOX SPORTS (EDICIÓN ARGENTINA) Nº13, JUNIO DE 2008.

viernes, 23 de octubre de 2009

¡U-ru-guayo!

Cuevas, un mimado de esta redacción, ganó junto a Horna el dobles en Roland Garros.

Pablo Cuevas nació en Concordia (de donde es oriundo su padre Gabriel) el primer día de 1986. Su madre, Lucila, es de Salto, donde él creció uruguayo. En febrero de 2007, cuando figuraba 249º en la ATP, lo entrevistamos para nuestra edición latina: “Quiero dejar bien parado a Uruguay”. La nota se repitió un año más tarde y Cuevas, entonces ya 91º, posó con la revista y afirmó: “No quiero ser noticia porque jugué un Grand Slam, sino porque llegué a octavos o a cuartos”. Y se pasó: junto al peruano Luis Horna (27 años, entrenado por el argentino ‘Pancho’ Mastelli) conquistaron el título de dobles de Roland Garros. Además, dejaron ‘bien parados’ a Uruguay, Perú y también, claro, a Argentina.

POR PABLO SCOCCIA Y MARTÍN ESTÉVEZ, PUBLICADO EN FOX SPORTS (EDICIÓN ARGENTINA) Nº13, JUNIO DE 2008

miércoles, 21 de octubre de 2009

Boleta de calificaciones

EL FIN DE LA TEMPORADA ES EL MOMENTO IDEAL PARA ANALIZAR EL RENDIMIENTO DE LOS FUTBOLISTAS MEXICANOS EN EUROPA.

La muy buena adaptación de la nueva generación fue la principal noticia de la temporada para los futbolistas mexicanos. Guardado, Héctor Moreno y, en menor medida, Vela y Giovani dos Santos demostraron que los éxitos no se limitan a los consagrados.
Guardado y Vela en España, y Moreno en Holanda, se convirtieron en piezas importantes pese a su juventud. Gio, en cambio, aprovechó lesiones de sus compañeros para jugar muchos minutos, pero no brilló ni mucho menos: no es fácil cargar con tanta responsabilidad.
Entre los más experimentados hubo buenas y malas. Carlos Salcido ratificó su gran nivel y consiguió su segundo título consecutivo en la liga de Holanda, mientras Antonio De Nigris dejó atrás años de dudas y vivió su mejor temporada en Europa, destacándose tanto en Gaziantepspor como en Ankaraspor. En tanto, la mala campaña del Stuttgart afectó a Pardo y Osorio, que no pudieron trascender como lo hicieron en la 2006/07; y a Nery Castillo le fue decididamente mal en su paso por Ucrania.
En torneos menores, Javier Iturriaga aún pelea por mantenerse en Segunda ‘B’ con el Lorca español, mientras que, en abril, José Alfonso Rippa empezó de buena manera junto al BK Häcken, en la Segunda División de Suecia.

Carlos Salcido (PSV Eindhoven, Holanda)
Fundamental en la defensa de su equipo, que ganó el bicampeonato. Jugó 33 de los 34 partidos y se lució. ¿Pasará a Chelsea?

Andrés Guardado (La Coruña, España)
Espectacular primer año en Europa. Colaboró con talento y goles para que el Depor se recuperara de un mal inicio.

Antonio De Nigris (Ankaraspor, Turquía)
¡Renació! Sumaba 7 goles en 3 años en Europa y en 2007/08 marcó 14 (más 2 en la Copa). Volvió al Tri tras varios años.

Héctor Moreno (AZ Alkmaar, Holanda)
Debutó en marzo en un equipo a la deriva y fue clave: marcó en el primer triunfo tras 14 fechas. Con él, AZ perdió sólo 1 de 8 juegos.

Carlos Vela (Osasuna, España)
Debutó tarde y comenzó siendo suplente. Se ganó la titularidad a los 19 años: no es poco. Marcó 3 goles. El balance final dependerá de si su equipo desciende o no.

Giovani dos Santos (Barcelona, España)
Jugó más de lo esperado y rindió menos. Sólo anotó un gol en la Champions y fue suplente de Bojan Krkic. Pero tiene gran futuro.

Guillermo Franco (Villarreal, España)
Sigue siendo suplente en un equipo que hace historia. Había hecho 2 goles en la liga anterior; en ésta suma 6 (más 1 en Copa UEFA).

Aarón Galindo (Eintracht Frankfurt, Alemania)
Empezó sin chances y en su debut como titular (12ª fecha) se ganó el puesto. Le aportó regularidad a un equipo irregular.

Pavel Pardo (Stuttgart, Alemania)
Su equipo estuvo lejos de defender el título de la temporada anterior y fracasó en la Liga de Campeones. Pavel mostró un nivel más bajo que el habitual.

Ricardo Osorio (Stuttgart, Alemania)
Estuvo tres meses sin jugar por lesión, ya no es titular indiscutido (impensado un año antes) y Stuttgart anduvo mal.

Rafael Márquez (Barcelona, España)
Mal año: el Barça perdió todo lo que jugó, él sufrió lesiones y hasta se perdió el partido clave con Manchester por suspensión.

Nery Castillo (Manchester City, Inglaterra)
No valió los 15 millones de euros que pagó Shakhtar. Hizo sólo un gol y se fue a la Premier League… ¡donde no hizo ninguno!

PUBLICADO EN FOX SPORTS (EDICIÓN ESTADOS UNIDOS) Nº25, JUNIO DE 2008.

viernes, 9 de octubre de 2009

Juegos de Estrellas

¿EN BEIJING HABRÁ DEMASIADAS FIGURAS Y NO VAS A TENER TIEMPO PARA SEGUIR A TODOS? NO PASA NADA: TE AYUDAMOS CON UN LISTADO DE LOS DEPORTISTAS QUE PUEDEN SER HÉROES OLÍMPICOS.

Es imposible, de verdad. Muchos fanáticos del deporte lo intentaron en ediciones anteriores, pero es imposible. Nadie podrá ver absolutamente todo lo que ocurra en los Juegos Olímpicos Beijing 2008. Serán 19 días, 28 deportes y 302 eventos, algunos de los cuales sucederán simultáneamente. Imposible lograrlo. ¿Y entonces? Todos seremos seleccionadores: habrá que elegir qué mirar. En Fox Sports nos anticipamos a ese dilema y ya preparamos un listado de las estrellas de los Juegos, de los deportistas que nadie debe dejar de ver.
En básquet, Estados Unidos buscará venganza. En Atenas 2004 fue eliminado por Argentina y, en Beijing, la milésima versión del ‘Dream Team’ incluirá a dos integrantes lujosos: Kobe Bryant (Jugador Más Valioso de la NBA, 3 veces campeón con Los Angeles Lakers) y LeBron James (Novato del Año en 2004, el más joven en sumar 10.000 puntos en la NBA). No será fácil: tendrán rivales como España, Rusia y Argentina, que contará con el mejor latinoamericano de la historia, Emanuel Ginóbili. No es nacionalismo, Manu ya está al nivel de las grandes estrellas: campeón de Europa, de la NBA, ganador del oro en 2004... Verlos por separado será una delicia, pero si se cruzan ya sería histórico.
A diferencia de Juegos anteriores, en Beijing estarán los mejores tenistas. Como si se tratara de un Grand Slam más, se vivirá el fantástico duelo entre los líderes del ranking: el suizo Roger Federer (Nº1 desde 2004, ganó 54 títulos y 12 Grand Slams) y el español Rafael Nadal (Nº2 desde 2005, ganó 27 títulos y cuatro veces Roland Garros). Entre las mujeres, luego del retiro de Justine Henin, las miradas estarán sobre la rusa Maria Sharapova. En parte porque es la número 1 del mundo y ganó el Abierto de Australia este año. Y en parte, también, por su irredimible belleza.
Los planteles de los equipos de fútbol se conocerán a último momento, pero una figura con muchas posibilidades de participar es Robinho (campeón de España con Real Madrid, de América y de la Copa Confederaciones con su Selección). El mejor jugador de la Copa América 2007 suma más de 100 goles y, a los 24 años, quiere regalarle a Brasil su primera medalla de oro en fútbol. Argentina, principal adversario, espera una confirmación. ¿Estará Lionel Messi en Beijing? Campeón mundial juvenil y campeón de Europa, brilla en Barcelona (2º mejor jugador del planeta en 2007) y parece que será el conductor del equipo del 'Checho' Batista.
Otro fenómeno de los deportes en equipo del que podremos disfrutar es Giba. Superfigura del voley (dos veces campeón del mundo y seis de la Liga Mundial), a los 31 años buscará repetir el oro que consiguió con la Selección de Brasil en 2004.

Solos contra todos
Aunque la natación y el atletismo incluyen disciplinas grupales, las pruebas más prestigiosas son individuales. Michael Phelps aprovecha ambas modalidades. El estadounidense, uno de los dos mejores nadadores de la historia, ganó 6 medallas de oro y 2 de bronce en Atenas 2004, y 7 oros en el Mundial de Melbourne 2007. En Beijing intentará superar las 7 medallas doradas que logró Mark Spitz en 1972.
El sorprendente australiano Eamon Sullivan, en tanto, tendrá la presión de sostener su altísimo nivel de los últimos meses, en los que batió el record en 50 metros libre. Y Kirsty Coventry buscará más hazañas: oro en 200m espalda en Atenas, en el Mundial 2005 fue la única representante de Zimbabwe y, aun así, su país finalizó 3º gracias a sus 4 medallas.
El atletismo es el deporte que reparte más medallas y también el que presentará más estrellas. Asafa Powell era el hombre más rápido del mundo (9s74 en los 100m) hasta que otro jamaiquino, Usain Bolt (21 años) marcó 9s72 en mayo. Ambos tendrán uno de los grandes desafíos de los Juegos ante el estadounidense Tyson Gay (oro en el Mundial 2007). Y el cruce se repetirá en los 200 metros, donde el favorito es Gay.

Usain Bolt


También será recomendable admirar a Jeremy Wainer, dominador de los 400m. El estadounidense ganó en Atenas 2004 y en los Mundiales 2005 y 2007. Si consigue su cuarto oro seguido en torneos importantes, se acercará a las leyendas.
En larga distancia, quizá sean los últimos Juegos de Bernard Lagat (Estados Unidos). A los 33 años, buscará en dos especialidades el oro que se le niega desde Sydney 2000. Es gran favorito en 1.500m (fue plata en Atenas y oro en el Mundial 2007), pero en los 5.000m se cruzará con Kenenisa Bekele, poseedor del record mundial. El etíope también tiene la mejor marca en 10.000m y obtuvo el oro en 2004. ¿Cómo se le puede complicar el triunfo en esa distancia? Si su compatriota Haile Gebrselassie (35 años) decide participar. El recordman en maratón aún no confirmó su presencia en ninguna prueba.
Las mujeres también darán espectáculo, especialmente en pruebas de velocidad, donde habrá tres candidatas: las estadounidenses Sanya Richards (atleta del año en 2006) y Allyson Felix (plata en Atenas 2004, oro en dos Mundiales en los 200m), y la jamaiquina Veronica Campbell (plata en 200m y bronce en 100m en Atenas).
Tres atletas han superado la popularidad de sus especialidades. La rusa Yelena Isinbayeva posee el record mundial de salto con garrocha (5,01m), triunfó en los Juegos de 2004 y en los Mundiales 2005 y 2007. Virgilijus Alekna es héroe de Lituania: ganador de la medalla de oro en lanzamiento de disco en 2000 y 2004, a los 36 años buscará el record mundial. Y Liu Xiang es un ícono local: logró la mejor marca en 110m con vallas y China espera que repita el oro conseguido en 2004.
Para el final del listado internacional, una apuesta fuerte: Shawn Johnson. La gimnasta de 16 años que deslumbró en los Panamericanos y en el Mundial 2007 (7 oros en total) podría ser una de las grandes figuras de los Juegos Olímpicos. ¿Estaremos hablando de la mejor gimnasta de la historia de los Estados Unidos?

Constelaciones argentinas
Ginóbili y Messi serán los dos argentinos de mayor trascendencia internacional, pero en la delegación habrá varias estrellas más. ¿Cómo no considerar así a David Nalbandian? Permanente animador del top ten del Ranking Mundial, es uno de los pocos seres humanos que puede ganarle a Nadal y a Federer en un mismo torneo. Gisela Dulko, en tanto, será la representante femenina en el cuadro de singles.
Los deportes de equipo tienen otros nombres importantes. El fútbol contará muy probablemente con Juan Román Riquelme (campeón mundial juvenil en 1997 y de la Copa Intercontinental en 2000), Sergio Agüero (ganó dos Mundiales Sub 20, en 2005 y 2007), Fernando Gago y Gonzalo Higuaín (ambos campeones de la Liga Española con Real Madrid). Y el básquet tendrá a Fabricio Oberto (campeón de la NBA en 2007) y a Luis Scola (Jugador Más Valioso del Preolímpico de Las Vegas).
Las Leonas juegan siempre con ventaja. Una ventaja llamada Luciana Aymar, la mejor jugadora del planeta, que en Beijing estará acompañada por otras reconocidas figuras del hockey internacional: Magdalena Aicega, Mariana González Oliva y Soledad García.
¿Y en deportes individuales? José Meolans y Georgina Bardach (en natación), Carlos Espínola, Javier Conte y Juan de la Fuente (en yachting) ya son importantes referentes en sus especialidades. Y siempre se espera la aparición de alguna sorpresa.
Ver todo lo que ocurra en los Juegos de Beijing será imposible. Quizá por eso estaremos atentos a ellos, a las grandes estrellas. Porque pueden lograr lo que los simples mortales no: lo imposible.

¿Cuántas medallas puede ganar Argentina?
¿Cuántos habían vaticinado el primer día de los Juegos Olímpicos 2004 que Georgina Bardach ganaría la medalla de bronce en 400 metros medley? La respuesta a esa pregunta explica lo difícil que es imaginar qué o cuántas medallas puede obtener Argentina en Beijing. Pero, claro, hay atletas con más posibilidades que otros.
El podio lo ocupan tres deportes de equipo. Las Leonas, dirigidas por la magia de Luciana Aymar y luego de ganar el Champions Trophy, son candidatas a llevarse el oro. Tras la brillante actuación de 2004 (primer lugar incluido) suena difícil que la Selección de fútbol no alcance, como mínimo, la final. Coloccini, Gago, Agüero, Gonzalo Higuaín y probablemente Lionel Messi integrarán un plantel de lujo, pero cuidado: no siempre hay un Bielsa a mano, y el ‘Checho’ Batista tendrá que enfrentar su primer evento internacional como entrenador.
¿Y el básquet? Parece debilitado sin ‘Pepe’ Sánchez, pero cómo no ilusionarse con que la generación dorada (con Ginóbili, Oberto, Scola, Nocioni) lance un último destello que la ubique entre los cuatro mejores, como en los Mundiales 2002 y 2006, y en Atenas 2004.
En deportes individuales es aun más complicado pronosticar, pero son imprescindibles los nombres de Carlos Espínola (yachting, ya ganó dos platas y un bronce, y participará con Santiago Lange) y del equipo de tenis, liderado por Nalbandian y Juan Mónaco. El yachting, además, tendrá chances en Javier Conte y Juan De la Fuente. Santiago Fernández (remo), Daniela Krukower (judo), Juan Curuchet y Walter Pérez (ciclismo) están a la expectativa. ¿Batacazos? Atención a Cecilia Carranza (yachting), Juan Carlos Dasque (tiro) y Vanina Sánchez Berón (taekwondo). Y no se puede descartar en natación a José Meolans y, claro, a Georgina Bardach.

PUBLICADO EN FOX SPORTS EDICIONES ARGENTINA (Nº13) Y PUERTO RICO (Nº15), JUNIO DE 2008.

martes, 6 de octubre de 2009

Entrevista a David Nalbandian

“Tenemos más chances que nunca”

EN UNA TEMPORADA ESPECIAL PARA ÉL Y PARA EL TENIS ARGENTINO, DAVID NALBANDIAN SE ILUSIONA CON GANAR LA COPA DAVIS Y AFIRMA: "ALGUNOS TENISTAS NO SOPORTAN LA PRESIÓN, PERO A MÍ ME ENCANTA".

"No, no me gusta nada. ¿La verdad? No es algo que disfrute”. David Nalbandian habla de las entrevistas, de la prensa, de las ‘obligaciones’ públicas. Y sonríe, como diciendo ‘¿qué querés que le haga?’. Ocurre que este corpulento muchachote de 26 años sigue bien metido en la pelea entre los mejores tenistas del mundo, semana a semana; es el estandarte de una legión que intenta darle a la Argentina su primera Copa Davis; y, además, acaba de oficializar la Fundación David Nalbandian, que se propone integrar a las personas con discapacidad utilizando al deporte como instrumento. Entonces le enumeramos esos sucesos y le sonreímos, como diciendo ‘¿qué querés que le hagamos?’. Y entiende David, al punto que se larga a hablar incluso antes de que comiencen las preguntas.
“Lo de la fundación lo venía analizando hace bastante tiempo, decidiendo cuál era la mejor posibilidad, cuáles son las mayores necesidades que hay en la gente...”, explica.
–¿Sos consciente de cuánto ayuda tu imagen deportiva en un proyecto así?
–No... Yo creo que ayudar a la gente no depende de la imagen de alguien. Si bien, entre comillas, corro con una pequeña ventaja con respecto a otras fundaciones, el simple hecho de querer ayudar a la gente ya es muy valioso. Llevó un tiempo, pero por suerte pudimos lanzarlo.
David ya anunció que estará en los Juegos Olímpicos, así que tiene calendario completísimo: Roland Garros (desde el 25 de mayo), Wimbledon (23 de junio), la búsqueda de una medalla en Beijing (10 de agosto), el US Open (25 de agosto), la semifinal de la Copa contra Rusia (19 de septiembre) y, quizá, la gran final de la Davis (21 de noviembre). Con una post data fundamental: son justamente todas las figuritas que faltan en el glorioso álbum de Nalbandian. Ganó el Masters 2005 en una final histórica ante Roger Federer, pero los Grand Slams lo vienen gambeteando desde que sorprendió al llegar a la final de Wimbledon 2002. Después lo frenaron en cuatro semifinales: US Open 2003, Roland Garros 2004 y 2006, y Australia 2006.

–Tenés por delante los Juegos Olímpicos, la Copa Davis y tres Grand Slams. ¿Cuál es el objetivo principal?
–No hay uno principal. La verdad es que son todas metas grandes, y todas muy difíciles de cumplir. Lo digo en serio, es imposible decir ‘esto va a llegar primero, esto va a llegar segundo’. A lo mejor no llega ninguno. Se puede lograr una meta, pero también puedo llegar a lograr dos. Eso se ve a medida que pasan las fechas, que se juegan los torneos. Los tenistas tenemos un calendario muy duro todo el año y es muy complicado prepararse solamente para tres, o cuatro, o cinco torneos. Mi objetivo es, cada vez que se presente una situación importante, estar al cien por ciento para cumplir el objetivo.
–¿Es lógico que el calendario sea tan exigente o vos lo modificarías?
–El calendario es muy duro... Muchas veces a mitad de año ya estás muerto por tantos viajes. Además se mantiene la intensidad y la exigencia durante todo el año, para todos. Eso es lo que me sorprende de Federer: que sostiene un nivel sumamente alto toda la temporada, no baja nunca. Al resto nos es difícil mantener el rendimiento: hay cambios de superficies, de pelotas, de horarios... Todo cambia semana a semana y el calendario es muy largo. Es muy difícil mantenerse a un gran nivel todo el tiempo.
–¿Cuál es la solución?
–Yo trataría de reducir la cantidad de torneos. Están intentando hacerlo, pero es difícil. Hay muchas fechas que los organizadores ya tienen pautadas, y también hay una realidad: que hay muchísimos jugadores para todos los torneos.
Nalbandian es uno de los tenistas que resolvió de modo más práctico el dilema del calendario: juega poco. Sabe que es clave en la Davis y sigue mirando con ganas a los grandes torneos, a los Grand Slams, entonces falta seguido a los campeonatos ‘chicos’ del circuito ATP ¿Hasta qué punto David juega poco, comparándolo con el resto de los mejores? En 2006 fue el Top 40 que menos torneos disputó: 17. Y en 2007 también, jugando apenas 15.
–¿Tu inconstancia tiene que ver con un deseo de escaparte del tenis, necesitás tener más semanas libres que el resto?
–No soy el único. Federer se toma más semanas que yo, porque él no juega la Copa Davis, que es un evento muy desgastante. Si jugás una serie, te perdés la semana anterior y la semana posterior. En total perdés tres semanas. Por eso Roger juega algún torneo más que yo en el circuito. Y no es menor lo de la Davis: termino muy cansado, porque además juego los tres días. Por eso mecho los torneos más importantes con algunos más chicos, que sirven como preparación.
Termino muy cansado
, dice Nalbandian sobre la Copa Davis, pero la sigue jugando. No es un torneo más para él. Más allá del (ya repetidísimo) juego de palabras de los medios de comunicación de hablar de la ‘Copa David’, hay una evidencia: el tipo se siente cómodo en medio de esa mezcla de nacionalismo, esfuerzo físico, gritos, hinchadas participativas y, claro, bastante de tenis que tiene la Copa. Suma 25 triunfos (sólo detrás de Vilas y Clerc) y llegó a semifinal en 2002, 2003 y 2005, final en 2006... Argentina y Nalbandian andan rondando el primer título de la historia...
–La impresión general es que vos tenés cuatro chances por temporada de ganar un Grand Slam, pero que en la Copa Davis el año es éste. ¿Lo sentís igual?
–Ojalá, ojalá que sí. Uno nunca sabe cuándo una serie se puede complicar o no. Eso lo sabés en el momento. Y también depende de mis compañeros. Entonces es difícil... Este año, por jugar varias series de locales, tenemos más chances que nunca si lo comparamos con otras veces. Eso es lo que estamos intentando aprovechar. Tenemos que estar cien por ciento preparados para afrontar cada compromiso. Ante Rusia o ante quien sea.
–En la serie contra Suecia se vio una imagen tuya, muy conmovido, que nunca mostrás en el circuito. ¿A qué se debió esa emoción tan profunda?
–Yo creo que fue... Fue una mezcla de todo. Estaba mal, había jugado toda la serie sin saber cómo iba a reaccionar mi pierna por la lesión que arrastraba; hubo un bajón porque Chucho (José Acasuso) había perdido el viernes; jugué el sábado, y lo hice bien; pero el domingo me levanté para jugar y en la entrada en calor sentí que la pierna no estaba en un cien por ciento. En ese momento me entró un poco de duda, y ya en el partido todo se me hizo muy cuesta arriba, todo difícil. La cancha lenta, pesada, Soderling jugaba muy bien, metía todo... Y yo no le encontraba la vuelta al partido, corriendo, cansándome... La presión de jugar en Argentina, de tener que ganar como local... Las lágrimas y la euforia fueron un desahogo por todo lo que pasó en esa semana de Copa Davis. No fue por algo particular que haya pensado en ese momento. Fue un gran descargo, un desahogo. Necesitaba liberar la tensión que acumulé durante toda la semana.

Como si no le alcanzara esa tensión que vive dentro del rectángulo de 24x8, Nalbandian busca todo el tiempo emociones fuertes, nuevas. Es conocido su gusto por las actividades extremas: manejar a altísima velocidad (posee su propio equipo de rally), nadar con tiburones o practicar bungee jumping (o sea, saltar desde una estructura fija al vacío sostenido por una cuerda elástica), por nombrar algunos de sus pasatiempos. “De chico me trepaba a los árboles más altos y jodía con esas cosas”, recordó alguna vez. Busca el vértigo, la adrenalina, consciente o inconscientemente. Incluso, dentro del campo de juego: disfruta el desafío de ir perdiendo, de ir en desventaja, de ir de punto. David ganó 58 partidos en los que perdió el primer set. Y hasta dio vuelta 5 partidos en los que perdía 0-2: contra Andy Murray y Federer en 2005, Michael Berrer en 2006 y Janko Tipsarevic y Sebastien Grosjean en 2007. En encuentros que llegaron hasta un quinto set, tiene una marca de 18 triunfos y 9 derrotas. Rico menú para un psicólogo: el del tipo que necesita saberse cerca de la derrota para construir un triunfo.
–¿Sentís que en esas situaciones límite, de presión, es cuando aparece el mejor Nalbandian?
–Es que siempre pienso: ‘Llegar hasta acá y perderlo... ¡para eso me quedo en mi casa!’. Hay que poner todo en ese momento. Me digo ‘ahora tengo que dejar todo, pase lo que pase’. Hay jugadores que no soportan esa presión, los momentos difíciles de un partido, y a mí me gustan. ¡O estoy acostumbrado, por la cantidad de veces que me tocó sufrir hasta el final! Pero siento la adrenalina, son momentos muy especiales que a mí me gustan...
–Justamente adrenalina es algo que buscás permanentemente fuera del tenis. ¿Lo que sentís en la cancha, en esos momentos de tensión, es similar?
–Tenés adrenalina, tenés presión, pero es distinta. Es otro clima, completamente diferente, otro tipo de concentración y también otro tipo de disfrute. Las cosas que hago fuera de una cancha de tenis es como que son... más intensas. Más intensas y más cortas. En el tenis, en cambio, tengo que estar mucho más concentrado, más enfocado en cada movimiento. Y, como pasó en la serie ante Suecia, te desahogás de golpe. Es muy difícil de comparar, pero lo que puedo decir es que es muy distinto. Me encanta lo que siento jugando al tenis, pero lo que hago fuera de la cancha es todavía más fuerte.


