jueves, 12 de enero de 2012

Messi contra la historia

Por Martín Estévez

No para de jugar, de hacer goles, de ganar. Los números de Lionel son cada vez más sorprendentes y lo acercan a records que parecían insuperables. Comenzamos la cuenta atrás hacia las grandes marcas de todos los tiempos del fútbol argentino y mundial.

Tiene más goles en su carrera que Claudio Caniggia, más partidos en Barcelona que Johan Cruyff, más campeonatos ganados que Maradona, más goles en la liga española que Ronaldo, más partidos en la Selección que Kempes. Y tiene 23 años. Lionel Messi tritura estadísticas, ridiculiza números del pasado, supera logros insuperables. Messi prohibió la excusa de no comparar a los goleadores de antes con los de ahora, porque “antes se hacían más goles”. Messi es un goleador de los de antes y de los de ahora, va dejando de pertener a una época para pertenecer a la historia. Suma adeptos lejanos, admiradores exigentes, genera esperanzas: todos esperan algo de él cuando está en la cancha. Algo especial. Hermosa suerte tenemos los argentinos: entre los enormes de la historia del fútbol mundial, en ese lugar en el que no hay más de ocho o nueve seres humanos, dos son argentinos. ¿Estamos insinuando que estadísticamente Messi se puede tutear con Maradona, con Pelé, con Di Stéfano, con Cruyff, con Beckenbauer, con Zidane, con Ronaldo? No, no lo estamos insinuando: lo estamos afirmando. Asumimos el riesgo.

Es difícil decir algo nuevo sobre él, especialmente por los 89.700.000 resultados que genera la busqueda “Messi” en google. Pero ese mismo dato ya genera una comparación: Messi es más nombrado en Internet que Maradona (20.700.000), Pelé (29.200.000) y Cristiano Ronaldo (53.900.000). Por ahora, y para alivio de los creyentes, pierde contra Dios (175.000.000). Sólo por ahora.


Sub Messi
El repaso a los números dorados de Messi debe empezar por sus primeros partidos oficiales, que no fueron con la camiseta de un club, sino con la camiseta argentina. Antes, una aclaración: las estadísticas de los seleccionados juveniles son bastante mentirosas. Son pocos, por ejemplo, los grandes futbolistas argentinos que han jugado en el Sub 17: de hecho, antes de 1985 no existía esa categoría. Algunos llegaron a la mayor sin haber pisado siquiera un Sub 20 o un Sub 23, como Gabriel Batistuta. Y la negación de los clubes para ceder jugadores en las últimas dos décadas terminó generando aun más ausencias.

En el caso de Messi, a los 16 años (cuando ya había disputado un amistoso en Barcelona, ante Porto) fue citado directamente para el equipo Sub 20. Llegó al Mundial 2005 con apenas 17 años, luego de haber hecho 5 goles en el Sudamericano (incluido el tanto decisivo en el 2-1 a Brasil). ¿Qué pasó en Holanda? La rompió, hizo 6 más (fue el máximo anotador) y Argentina ganó el título. Sus 11 goles en el Sub 20 sólo son superados por Ramón Díaz (12 en 1979) y Fernando Cavenaghi (12 en 2003).

Sin embargo, no fue el único aporte de la “versión sub” de Messi. En 2008 integró la Selección Sub 23 que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Sus dos goles en Beijing llevaron su cuenta en juveniles a 13, por encima de Tevez (12), Crespo (11) y Maradona (8); pero debajo de los 18 que hizo Leonardo Biagini entre 1993 y 2000. El prometedor Biagini, sin embargo, se retiró del fútbol con cero gol en la Selección mayor. ¿Ven por qué decimos que las estadísticas en juveniles engañan?

Súper Messi
Barcelona ha visto pasar a algunos jugadores con un poquito de talento: Maradona, Cruyff, Romario, Ronaldo, Ronaldinho, Eto’o, Michael Laudrup, Lineker. Y la lista sigue. Pero por lógica, por consecución de hechos, Messi va camino a convertirse en el jugador más importante de la historia del club. ¿Exageración? Ni un poco.

La enumeración de sus logros podría llenar toda esta revista: trece títulos, nueve partidos en los que marcó tres goles (incluso lo logró ante el Real Madrid), uno en el que metió cuatro (¡en Champions contra el Arsenal!), el golazo maradoneano esquivando a medio equipo del Getafe, otro para ser campeón de Europa ante Manchester United, Pichichi de la Liga Española 2009/10, máximo anotador del club en la Champions League (fue goleador del torneo en las últimas dos ediciones y lidera la actual), alcanzó el record de goles en una temporada (47, en la 2009/10, igualando a Ronaldo) y lo superó en la siguiente (lleva 50 en la 2010/11), mejor jugador del mundo en 2009 y 2010...