ARTÍCULO DE PORTADA DE FOX SPORTS EDICIÓN ARGENTINA Nº12 (MAYO DE 2008). TAMBIÉN FUE PUBLICADO EN LA EDICIÓN PUERTO RICO Nº15.

¿Por qué Nalbandian está en nuestra tapa?

“¿Juega Malalbaldian?”, me pregunta mi abuelo Víctor. Nació hace 82 añitos en una aldea ucraniana, no sabe mucho de tenis y, a veces, pronuncia mal los apellidos. Mi abuelo no tiene idea de quiénes son Calleri, Zabaleta, Mónaco, Del Potro y, ya que estamos, ni Oberto, ni Spataro, ni Luciana Aymar, ni Bardach. Pero, aun pronunciándolo mal, sabe bien quién es David Nalbandian. ¿A qué viene todo esto? A explicar hasta qué punto creció David. Allá por febrero de 1998, cuando Hernán Gumy caía al puesto 101º, Argentina quedaba sin tenistas Top 100 por primera vez desde la creación del Ranking ATP. Y nuestro tenis tocaba el punto más bajo desde que un tipo de vinchita (un tal Guillermo Vilas) lo popularizó.
Hoy absorbemos tenis todo el tiempo. No hay semana en la que no escuchemos (incluso los desinteresados) los resultados de Cañas en Miami, los de Vassallo Argüello en Acapulco o los de Federico Paskvan (tranquilos, yo tampoco lo conozco... todavía) en un Future en Cuba. Los argentinos invadieron el Top 100 como nunca antes y por televisión pasan todos los torneos importantes, por Internet se pueden seguir los resultados en vivo y hasta Pronto y Paparazzi publican fotos de Mónaco con Luciana Lopilato, o el distanciamiento de Gaudio y Marcela Kloosterboer. Y, entre tanto tenis, Nalbandian se destaca. Se destaca entre destacados, lo que lo engrandece más. Es el líder de la mejor camada de la historia. Líder en popularidad, en resultados, en prestigio internacional. Aquel triunfazo ante Federer en la final del Masters 2005 lo dejó sólo un piso por debajo de la terraza que habitan Maradona, Fangio, Vilas y Manu Ginóbili. Y resulta que en lo que queda del año buscará su primer Grand Slam, su primera Copa Davis, su primera medalla olímpica. ¿Y si logra uno de los objetivos? ¿Y si logra dos? ¿Y si se nos aparece un invitado en la terraza de los dioses argentos? En serio... ¿hace falta explicar por qué David es nuestra tapa de este mes?

EDITORIAL PUBLICADA EN FOX SPORTS (EDICIÓN ARGENTINA) Nº12, MAYO DE 2008.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

El deporte blanc... ¡negro!

FALTAN DINERO, RAQUETAS Y PELOTAS, PERO SOBRA ALMA. EL DÉBIL TENIS AFRICANO SE FORTALECE CON UN PUÑADO DE INCANSABLES HÉROES QUE JUEGAN CON UN PERMANENTE MATCH POINT EN CONTRA.

Julio de 2002. Semifinales junior de Wimbledon. Un joven argelino de enorme futuro derrota a un joven español de enorme futuro. El joven argelino se llama Lamine Ouahab. El joven español... Rafael Nadal. Seis años después, Nadal es uno de los dos mejores del planeta y Ouahab pelea por su 326º puesto con las mismas ganas, pero con menos resultados. ¿Qué pasó para que se genere tanta diferencia entre uno y otro? “Empecé jugando con mi hermano Mohamed (1765º del Ranking ATP), pero en Argelia no se puede progresar –explica Lamine–. Las condiciones son difíciles: no hay jugadores, no hay clubes, no hay torneos... Se necesitan veinte años de trabajo serio. A los dirigentes sólo les importan el fútbol y el atletismo. Si llegué a ser profesional fue por el esfuerzo de mi padre”. Entrenado por un argentino, Martín Vilar, él es uno de los seis jugadores rankeados de su país.
La historia de Ouahab es la de Argelia, y también la de África, un continente que tenísticamente no puede competir en el primer nivel. Las estadísticas son contundentes. En 2007, allí se jugó sólo 1 de los 67 torneos más importantes de la ATP (en Marruecos) y 7 de los 174 challengers (torneos de segundo nivel). Sólo 3 africanos se ubican entre los mejores 200 del ranking mundial. Y, pese a que África representa al 16% de la población mundial, posee apenas 67 de los 1.839 tenistas rankeados (3,6%). ¿Problemas de cultura deportiva? No: pobreza y desesperación en todos los ámbitos, en cada rincón.
El tenis es un deporte costoso. A diferencia del fútbol, donde 22 deportistas necesitan una pelota, o el atletismo, que sólo precisa de calzado, jugar al tenis requiere gastos mayores: raquetas, pelotas, instalaciones... No es difícil entender que un continente con más de 300 millones de personas en la miseria, con una esperanza de vida de 46 años y al que pertenecen 34 de los 48 países con menor nivel de vida no pueda desarrollar un deporte de alto costo.

Los 'privilegiados'
El Magreb, la ‘parte árabe’ de África (Marruecos, Argelia, Túnez), vive una situación más ‘aliviada’. Y también Sudáfrica, donde las fuertes diferencias sociales del pasado (el monstruoso Apartheid, cruel dominio de los blancos sobre los negros) permitieron el buen posicionamiento económico de los opresores. Los descendientes de aquellos holandeses e ingleses conforman hoy la clase alta y de allí proviene la mayoría de los tenistas sudafricanos. Entonces, aunque Wesley Moodie (193º) e Izak Van Der Merwe (292º) nacieron en Sudáfrica, pudieron desarrollar su tenis en universidades de Estados Unidos. Lo mismo ocurrió con Kevin Anderson (101º), un grandote de dos metros desconocido hasta que en marzo llegó a la final en Las Vegas y derrotó a Novak Djokovic (3º) y a Agustín Calleri en el Masters Series de Miami. En tanto, el segundo africano mejor rankeado, Rik de Voest (129º), es italiano y nacionalizado sudafricano. O sea: africanos, pero hasta ahí.
El Africa subsahariana, la región con menos recursos y con más padecimientos, en cambio, necesita hechos casi fortuitos para evolucionar. El hambre, la crueldad y el dolor superan largamente al tenis.

Pasado de glorias
¿Siempre fue así? ¿Siempre el continente negro ocupó el último escalón? Sí. África es históricamente una región muy débil en el tenis. Apenas pueden destacarse casos aislados, como Byron Black, de Zimbabwe, quien empezó a jugar descalzo y luego fue 1º en dobles y 22º en singles; Cliff Drysdale (Sudáfrica, 13º en 1974); Ismail El Shafei (Egipto, 34º en 1975); Nduka Odizor (Nigeria, 52º en 1984, un año antes había derrotado a Guillermo Vilas); Christo Van Rensburg (Sudáfrica, 19º en 1988); Marcos Ondruska (27º en 1993); o Wayne Ferreira (Sudáfrica, 6º en 1995). Distinto es el caso de Yannick Noah, francés que vivió su infancia en el país de su padre, Camerún, y al volver a Europa brilló hasta convertirse en Nº3 del planeta.
Marruecos vivió una era de esplendor a comienzos del siglo XXI, con Karim Alami (25º en 2000), Hicham Arazi (22º en 2001) y Younes El Aynaoui (14º en 2003). Pero no hubo continuidad y hoy su mejor representante es el ya veterano El Aynaoui. Es muy popular en Marruecos: recibió una medalla de oro (el mayor honor para un deportista) de manos del rey Mohammed IV y, en una encuesta realizada en 2003, fue elegido como el modelo a seguir por la sociedad. Ganó un Challenger en Buenos Aires en 1998 (derrotando en su camino a Cañas, Gumy y Squillari) y suma 5 títulos ATP.
Revalidó sus logros este año, convirtiéndose en una de las sorpresas. Jugó tres torneos: ganó un Future (torneos de menor nivel con puntos para el ranking) en España, un Challenger en Suiza y llegó a semifinales en el ATP de Munich, dejando eliminado, entre otros, a Juan Martín Del Potro.
Parece haber futuro: la nueva esperanza marroquí es Reda El Amrani, un talentoso de 19 años que ya se metió entre los mejores 400 aunque casi no puede salir de su país.

Presente de héroes
Pese al dolor social y a tantos obstáculos, los soñadores africanos insisten. Ghana, por ejemplo, no tiene tenistas entre los mil mejores: el último que lo logró fue Henry Adjei-Darko, quien había llegado a ser 275º en 2006. Sin embargo, en 2007 consiguió dinero para participar de apenas cinco campeonatos. Ganó uno: un Future en Nigeria. En 2008 dejó de lado su carrera para colaborar en la Academia de Tenis Winward, en Estados Unidos, donde trabaja su hermano Clement.
Aquella final que ganó Henry en Nigeria fue ante Komlavi Loglo, único tenista profesional de Togo. Campeón africano juvenil en 2002, Loglo había ingresado en el lote de los mejores 350 durante 2007, tras ganar tres Futures, todos en África. Acaba de ser elegido como uno de los cuatro invitados para participar en los Juegos Olímpicos (otra es Cara Black, de Zimbabwe, quien como su hermano Byron alcanzó el Nº1 en dobles). Loglo decidió establecerse en Valencia para estar cerca de los torneos importantes, pero este año quedó eliminado en primera ronda en los seis Futures que jugó.
Ése es otro problema: los viajes. Los torneos en el continente son muy pocos y es casi imposible cubrir los gastos para llegar a Europa. Intentarlo y retornar con tantas derrotas tempranas podría significar un golpe fatal para ellos.
Ese golpe no lo sufrió uno más de los ‘creados’ en Africa, el egipcio Mohamed Maamoun, quien en agosto de 2007 alcanzó semifinales de un challenger en Uzbekistán y logró ser así el único Top 500 de su país. Claro que desde noviembre no juega torneos que otorguen puntos para el ranking, por lo que pronto bajará muchos escalones. Durante su carrera, Mohamed ha enfrentado cinco veces a su hermano mayor, Karim (577º), en uno de los duelos familiares más repetidos de la historia del tenis. Otro egipcio destacado es Sherif Sabry (21 años), quien en mayo alcanzó el mejor puesto de su carrera: 479º. En septiembre de 2007 había comenzado su ascenso ganando un Future... en Egipto. Y derrotando en la semifinal y en la final a... los hermanos Maamoun. Evidentemente, el tenis africano es un pañuelo.
Más al sudoeste, Valentin Sanon es un ejemplo de perseverancia. El único tenista profesional de Costa de Marfil juega desde 1998: suma 155 triunfos y 127 derrotas en el circuito, más 46 partidos por la Copa Davis. Ha construido una carrera interesante ahorrando cada moneda: viaja a las ciudades donde se juegan más torneos consecutivos para revalorizar su inversión. Ha participado, por ejemplo, de 10 campeonatos seguidos en Estados Unidos y de 8 en Francia. Ganó tres Futures y su triunfo más resonante fue por Copa Davis, de visitante y en cinco sets ante el serbio Janko Tipsarevic.

Valentin Sanon

“Empecé a jugar tenis a los 7 años y a los 12 ya integraba la Selección de mi país”, cuenta Salif Kante, Nº1 de Senegal y Nº1480 del planeta hace pocos meses, en un video que puede verse en Internet. “Mi sueño es llegar a una universidad americana para mejorar mi nivel y conocer a tenistas de otros países”, dice con nervios, mirando hacia una cámara quizá por primera vez. En su carrera acumula 892 dólares en premios. Hoy no tiene ni un punto en el Ranking ATP.
La situación de Senegal, sin embargo, es menos compleja que la de otros países. En noviembre de 2007, Sudán organizó un Future, torneos en los que suelen ser invitados tenistas locales en ascenso. Así, participaron tres sudaneses. Todos perdieron en primera ronda: 6-0 y 6-0; 6-1 y 6-1; y 6-0 y 6-2. Sudán tampoco tiene jugadores en el ranking mundial.
¿El análisis es sólo masculino por arbitrariedad? De ningún modo: el tenis femenino africano está incluso varios escalones más abajo. Desde el retiro de la heroína de Madagascar, Dally Randriantefy (fue 44ª en 2005), no han aparecido jugadoras relevantes a nivel mundial. De 1.112 tenistas rankeadas, sólo 13 son africanas. Las mejores son Chanelle Scheepers (Sudáfrica, 168ª) y Selima Sfar, de Túnez. Ella fue, en 2001, la primera musulmana en jugar un Grand Slam. “Vengo de un país en el que no se respeta a las mujeres, pero tengo la suerte de poder elevar mi voz por ellas”, dice, y entonces sus méritos van muchísimo más allá de su puesto 180. Además de ellas, más cinco sudafricanas y tres marroquíes, recorren el circuito WTA Marinne Giraud (de Mauricio, 256ª en el Ranking WTA) y Samia Medjahdi (Argelia, 724ª).
Al grupo de africanas profesionales se hubiera sumado Suzelle Davin, la primera tenista de Namibia en jugar el Junior de Wimbledon, pero murió en 2006 a causa de un accidente automovilístico. Ahora, Namibia tiene sus poquitas esperanzas centradas en Jurgens Strydom, un joven de 20 años ubicado 1007º.
No habrá solución cercana. Los problemas sociales africanos son una responsabilidad universal que el Universo todavía no asumió. Pero el continente del dolor y el hambre, el continente olvidado de Dios, seguirá viendo en cada hijo la esperanza de ¿un futuro mejor? No: la esperanza de un futuro. Porque vencer a la imposibilidad es una hazaña más grande que ganar Roland Garros. “Soy mi propio ídolo, y espero que algún día me admire alguien más”, se ilusiona el argelino Lamine Ouahab. Una admiración que él y cada africano que soporta la tristeza del sufrimiento diario generan en el alma de cualquier persona noble.


>>Patrick Olobo (o un modo de gritar dignidad)
“Siempre me costaba mucho conseguir pelotas y una raqueta. ¿Zapatos? No me hacían falta: jugaba descalzo”, dice, y el alma le sonríe. Patrick Olobo nació el 6 de marzo de 1984 en Kalaki, Uganda. Desde hace veinte años su país vive en guerra civil: lo único que un ugandés conserva sin temor a que se lo quiten son los sueños y la dignidad.
Patrick Olobo quiere que lo quieran. Como casi todos. “Me gusta el tenis porque la gente te aprecia, es sólo uno el que juega”, admite. Para entrenar, corría cinco kilómetros hasta la cancha por temor a la guerrilla. Aprendió desde muy chico lo que es el horror: “Un día entraron a casa, eran muchos y tenían armas. Yo no sabía que pasaba, pero estaba muy asustado. Tenía sólo tres o cuatro años y salí corriendo. Mi tío me gritó, intentó detenerme. Cuando me alcanzó, nos escondimos atrás de un árbol y vimos cómo golpeaban a mi madre. Ella se salvó porque robaron nuestro ganado y se fueron”. Tiempo después, uno de sus siete hermanos murió por un disparo cuando estaba en brazos de su madre. “Me dolió mucho, él era quien más me seguía”, recuerda. Disputó 29 partidos por la Copa Davis (es el ugandés que más jugó), que le permitieron recibir una beca para entrenar en California, Estados Unidos. Desde entonces juega torneos universitarios representando a esa ciudad. Su sueño de participar de un torneo puntuable para el ranking fue una pelea larga, pero exitosa: el 3 de junio de 2007 enfrentó al australiano Brad Weston en la primera ronda de clasificación del Challenger de Yuba City, en Estados Unidos. Perdió 6-3 y 6-2, y ninguna metáfora puede explicar lo irrelevante del resultado. Un fotógrafo y director de cine, Rex Miller, lo conoció casualmente en un viaje a Uganda. Impactado por su historia, realizó una película basada en la vida de Olobo (‘A Uganda Tennis Story’), que ganó el premio al mejor documental del Festival de Cine de Malibú.

Patrick Olobo

PUBLICADO EN FOX SPORTS EDICIÓN ARGENTINA (Nº12) Y URUGUAY (Nº20), MAYO DE 2008.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Contrapunto: un Manso y un Bravo

Manso vs Bravo
Damián 'Piojo' Manso vs 'Omarcito' Bravo

*Manso es argentino y debutó en Newell's. Entre 1996 y 2001 tranquilizaba a los hinchas con su fútbol.
*Bravo es mexicano y debutó en Chivas de Guadalajara. Desde 2000 no hace más que gritar... goles.

*Manso jugó en Francia y en 2003 llegó a Independiente, pero hizo poco daño a los rivales: anotó sólo un gol.
*En 2007, Bravo rompió redes y gargantas: se consagró goleador de la Liga Mexicana.

*Su talento y paciencia llevaron a Manso a la Selección, pero nunca jugó. Igual, se lo tomó con calma.
*Bravo se destaca por su fiereza. Fue citado a la Selección y destrozó a Irán en el Mundial: metió dos goles.

PUBLICADO EN FOX SPORTS EDICIONES ESTADOS UNIDOS (Nº24) Y URUGUAY (Nº24), ABRIL DE 2008.

viernes, 11 de septiembre de 2009

¡Mirá! (una sección desquiciada)

La sección ¡Mirá! de la revista Fox Sports tenía una parte polideportiva en la que Pablo Scoccia y yo (Martín Estévez) intentábamos un... "periodismo experimental", digamos. Verdadera libertad de prensa.

>>“Puedo ganar todos los torneos del año”
Tiger Woods amenaza con romper todos los records de la historia del golf

En una entrevista publicada por el diario inglés The Mirror, el número 1 del golf mundial no dudó en mostrar su confianza, tras alcanzar su sexto título consecutivo en el campeonato Match Play jugado en Arizona. “Ganarlo todo es mi intención, para eso juego”, declaró Tiger, que ya suma 63 festejos en el circuito americano (en total acumula 83), lo cual lo deja sólo por detrás de Sam Snead (82), Jack Nicklaus (73) y Ben Hogan (64), todos jugadores con más de 20 temporadas; Woods recién comenzó su décimosegunda. “Cada día entiendo mejor el juego y tengo más y mejores golpes”, concluyó.

>>“Puedo perder todos los torneos de mi vida”
Por Albert Montañés, tenista español, 55º del ranking ATP

Leí las declaraciones de Tiger, y lo que desea es complejo. Pero tan difícil como ganar todos los torneos, es perder todos, como yo. Llevo 132 torneos ATP jugados, y no gané ninguno. ¿Creen que es fácil? Hasta perdí una final con El Aynaoui, un marroquí lleno de rastas. ¿Cuál es mi meta? Jugar varias temporadas más y retirarme tras perder mi torneo número 300. Sería la gloria (*).

(*) Es posible que las declaraciones de Albert Montañés no hayan sido debidamente chequeadas.

TE BANCAMOS

*Gastón Gaudio. Se cae, vuelve, pierde, grita, pierde de nuevo, rompe raquetas y amaga con el retiro. Pero el tipo es un crack y ganó Roland Garros. Ante eso, nuestra admiración. ¡Aguante, ‘Gato’!
*Marcelo Bielsa. El fútbol chileno parecía dormido hasta que llegó el ‘Loco’. Con el 3-3-1-3 en el bolsillo y el alma dedicada al fútbol, parece el único capaz de llevar a Chile a un Mundial. Un genio.

TODO MAL

*Las entradas del Clausura.¿Cuánto está la popular? ¿$24? ¿$28? ¡¿$50?! Si no nos maltratara la policía, no tuviéramos miedo de la barra y hubiera agua en los baños, quizá los valdrían.
*Eduardo López. Este año, Argentina celebra 25 años de democracia, pero los hinchas de Newell’s todavía esperan la posibilidad de elegir. ¿Por qué tanto autoritarismo?

>>Argentina y la pasión por el yachting
Esa extraña enfermedad que ataca a nuestro país cada cuatro años.

¿Qué fue de la vida de ‘Camau’ Espínola o Santiago Lange desde 2004? Nadie lo sabe, y nadie se preocupó por saberlo. Pero llegan los Juegos Olímpicos y a los taxistas, las empleadas domésticas, los boleteros del tren y (nobleza obliga) los periodistas nos nace un amor incondicional por ellos. Siempre y cuando ganen una medalla en Beijing, claro. Carlos Espínola se subió al podio en 1996, 2000 (plata en ambas) y 2004 (bronce, con Lange), pero la Copa Intertoto sigue teniendo más espacio que el yachting en nuestras vidas...

PUBLICADO EN FOX SPORTS (EDICIÓN ARGENTINA) Nº10, MARZO DE 2008

lunes, 7 de septiembre de 2009

Contrapunto: Guerrero vs Soldado

Fútbol Bélico: Guerrero vs Soldado
(Marcelo Guerrero vs Roberto Soldado)

*En Villa Española y Nacional, Guerrero aprendió a luchar contra la defensa. Tiene 24 años y es atacante.
*Alistado en las filas del Real Madrid, Soldado pasó por Osasuna y, a los 22 años, volvió a los Merengues.

*En Racing de Argentina, donde brilló su compatriota Rubén Paz, también quieren a un Guerrero: Marcelo peleó el título en 2005.
*Soldado tiene buen disparo y no les da tregua a Raúl y Van Nistelrooy: quiere ser titular.

*Marcelo es héroe de guerra en San Luis, de México: en 2006 hizo el gol con el que ganaron la batalla contra el descenso.
*Soldado fue llamado para defender a la patria: debutó con la Selección de España durante las Eliminatorias para la Eurocopa 2008.

PUBLICADO EN FOX SPORTS EDICIONES URUGUAY (Nº23) Y ESTADOS UNIDOS (Nº23), MARZO DE 2008

jueves, 3 de septiembre de 2009

Pablo Cuevas: "Ahora quiero ser Top 50"

EL CRECIMIENTO DE PABLO CUEVAS NO SE DETIENE, PERO ÉL TOMA SU INGRESO A LOS CIEN MEJORES CON NATURALIDAD. Y SE ILUSIONA CON HACER HISTORIA: "LA PRÓXIMA VEZ QUIERO SER NOTICIA POR LLEGAR A OCTAVOS DE FINAL DE UN GRAND SLAM".

"Lo que más duele es saber que era el primer ATP, que iba a despertarme cada día con la copa en la pieza... Era prender la computadora y saber que tenía un título…”. A Pablo Cuevas se le escapa un saludable retazo de fan de sí mismo, un aire de aquellos ‘Hombres Sensibles’ que enaltece Alejandro Dolina en sus libros. Pablo no quiere olvidar su pena: en Viña del Mar estuvo cerca, demasiado cerca del título. En una semifinal decisiva (el otro finalista se había lesionado) estuvo a una volea ganadora, a un revés exacto, a un puntito de sentir una de esas felicidades que, de tan reales, parecen imaginarias. Pero era verdad, y Pablo no quiere olvidar, quiere reivindicarse: “Necesito una revancha conmigo mismo, jugar otra semifinal así”.
–De todas maneras, desde que comenzó 2007 has crecido, y mucho...
–Sí, mejoré mucho en el ranking, en el juego y mentalmente también evolucioné.
–En 2007 ganaste tres Challengers. ¿Hubo alguno más especial que los demás?
–Tunica Resorts, por ser el primero, fue muy especial. Pero el más importante fue Scheveningen. Había nombres importantes, como Dominik Hrbaty o Raemon Sluiter, a quien le gané en semifinales, con los holandeses en contra. Y en Lima derroté a Carlos Berlocq y a Marcos Daniel, dos rivales con los que siempre había perdido.–Eso es notorio: te enfrentás con quienes te ganaban, y ahora ganás vos. ¿Ellos se estancaron o tu crecimiento se aceleró?–Creo que mi evolución es normal, nada del otro mundo. Voy bien, pero tampoco soy un fenómeno. Ojalá pudiera ir más rápido.
–Sos el único uruguayo que ha jugado un Grand Slam en este siglo. ¿Pensás en eso?
–Sí, no sé... Trato de no pensarlo. Lo siento cuando me llaman de Uruguay para hacerme notas, pero no le presto mucha atención porque puede jugarme en contra. Lo importante es mejorar. Quiero que no sea noticia sólo que jugué un Grand Slam, sino que pude llegar a octavos de final, o a cuartos...
Hace dos temporadas perseveraba en los Futures para ingresar entre los mejores 300 del ranking. Ahora, a los 22 años, habla de objetivos mucho mayores sin cambiar el tono de voz ni su expresión. “Quería terminar el 2007 entre los cien primeros, pero no pude. Además tuve una operación en diciembre que me impidió ir a la clasificación de Australia, pero en Viña del Mar alcancé el objetivo. Lo mejor fue que jugué toda la semana en gran nivel. El partido en el que me sentí más contento conmigo fue ante José Acasuso. Con Fernando González perdí por falta de experiencia, el público me hizo sentir la presión de enfrentar al local. Fueron cinco mil personas alentándolo. O, más que alentándolo, insultándome...".
–¿Eso te molesta o es parte del juego?–Molesta, sin dudas. González no era más difícil que los rivales a los que venía enfrentando. Tuve el partido en las manos y se me escapó por una pelota...
–¿Y la derrota por Copa Davis? ¿Fue una desilusión perder contra Colombia?–No era un rival fácil, pero la situación climática nos perjudicó. Por la suspensión del viernes, tuve que jugar diez sets el sábado. Y el domingo estaba muy cansado. Cuando yo jugaba el primer set del dobles, Alejandro Falla ya se había ido a dormir. Terminé de jugar una y cuarto de la madrugada y eso, el domingo, se notó muchísimo.
–¿La repercusión que estás teniendo en Uruguay es demasiada, poca o justa?–Creo que es normal. Hasta ahora lo mío no fue algo increíble, algo que llame la atención. Pero hay mucha gente contenta, que está siguiendo más al tenis, que me está siguiendo más a mí, y eso me alegra.–Ser un Top 100 genera presiones. ¿Cómo te llevás con la exigencia, los viajes...?–La exigencia es mayor, pero no en cuanto a los viajes. Antes jugaba en Rumania, Holanda, Polonia... No sé cuánto más lejos podría ir, je. Además tenía que pensar en lo económico, porque son giras de seis semanas y no podía volver en cualquier momento. Ahora siento más tranquilidad. Desde el año pasado tengo sponsor, así que armo mi calendario según lo que crea conveniente. Quizás no tanto para sumar puntos, sino para hacer experiencia. A veces se aprende más en torneos en los que sumar es difícil.
De pronto se acerca su coach, Hernán Suárez. “¿Miento bien?”, le dice Cuevas con complicidad. “Voy a poner un grabador cuando armamos el calendario, así se me hace más fácil”, retruca Hernán. Y explica: “Pablo quiere seguir jugando Challengers, yo quiero que vaya a las clasificaciones. Es normal que le dé un poco de miedo, porque si vamos a un Masters Series y no sumamos puntos, él se va a ir abajo del Top 100, y una vez que entraste es feo salir. Pero tenés dos opciones: o pensás en grande y en aprender, o pensás en chico, en ser un 70º, 80º toda la vida”. Hernán se va y le deja la palabra a Cuevas. “Es una diferencia de opiniones. No tengo miedo, pero no quiero ir a ‘qualys’ de torneos sobre cemento. Mi idea es meterme entre los primeros 70 y después sí ir. Porque si juego la clasificación, siento que son dos torneos por semana”.
–¿Con quién consultás tus decisiones?
–Estuve trabajando con un psicólogo hasta hace muy poco. Ahora sólo decido con mi entrenador, ni mi familia ni mi novia se meten en el calendario. Ella y yo tenemos claro que mi prioridad es armarlo en base a mis mejoras, no para quedarme en casa mirando tele. Aunque cuando me voy más de tres o cuatro semanas quiera volver.
–Hablás con naturalidad de tus buenos resultados. ¿No te sorprende tu nivel?
–No, la verdad es que no. Son objetivos que hace tiempo vengo pensando y cumpliendo. Además, un ranking 90 no es una cosa anormal. Si estuviera entre los 30 mejores, por ahí diría que sí. Pero ahora quiero ser Top 50, y tampoco me sorprendería si dentro de cinco meses estoy ahí...

¡Catorce semanas en Rumania!
En mayo de 2005, cuando ocupaba el puesto 793º del ranking mundial, Cuevas decidió probar suerte en una extensa gira de torneos Futures que se extenderían hasta agosto a través de... Rumania. Los resultados fueron buenos (subió más de 200 puestos) y la experiencia, inolvidable. “Viví de todo, pasé 14 semanas en Rumania. La mayor parte del tiempo la compartí con ‘Sanso’ (Federico Sansonetti, actual 894º del ranking), y obviamente hay muchas historias. ¡Hasta nos quisieron robar! Salimos a dar una vuelta en auto con un rumano que se había hecho amigo nuestro y nos pusieron un revólver al lado. Nos salvamos justito. Y después nos trasladamos un montón: hicimos viajes larguísimos en tren, dormimos arriba de los trenes, también nos perdimos algún viaje... Cada vez que me encuentro con ‘Sanso’ en algún torneo nos acordamos de un montón de cosas, porque viajamos juntos desde los diez años. Y de esa gira por Rumania, que fue inolvidable”.
PUBLICADO EN FOX SPORTS (EDICIÓN URUGUAY) Nº23, MARZO DE 2008

viernes, 21 de agosto de 2009

Contrapunto: Inzaghi vs Inzaghi

Filippo Inzaghi (Milan) vs Simone Inzaghi (Atalanta)

*Filippo, el mayor de los hermanos, tiene 34 años y juega con Kaká y Seedorf en Milan, actual campeón del mundo.
*Simone, el menor, también atacante, tiene 31 años y es suplente de Langella y Floccari en Atalanta, 8º en Italia.

*Filippo promedia un gol cada 210 minutos jugados. Pasó por Juventus (1997-2001) y en Turín lo recuerdan mucho.
*Hace 1.788.480 minutos que Simone no hace un gol en el Calcio (desde 2004). Ni él recuerda cómo fue.

*Con Italia, Filippo ganó la Copa del Mundo. Con Juventus y Milan, el Scudetto y la Liga de Campeones de Europa.
*Con Lumezzane, Simone ascendió a Tercera División. Con Lazio ganó el Scudetto... ¡y hasta hizo goles!

PUBLICADO EN FOX SPORTS EDICIÓN URUGUAY (Nº22) Y ESTADOS UNIDOS (Nº22), FEBRERO DE 2008

miércoles, 19 de agosto de 2009

Milagros inesperados

¿SAMPRAS ELIMINADO POR UN DESCONOCIDO PARAGUAYO? ¿AGASSI PERDIENDO ANTE EL 419º DEL MUNDO? ¿NAVRATILOVA DERROTADA POR... KUNCE? NO SON HISTORIAS IMAGINARIAS. TE CONTAMOS LAS GRANDES SORPRESAS DEL TENIS.

La emoción no convive con lo predecible: explota cuando la lógica se oxida y se abre el telón de lo inesperado. Podríamos estar hablando de la vida, sí. Pero hablamos de tenis.
Desde el inicio de la Era Abierta (en 1968) han existido grandes sorpresas, juegos en los que el gran favorito cae ante un tenista casi desconocido. En Montreal 1974, por ejemplo, el estadounidense William Brown, que estaba fuera de los cien mejores, derrotó al rumano Ilie Nastase (Nº1 tres meses antes). Un año después, Tenny Svensson (136º del ranking) venció al legendario Bjorn Borg (entonces Nº5) en el país de ambos, Suecia. Mayor fue la sorpresa en Atlanta 1980: John Austin, que había finalizado 156º el año anterior, se impuso 7-6 y 6-4 sobre John Mc Enroe, líder del ranking.
También sucede en los Grand Slams. En Wimbledon 1981, Ivan Lendl (uno de los dos mejores de ese año) cayó en una batalla de cinco sets ante el australiano Charlie Fancutt, cuyo nombre no volvería a generar estruendos. “El pasto es para las vacas”, decía Guillermo Vilas (4º) sobre su mala adaptación al césped, pero ni él esperaba perder ante el nigeriano Nduka Odizor (75º) en Wimbledon 1983. “He de decir, sin falsa modestia, que pasé dos meses pensando en este torneo, y entraba en mis planes hacer un buen campeonato”, dijo Odizor tras su victoria. No sólo en la hierba resbaló el argentino: en 1982, sobre superficie dura, cayó ante el estadounidense Tony Giammalva, que nunca llegó al Top 100.
Sólo una suma fortuita de factores pueden explicar estos resultados anormales: la superficie, el estado físico, la psicología... Hay suelos que favorecen un desarrollo menos natural del juego, como el césped, y también es importante la preferencia de cada jugador. Un mal estado físico, en tanto, hace más vulnerable a un jugador top, aunque en estas sorpresas ninguna terminó en lesión o abandono. Entonces, la clave está en lo psicológico: en que, antes o durante el partido, el competidor más débil sienta que puede ganar. Y que el candidato, que sólo pensaba cumplir rápidamente con su ‘obligación’, se desestabilice al ver que el rival no era tan fácil como suponía. Y, todo eso, a veces, necesita un poco de suerte. Si no... ¿cómo hubiera podido el holandés Michael Schapers (188º) derrotar al legendario Boris Becker en el Abierto de Australia 1985? ¿Y cómo explicar lo del francés Eric Winogradsky (152º)? El actual entrenador de Jo-Wilfried Tsonga venció 7-6, 7-6 y 7-5 a Stefan Edberg (3º) en Roland Garros 1987. ¿Era el mejor momento de Winogradsky? Semanas después, caería ante Laurie Warder (251º)... Lo dicho: el factor psicológico vale tanto como aprovechar un break point en un momento clave.

¿Hay más o menos sorpresas?
Considerando todos los partidos de Grand Slam, en 1982 los preclasificados ganaron el 86% de los juegos ante los no preclasificados. Veinticinco años después, en 2007, el porcentaje de victorias ‘lógicas’ bajó a 80%. Aunque la disminución es pequeña, indica que en la actualidad son más frecuentes los resultados sorpresa.
Las estadísticas, sin embargo, no tuvieron relación con la fiesta que vivieron las Bahamas cuando su representante, Roger Smith (150º), derrotó a Ivan Lendl (1º) en Stratton Mountain 1988. Ese año, el Nº2, Mats Wilander, también tuvo un día nefasto: fue eliminado por el italiano Claudio Pistolesi (154º) en Monte Carlo.

Si hay un ‘especialista’ en perder partidos imposibles es Andre Agassi: era capaz de humillar a Sampras en un buen día y de derrotas estrepitosas en uno malo. Como las que sufrió ante Luke Jensen (419º), Doug Flach (281º), Nenad Zimonjic (339º) y Jerome Haehnel (271º). Tras esta última, en 2004, explotó: “No hay explicación para golpear la bola como lo hice. Normalmente sólo un par de cosas funcionan mal en mí, pero controlar la pelota nunca había sido un problema. No encuentro excusas”. Cuando perdió esos juegos, Andre se ubicaba entre los primeros del ranking. Pero el ranking, evidentemente, no da inmunidad. Ni a Stefan Edberg (2º) cuando perdió ante Robbie Weiss en Key Biscayne 1992; ni al austríaco Thomas Muster (1º) cuando fue eliminado por Sandon Stolle (161º) en Dubai 1996.
Elegir el mejor partido del venezolano (nacido en Uruguay) Nicolás Pereira es difícil. No por falta de triunfos resonantes, sino porque en 1989 venció a Stefan Edberg (3º) y en 1996 a Thomas Muster (1º). Increíble que su mejor ranking haya sido 74º.
¿Y en la actualidad? Hasta Rafa Nadal tuvo su Waterloo. Acumulaba 24 victorias seguidas hasta que se cruzó con el alemán Alexander Waske (147º) en el césped de Halle 2005. “Hoy me di cuenta de que mi condición física puede ser un problema –reconoció luego de perder 6-4, 5-7 y 3-6–. Llegué tarde a algunas bolas”. Y, aunque ni siquiera Pete Sampras esquivó las derrotas inexplicables (ver recuadro), un nombre mantiene su ‘invicto contra lo insólito’. ¿Quién? Roger Federer. Desde que alcanzó el primer lugar del ranking, el suizo ganó el 96% de los partidos ante tenistas ubicados debajo del puesto 50. Triunfó 105 veces y sus únicas 4 derrotas fueron ante rivales muy respetables: Richard Gasquet, Filippo Volandri y Guillermo Cañas (dos veces). Pero a la carrera de Roger le quedan muchos años, así que habrá que mantenerse atentos: un día como cualquiera, el dominicano Víctor Estrella (303º), el togolés Komlavi Loglo (345º) o hasta Marcel Felder (353º) pueden ganarle y sorprender al planeta...

Hazañas femeninas
Si en 2007 los preclasificados varones consiguieron 80% de triunfos sobre jugadores de bajo ranking, entre las mujeres el número se eleva al 85%: ganaron 237 juegos y perdieron sólo 43 ante no preclasificadas. Sin embargo, sorpresas no faltaron durante la historia.
La italiana Linda Ferrando (82ª) eliminó a Monica Seles del US Open 1990. Hasta la mejor de todas, Martina Navratilova, perdió de forma inexplicable alguna vez: 6-2, 3-6 y 4-6 ante la australiana Kristine Kunce (179ª) en 1996.
Steffi Graf tuvo un 1995 magnífico: ganó 47 partidos y perdió sólo 2. Uno de ellos fue ante la sudafricana Mariaan De Swardt (54ª). “Hay demasiadas cosas en mi vida que me impiden concentrarme”, dijo la alemana tras la derrota, en referencia a las acusaciones por fraude fiscal que enfrentaba entonces.
Si Agassi era ‘el hombre de los tropezones’, Gabriela Sabatini lo imitó entre las mujeres. Podía vencer a cualquiera y perder contra cualquiera. En 1994, por ejemplo, cayó ante Marketa Kochta (82ª), Silvia Farina (108ª) y Christina Singer (85ª). Algo similar le sucedió a Venus Williams en 1999: peleaba por ser Nº1, pero perdía ante tenistas como Sonya Jeyaseelan (140ª) y Barbara Schwartz (125ª). ¿Y la actual número 1 del mundo? Justine Henin también guarda un mal recuerdo en sus cajones: la húngara Aniko Kapros (179ª) la eliminó en la primera ronda de Roland Garros 2002.
Fancutt, Keil, Haehnel, Kochta... Nombres que no lograron prestigio eterno por su tenis, pero sí el recuerdo permanente por un día en el que todas las voleas entraron, la pelota siempre esquivó la red y sus raquetas estuvieron iluminadas. Nombres que lograron, en su día de gloria, construir sus propios milagros inesperados.


Ramón Delgado festeja tras derrotar a Sampras.

>“Mi país lo festejó como una Copa del Mundo”
27 de mayo de 1998. Segunda ronda de Roland Garros. Pete Sampras, Nº1 del mundo y camino a ser uno de los mejores de la historia, gana 4-1 y tiene break point a favor ante el paraguayo Ramón Delgado, Nº97 y que nunca ha superado esa instancia en un Grand Slam. Todo indica que habrá un rápido final, pero, de pronto, cae la lluvia sobre París...
“Empecé muy nervioso, hasta la suspensión no pude tranquilizarme”, recuerda Delgado diez años después, cuando todavía batalla en el circuito ATP desde su puesto número 221.
La lluvia terminó, y empezó el mejor momento en la carrera del paraguayo. Primero salvó el break point, le quebró a Sampras y ganó 8-6 en tie-break. Luego jugó otros dos sets con magnífica frialdad, con personalidad de Top Ten, y se llevó el partido por 7-6, 6-3 y 6-4 ante la mirada asombrada de los franceses que colmaron el estadio Suzanne Lenglen. “Si es un sueño, no me despierten˝, rogó Delgado luego del triunfo. Una década después, rememora su hazaña junto a FOX SPORTS.
–En 1998, previo a Roland Garros, habías perdido ajustado contra Sampras: 7-6 y 7-6...
–Eso fue fundamental para ganarle después. En Atlanta superé la sensación de ‘estar jugando contra Sampras’, la emoción y desconcentración que genera enfrentar al Nº1. Por eso en Roland Garros me solté mucho más. Lógico, estaba emocionado antes del partido. Incluso pensé que íbamos a jugar en la cancha central; menos mal que no fue así, porque era más rápida y favorecía a Sampras. Igual era a cancha llena, contra el Nº1 y en uno de sus mejores momentos, pero con el correr de los games me di cuenta que estaba para cualquiera, me solté y pude hacer mi juego. Fue el partido más importante de mi vida, un hecho que marcó toda mi carrera. La gente se acuerda hasta hoy.
–¿Qué recordás de las horas siguientes?
–Estaba un poco en el aire… Uno no absorbe todo lo que significa. Mi país estaba festejando como si hubiéramos ganado la Copa del Mundo, entonces me empecé a dar cuenta de lo que significó la victoria. Incluso hasta ahora: estoy en un torneo Challenger y cuando anuncian mi partido dicen que le gané a Sampras en el ‘98.
–En tu carrera te fue bien ante los Top Ten...
–Es que me gustaban mucho esos partidos, esos desafíos. Te llevan a subir tu nivel: sabés que no podés jugar más o menos, ni debajo de tu nivel. Tenés que rendir al máximo.
–¿Pudiste hablar con Sampras alguna vez después de aquel partido?
–Sí, jugamos Interclubes en Estados Unidos, en el mismo equipo. Me acerqué para sacarme una foto, y él me dijo que no, porque nunca se sacaba fotos con jugadores que le ganaron. Eso me sorprendió, y también me asombró que me haga bromas. No sé: a un tipo como Sampras uno lo ve en la cancha muy serio, muy concentrado en lo suyo, entonces que te haga bromas es muy lindo.
–¿Sos consciente de que por ese triunfo formás parte de la historia del tenis?
–Sí, y hasta me imagino el título que le van a dar en el futuro: ‘una de las grandes derrotas en la carrera de Sampras’.

PUBLICADO EN FOX SPORTS EDICIONES URUGUAY (Nº22), ARGENTINA (Nº10) Y PUERTO RICO (Nº13), FEBRERO DE 2008.