¿Qué lugar ocupa estadísticamente en la historia del Barcelona? Por ahora, solamente le queda lejos la marca de partidos en el club: Xavi Hernández le lleva más de 300 encuentros de ventaja. En el resto de las comparaciones, Messi trepa a una velocidad espeluznante. Entre los extranjeros, por ejemplo, es el tercero con más partidos jugados. Suma 263 y está a sólo 29 del record del holandés Phillip Cocu. Que el dato no pase desapercibido: ¡263 partidos jugados! ¿Ya dijimos que tiene 23 años, no?

Su lugar entre los goleadores es incluso más asombroso. Messi ocupa el cuarto lugar, con 177; sólo es superado por César Rodríguez, Ladislao Kubala y Josep Samitier. ¿Puede ser el máximo goleador de la historia del Barcelona? Claro que sí. De hecho, sería absolutamente lógico. Pese a que Messi tiene estadísticas de otra galaxia, imaginemos números normales para su futuro. Supongamos que se retira joven, que se cansa de las exigencias y juega solamente hasta los 32 años: le quedarían ocho temporadas más. Supongamos también, intentando ser pesimistas, que baja su promedio a 20 goles por año (sumó 47 y 50 en los últimos dos). Aun así, llegará a los 337 goles en Barcelona. ¿Cuántos tiene César Rodríguez, el máximo goleador? 235. Sí: un Messi en bajo nivel le sacaría más de cien tantos de ventaja al que más había hecho en 110 años de historia. No hay trucos, no hay ases bajo la manga: hagan de nuevo las cuentas y sorpréndanse. Incluso si marcara sólo diez goles por año, Lio seguiría quedándose con el record. Wow.

Sus números trascienden al Barcelona e impactan también a nivel nacional. Entre los goleadores históricos de la Liga Española, Lionel ocupa el puesto 41. No parece gran cosa, ¿no? Sin embargo, si hacemos otra proyección imaginaria veremos que sí es gran cosa. Messi acumula 119 goles en siete ligas, incluyendo la 2004/05, en la que sólo jugó 7 partidos. Si mantiene el promedio, dentro de siete ligas (al final de la 2017/18) tendrá unos 238 goles, cuatro más que el mexicano Hugo Sánchez y sólo 14 menos que el Pichichi de la historia, Telmo Zarra (252). Hay un detalle que favorece a Messi: al final de la 2017/18, tendrá apenas 31 años. ¿Mayor goleador de la historia del Barcelona, mayor goleador de la historia de la Liga Española? ¿Todo eso puede ser Messi? Sí, puede.

Es cierto que las predicciones no son recomendables en el fútbol, pero en este caso son la manera más directa de dimensionar a Messi en la historia del fútbol mundial. Así de grandilocuentes tienen que ser los términos, porque en España tampoco entran todos sus goles: los 34 que suma en la Champions League, por caso, ya lo ubican al borde del Top Ten en la principal competencia de clubes del planeta. De nuevo, lo decimos de nuevo: tiene 23 años.

El Messi argentino
Los cada vez menos detractores de Lionel se estarán frotando las manos. Porque, a fuerza de ser justos, también debemos analizar sus números en la Selección, donde, se supone, aparece “otro Messi”: intrascendente, desganado, poco efectivo. No discutiremos sobre su nivel de juego con la celeste y blanca: esta nota es puramente estadística. Y las estadísticas, que nos perdonen los detractores, lo dejan muy bien parado.

Para empezar, Messi ya está entre los veinte máximos goleadores de la historia de la Selección. Sus 16 festejos (4 en Eliminatorias, 2 en la Copa América, 1 en Mundiales y 9 en amistosos), además, lo dejan a sólo tres del Top Ten. Entre los 17 y los 19 goles se ubican Juan Román Riquelme, Ariel Ortega, Angel Labruna, Miguel Brindisi, Domingo Tarasconi, Oreste Corbatta, José Manuel Moreno, Tucho Méndez y René Pontoni. Si Messi hace 4 goles más en la Selección, los superará a todos. Si marca 9 más, ya estará entre los cuatro máximos goleadores de todos los tiempos con la celeste y blanca. Y tiene 23 años.

Por otra parte, si se consideran los partidos en selecciones juveniles, Messi alcanza 29 goles con la camiseta argentina y sólo tiene por encima los 56 de Gabriel Batistuta (todos en la mayor), los 46 de Hernán Crespo (35 entre los grandes y 11 en juveniles) y los 42 de Maradona (34 y 8).

La idea de un Messi reticente a jugar en la Selección, siempre bajo la mirada prohibitiva del Barcelona, también se deshace mirando las planillas. El rosarino suma nada menos que 56 partidos entre los mayores y seguramente mejorará su 22° puesto histórico durante 2011. De aquí hasta el próximo Mundial 2014 podría jugar la Copa América, 16 partidos de Eliminatorias y una decena de amistosos, con los que superaría, entre otros, al Pato Fillol (58), Burruchaga (59), Sensini (60), Olguín (60), Tarantini (61) y Crespo (64). Ah: tiene 23 años.

Las peores estadísticas para Messi son en la Copa del Mundo; y aun así tienen rasgos positivos. Por ejemplo, si jugara en 2014 y 2018 (llegaría a la copa de Rusia con 31 años) alcanzará el record de cuatro Mundiales disputados que le pertenece a Maradona. Y atentos a este dato: aquellos que pidieron una estatua para Martín Palermo por convertirle un gol a Grecia nueve minutos después de debutar en Mundiales no deberían olvidar que Messi tardó apenas cinco más. En Alemania 2006, catorce minutos después de ingresar ante Serbia y Montenegro, hizo un gol. Era su primer partido en una Copa del Mundo.

Las vueltas de Messi
Lionel puede llenar con orgullo los tres principales casilleros de la ficha de un futbolista: partidos, goles y títulos. Porque, aunque tenga 23 años (sí, 23 años), Messi también merodea la posibilidad de ser el jugador argentino con más títulos en la historia. Hasta ahora, ese honor lo comparten Esteban Cambiasso y Alfredo Di Stéfano, con 22 campeonatos ganados. Lionel suma 15 y en este semestre tiene chances de obtener la Liga Española, la Liga de Campeones y la Copa América.

No durará mucho esta nota. Messi la invalidará enseguida, sumando más partidos, más goles, más títulos. Quizás entre los días que existen desde el cierre de esta revista hasta su publicación haga algún gol que nos deje en offside, supere algún record que no llegamos a enumerar, trepe lugares en algún ranking. Messi, Messi, Messi, Messi: ciento noventa y tres veces en las redes rivales, ochenta y nueve millones setecientas mil veces en la red de redes. Messi, Messi, Messi, Messi. Y tiene 23 años.


16 goles en seleccion mayor
Messi suma 4 gritos en Eliminatorias, 2 en Copa América, 1 en Copa del Mundo y 9 en amistosos. Los tres líderes: Batistuta (56), Crespo (35) y Maradona (34).

13 goles en juveniles
En 2005, Lionel metió 11 en la Selección Sub 20: 5 en el Sudamericano y 6 en el Mundial. Luego, en 2008, festejó dos veces con la Sub 23 que ganó la medalla de oro en Beijing. El máximo goleador histórico es Leonardo Biagini, con 18.

47 goles en la 2009/10
Fueron 34 goles en la liga, 8 en Champions League, 2 en Supercopa Española, 2 en el Mundial de Clubes y 1 en la Copa del Rey. Era la gran temporada de su vida, pero...

50 goles en la 2010/11
... pero mejoró esos números en la temporada actual. Suma 31 en la liga, 9 en Champions, 7 en Copa del Rey e y 3 en la Supercopa Española. Nadie había gritado tanto en España en una temporada. El récord era de Puskas en 1959/60, con 49 goles.

193 goles en su carrera
Messi acumula 177 en Barcelona y 16 en la Selección mayor. ¿Cuántos goles hicieron otros grandes? Batistuta sumó 355, Maradona 345 y Luis Artime, 289. Crespo, que todavía juega,
lleva 321.

15 títulos en su carrera
Messi ganó trece títulos con el Barcelona, el Mundial Sub 20 de 2005 y los Juegos Olímpicos de 2008. Los argentinos más ganadores son Esteban Cambiasso y Alfredo Di Stéfano, con 22 títulos. Detrás aparece Nicolás Burdisso, con 20.

PUBLICADO EN EL GRÁFICO N°4410 (MAYO DE 2011)

1 comentario: